SOMOS PAREJA Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Septiembre de 2010

Muchas son las inquietudes que nacen de la relación de pareja, tan complicada y tan gratificante a la vez… Y si se miran las estadísticas, son muchas las parejas que terminan separándose por mil diferentes motivos. Sin embargo, también son muchos los motivos para permanecer juntos.

Por Tatiana Vega P.

“Siempre que dos personas se encuentran, se crea un mundo nuevo. Su simple reunión le da vi­da a un nuevo fenómeno, que antes no existía, que nunca había existido. Y a través de ese nuevo fenómeno, ambas ‘personas’ son modificadas y transformadas.

Ustedes crean la relación, pero dicha relación también los crea a ustedes”. Así se expresa sobre la relación de pareja Osho, un conocido maestro espiritual del siglo XX, mostrándonos un camino que no es nada de fácil.

Para acercarnos a algunas respuestas, conversamos con dos profesionales: Alice Thomas, psicóloga clínica, co-directora del Instituto de Expansión de la Conciencia, y Gloria Nadal, también psicóloga clínica, ambas con gran experiencia en terapia a parejas.

¿Pérdida del deseo?

¿Cuáles son los motivos más frecuentes de consulta de las parejas? ¿Es cierto que el motivo top de la lista es la pérdida del deseo en los hombres? Si es así, ¿por qué crees que esto sucede?

Alice Thomas: Yo veo una pérdida de deseo en ambos géneros. Y lo veo por la sobreexigencia y desgaste que está generando la vida cotidiana.

Gloria Nadal: Actualmente, el motivo de consulta de las parejas es el desencuentro entre lo que tú necesitas y lo que yo necesito. Es decir, el factor personal, individual..

Un espacio donde esto aflora de manera inevitable es el de la intimidad, en las parejas, donde estamos literalmente desnudos tanto en lo físico como en lo emocional. Ahí se nos hacen evidentes las cicatrices, los golpes y sus marcas, las carencias. A veces, ya sea en forma consciente o inconsciente, proyectamos (o le “colgamos”) al otro algo que realmente no está sucediendo en la relación con la pareja actual, sino que está en el registro de lo vivido en el pasado.

En la actualidad, es verdad, algunas mujeres se quejan de desinterés por el acercamiento sexual por parte de los hombres. El desinterés sexual no surge sólo por falta de amor ni por infidelidad del otro cónyuge. El exceso de exigencias y la creciente competitividad en el plano laboral son variables que llevan al hombre a estar menos dispuesto para el sexo.

Psicóloga Gloria Nadal.

La temida infidelidad

¿Cómo ayuda la terapia a enfrentar situaciones de infidelidad, por ejemplo?

Alice Thomas: La infidelidad en general puede abrir un momento de crisis en la pareja; tal vez lo más difícil sea restablecer la confianza luego de que una situación así es expuesta. Esto puede ser más difícil de sobrellevar si las expectativas de pareja son rígidas y excluyen por completo esa posibilidad.

Ahora, las motivaciones o las variables que desencadenan una situación de infidelidad son muy diversas y tienen que ver con las dinámicas y particularidades de cada pareja. Por esta razón, la terapia debe abordar cada pareja y su situación tomando en cuenta estas particularidades.

En la relación de pareja se nos aparecen todas nuestras huellas, cicatrices y cuentas que tenemos pendiente con la vida, es por ello que la convivencia con frecuencia se torna difícil. Pero precisamente allí es donde radica su gran valor.

Existe el mito, por ejemplo, de que una pareja puede llegar a la infidelidad por descuido de una de las partes, y eso es sólo un mito. La situación de infidelidad responde a variables más complejas y eso es algo en que la terapia puede ayudar a ahondar.

Gloria Nadal: La infidelidad es una conducta bastante frecuente en ambos sexos. El tratarla en la psicoterapia ya nos indica que la persona está dispuesta a enfrentar el problema y no romper de inmediato. Está mostrando que en ambos habría un interés por entender, ser entendido, ver posibles responsabilidades mutuas.

La terapia ofrece un espacio para mirar juntos la relación, conducidos y observados por un tercero, en el que pueden darse estas respuestas con honestidad y sin temor.

La actitud fundamental es la honestidad primeramente consigo mismo y, por tanto, con el otro. Esta garantiza el desarrollo de un proceso sin violencia, aunque no necesariamente exenta de dolor.

El mito de la media naranja

Una de las creencias más corrientes de los miembros de una pareja parecer ser la de que estando juntos, se resolverán en forma mágica todos los problemas que cada uno traía antes de la relación… ¿Qué piensas al respecto?

Alice Thomas: La pareja ideal que calza como una media naranja y que resolverá nuestros problemas es un mito muy difundido.

Si bien encontrar una pareja puede ser muy gratificante y de ayuda en muchas situaciones de vida, quienes viven su vida a través de su pareja, coludiéndose en una expectativa redentora de los dolores y necesidades personales, terminan a la larga empobreciéndose y empobreciendo su relación.

Cada uno tiene un potencial y una singularidad que aportar al mundo. Si somos incapaces de despertar esas capacidades internas, o nos rehusamos a hacerlo, terminamos viviendo a medias.

Gloria Nadal: La creencia de que el matrimonio es la panacea para resolver los problemas que traemos es falsa. Pero esta aseveración contiene un tinte de verdad. En la relación de pareja se nos aparecen todas aquellas cicatrices y cuentas que tenemos pendientes con la vida, es por ello que la convivencia con frecuencia se torna difícil. Pero precisamente es allí donde radica su gran valor. Al no poder esquivar nuestro pasado, nos vemos en la imperiosa necesidad de enfrentarlo. Entonces, la pareja o el matrimonio nos ofrece la mejor oportunidad para resolverlos, porque nos ocurre en una relación de amor, lo que garantiza una mejor disposición.

Todo esto no significa que este trabajo sea fácil, porque se enfrentan dos procesos de vida. Pero aquí no hay mucho azar. Generalmente, la persona que elegimos y la que nos elige es la persona más idónea. Es lo que se llama interacciones complementarias, o como dicen “tal para cual”.

Psicóloga Alice Thomas.

¿Existe la pareja sin conflictos?

¿Hay recetas para llegar a tener una relación de pareja sin conflictos?

Alice Thomas: No, en mi experiencia y opinión. Las crisis y los conflictos son parte de la vida y la pareja no está fuera de la vida, por lo que es una expectativa irreal pensar en una pareja con un final de cuentos.

Gloria Nadal: Relación de pareja sin conflicto me parece algo imposible en la práctica. Dos procesos vivos enfrentados, necesariamente tendrán desacuerdos y desencuentros. No creo en una receta para evitar los conflictos, sino en una actitud para enfrentarlos. El respeto al proceso, necesidad, punto de vista del otro y la disposición a ponerse en el lugar del otro para poder entenderlo. Veo esta actitud como una disposición ante los problemas. Cuando así ocurre, cada vez que se resuelve un conflicto, se fortalece la relación de pareja.

Una aventura constante…

¿Es posible hacer del amor una aventura constante, como dice Osho? ¿Qué se requeriría para lograrlo?

Alice Thomas: Entiendo esa ‘aventura constante’ de la que habla Osho en relación a dos personas que están interesadas en estimular su propio potencial tanto como el del otro.

Cuando un individuo expande sus horizontes y está abierto al cambio, se vuelve más impredecible. Dos personas impredecibles son un estímulo, pero obviamente se debe querer correr ese riesgo, pues muchas de las parejas basan su relación en componendas que aseguren la estabilidad y la predictibilidad.

El límite, si bien lo dibuja cada pareja, sólo puede sustentarse en el mutuo respeto. Y el respeto por el otro requiere a su vez de una madurez en que somos capaces de mirar al otro y considerarlo como un legítimo otro, es decir poder ponernos en su lugar.

Por supuesto, en la inmadurez, podemos encontrar parejas que quieren emprender esta aventura, pero de manera tiránica, en que esperan que el otro acepte nuestra libertad y todo aquello que deseamos hacer sin cuestionamiento o consecuencias. La aventura así dura poco; para que sea constante se requiere valorar al otro también. Y ese quizá sea uno de los mayores desafíos de la vida de pareja.

Gloria Nadal: Pienso que es posible hacer del amor una aventura más o menos constante, cuidándonos de no colgarle mucho romanticismo a esta afirmación.

Sabemos que la relación de pareja requiere una atención, una energía, un trabajo. Si la dejamos abandonada a lo que vaya sucediendo, se va a fatigar, como todos los procesos. Por lo tanto, si existe un vínculo amoroso, algo de admiración, respeto, gratitud, todos esos sentimientos que se tienen por la persona amada, es aconsejable irle imprimiendo nuevos elementos, como actividades, intereses, proyectos, escenarios distintos, formas de hacer el amor innovadoras, recordarle al otro lo que significa para uno y lo que nos gusta de él o ella. Como dicen por ahí, “regar la plantita continuamente”, porque de lo contrario, se seca.

El valor del compromiso

¿Qué significado tiene, para ti, el compromiso en o con la relación, con el/la otro/a?

Alice Thomas: Entiendo el compromiso como un producto natural de considerar el valor que el otro tiene para mí, y agradecer lo que éste nos aporta y nos enseña. Cuando el interés es genuino y es sensible, resulta natural interesarse en el bienestar del otro y la pareja.

Gloria Nadal: Me parece que el compromiso juega un importante papel en la relación.

Cuando se hace un compromiso en o con la relación, previamente se ha hecho uno consigo mismo. De ahí que sea importante, porque implica que uno hace una decisión y actuará en función de ella. Significa que entre todas las opciones que se tienen, se opta por ésta y se descarta otras. Al hacer ese proceso concientemente, se asume la responsabilidad de ejecutarlo, y ambos se abren a procesos y experiencias en las que por sentido común se sabe que no todo es idílico como en el enamoramiento.

El espacio individual

¿Qué importancia le das al espacio individual de cada uno de los integrantes de una pareja? ¿Qué amplitud debería tener ese espacio individual?

Alice Thomas: Cada individuo tiene una necesidad particular respecto a su espacio personal. En ese sentido, no hay una única respuesta. Lo importante es la capacidad para negociar y conciliar ambas necesidades, que sólo puede hacerse satisfactoriamente si cada uno se siente satisfecho con lo que cede, por respeto al otro y con lo que gana en relación al respeto a sí mismo.

Gloria Nadal: El espacio individual es aquel donde cada cual vive lo que le es propio; entonces, por lógica es un espacio que necesariamente debe conservarse para mantenerse en armonía consigo mismo. Creo que, precisamente, conservar el espacio propio es uno de los factores que contribuyen a mantener una relación de pareja. Obviamente, éste cambiara en amplitud porque, de lo contrario, sería casi como continuar la vida de soltero. Su amplitud dependerá de las formas de vida de ambos, y es un terreno de acuerdos.

El respeto por el otro requiere a su vez de una madurez en que somos capaces de mirar al otro y considerarlo como un legítimo otro, es decir poder ponernos en su lugar.

El ABC ante los conflictos….

¿Cuál sería para ti el ABC de los consejos que darías a una pareja en conflicto?

Alice Thomas: A menudo, se necesita hacer un ‘alto al fuego’ en una situación de conflicto. Ojalá tener la voluntad de comunicarse con sinceridad y respeto y escuchar.

Evitar o dejar de lado las acusaciones mutuas y la ironía es un paso importante. Cada uno tiene un punto de vista y un sentimiento acorde a ese punto de vista. Antes de cuestionar ese punto de vista, hay que conocerlo tanto en sí mismo como en el otro. Ayuda mucho entender que las percepciones y sentimientos son -en buena parte- subjetivos (y, en ese sentido, relativos); entender esa subjetividad y relatividad puede abrir paso al diálogo.

Alimentar el sentido del humor colabora mucho a sentirse aceptado y aceptar al otro, y también nos permite mantener un clima de pareja gratificante. Darse permisos para disfrutar y no transformar la convivencia en un deber o tarea.

Buscar colaborar y no competir. Mantenerse bienintencionados y evitar manipular. Buscar que los aportes en energía sean equitativos y flexibles; valorando la especialidad de cada uno, y eso incluye el que a veces uno de los dos sea más romántico o liviano, o que otro pueda ser más eficiente en situaciones de emergencia, o más ordenado con las platas, etc.

Gloria Nadal: ¿El manual de cortapalos de la pareja? (Se ríe a carcajadas) Ok. Lo intentaré: No hacerse el leso. Ser sincero consigo mismo y ver qué le pasa a uno. Ser sincero con el otro y decir lo que siento, aunque sea difícil. Estar dispuesto a escuchar lo que el otro tenga que decirme, dejarlo expresarse. Estar abierto a reconocer que a lo mejor yo tengo una cuota importante de responsabilidad. Estar abierto a aceptar que mis experiencias de vida (pasado) pueden afectar. Evitar la agresión física y verbal. Respetar el tiempo del otro para procesar el problema. Considerar la situación de conflicto como una oportunidad para resolver algo pendiente. Aceptar el dolor, la tristeza y la ira que pueda experimentar. Aceptar y respetar los sentimientos del otro, aunque me cueste comprenderlos. Y si la pareja siente que no es capaz de sincerarse sin entrar en discusiones, ser capaces de pedir ayuda a un tercero (terapeuta) que permita el diálogo.

 

Fotografía: Josep Ma. Rosell

NO HAY COMENTARIOS

Responder al comentario