SOMOS SALUD MENTE-CUERPO Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Mayo de 2011

 

Un 19% de los chilenos sufre hipotiroidismo, pero gran parte no lo sabe y asocia su nerviosismo e irritabilidad a cuadros de estrés autodiagnosticados. Medicamentos, terapias y disciplinas buscan revertir la situación. Aquí cada cual elige, lo importante es estar informados para que la tendencia al alza de esta patología no afecte la calidad de vida y las ganas de estar activos.

Por Carolina Montiel

La tiroides es una de las glándulas endocrinas que determinan el funcionamiento del metabolismo. Es así como sus problemas influyen en la rapidez o la lentitud con que el cuerpo consume energía…, afectando también al alma.

Dietoterapia y homeopatía En el marco de la nutrición natural, la dietoterapia es un aporte en el tratamiento de las patologías tiroideas. Según Macarena Carrasco “en el caso del hipotiroidismo, la idea es incluir alimentos ricos en yodo, ya que la hormonas tiroideas se componen de él. Por ejemplo: ajo, avena, lentejas, mangos, dátiles, almendras y damascos. Al tener un alto contenido de este elemento, estimulan la producción de tiroxina. Además, se pueden tomar infusiones de hinojo, canela o ginseng y dar un giro hacia el atún, el salmón y los mariscos”.

Añade que es mejor evitar “alimentos ricos en ácido cafeico y clorogénico, que inhiben la absorción del yodo, como: apio, lechuga, higos, pimientos, berenjenas, ciruelas, nueces, cebolla y espárragos”.

La homeopatía también permite combatir esta patología, que se caracteriza por ser bastante silenciosa. “La organoterapia entrega al cuerpo un medicamento que trata al sector afectado mediante la administración de su homólogo sano, diluido y dinamizado. Para una tiroides enferma, su medicamento es Tiroides, en una dilución que haga que la glándula se active. Con esto una persona puede funcionar perfectamente. Lo importante es su constancia y responsabilidad con el tratamiento”.

Nota: Para quien no es médico o terapeuta especializado, es fácil confundir los síntomas de hipo e hipertiroidismo. Por lo tanto, es muy importante no automedicarse. Se aconseja acudir al profesional, quien pedirá los exámenes que informen la situación exacta del paciente.

En nuestro país, las cifras revelan una situación preocupante: una de cada cinco personas tiene hipotiroidismo, según la última Encuesta Nacional de Salud. Ésta midió, por primera vez, el problema. Así que si sufres de somnolencia, alza de colesterol y lentitud mental sin motivos evidentes, pon atención.

El hipotiroidismo se produce cuando la tiroides -ubicada bajo la laringe- secreta una baja cantidad de tiroxina y triyodotironina, hormonas encargadas de aumentar el consumo de oxígeno y la actividad metabólica del organismo. Regulan, además, el crecimiento de los tejidos, determinan estados de alerta físico y mental, y los niveles sanguíneos de calcio y fósforo.

En el hipertiroidismo, el proceso es inverso. Ante la abundancia de hormonas tiroides, el organismo deja de producir la TSH (tirotropina) que la estimula a nivel cerebral.

Refiriéndose a la mencionada Encuesta Nacional de Salud, la Dra. Lorena Mosso, endocrinóloga de la Red Salud UC, explica: “El proyecto original no consideraba el tema. Mi labor fue integrarlo, motivada por hallazgos de estudios pilotos y de la experiencia que señalaba un aumento de estos problemas, pero sin datos objetivos”. En la ENS 2009-2010 participaron 5.416 sujetos representativos de todo Chile. De entre ellos se seleccionó una submuestra aleatoria de 2.795 para la medición tiroidea.

“Si bien sospechábamos el aumento de enfermedades asociadas, nunca imaginamos los datos encontrados. Y es que un 19% de la población afectada con hipotiroidismo y un 1,2% por hipertiroidismo están lejos de cualquier sospecha previa”, agrega la especialista. Con los mismos parámetros medidos en Chile, en Estados Unidos el hipotiroidismo es de 4,6%; en Noruega de 3,8 % y en Brasil de 3,6%.

Frente al alto porcentaje de población afectada, el desafío es conocer el porqué. “Sabemos las posibles causas de daño tiroideo, pero debemos investigar si estos factores están aumentando en la población o si algún elemento de exposición ambiental o alimenticia está influyendo”, acota la Dra. Mosso.

Relación con el estrés

La endocrinóloga explica que el hipotiroidismo “provoca un enlentecimiento de los procesos metabólicos. Las hormonas tiroideas son como la bencina para funcionar, por lo que su carencia afecta a todo el cuerpo. El pelo y la piel se ponen más secos; el funcionamiento cerebral se hace más lento y se manifiesta con pérdida de memoria; la fuerza muscular disminuye; el corazón y el intestino trabajan con un ritmo menor, y los reflejos y la capacidad de respuesta a los estímulos disminuyen. El riesgo es mayor en las mujeres, pero los hombres también lo padecen, y aumenta con la edad. El tener familiares que padezcan la enfermedad u otras patologías de tipo autoinmune constituye un antecedente a considerar”.

“Dado que las hormonas tiroideas actúan a nivel cerebral –enfatiza-, y se sabe que lo hacen muy cercanas a sitios relacionados con el ánimo, su falta produce síntomas parecidos a la depresión, pero sobre todo cansancio y exceso de sueño. Por eso, es mejor hacer un hacer el examen de sangre y descartarlo”.

La doctora añade que los bebés en gestación no tienen tiroides propia hasta etapas avanzadas del embarazo y que, en realidad, su sistema tiroideo no funciona perfecto hasta el post parto, por lo cual dependen de su madre. Para formarse bien, el cerebro fetal requiere hormonas tiroideas.

“Por eso -concluye-, dado que la principal causa de esta enfermedad tiene que ver con el sistema inmune, es importante que cuidemos y manejemos adecuadamente el estrés. Es sabido que las enfermedades autoinmunes disminuyen en las personas que realizan meditación, ejercicio físico y mantienen una alimentación saludable”.

a Dra Lorena Mosso impulsó el estudio de esta patología en la Encuesta Nacional de Salud. (Fotografía: Gentileza Red Salud UC)
Para el hipotiroidismo, la naturópata Macarena Carrasco sugiere un mayor consumo de alimentos naturales como ajo, avena y damascos para que el organismo retenga más yodo. (Fotografía: Pablo Madariaga)

Emociones y enfermedad

Para la naturópata Macarena Carrasco, la mayoría de las respuestas frente a casos de hipotiroidismo “están en una buena anamnesis (parte de la historia clínica). La entrevista al paciente entrega la información necesaria para saber el o los problemas que lo afectan. Sus antecedentes hereditarios, su alimentación, su vida afectiva y sus actividades extra-programáticas permiten ir desglosando y comparando los distintos signos y/o síntomas de la enfermedad”.

Un examen adecuado, en este sentido, es la revisión del iris, observando “si es que en el lugar que corresponde a la tiroides existe alguna lesión o cambio de color en la pigmentación. Así se puede, finalmente, descartar o afirmar el problema. Una exploración de tacto en la zona del cuello, para notar el tamaño de la glándula, resulta también muy efectiva”.

Desde la perspectiva de esta especialista, la tiroides presenta vínculos con desequilibrios químicos de origen emocional: “Soy de la teoría de que la enfermedad en sí no existe, sino que en nuestro cuerpo se producen desajustes en respuesta a lo que sentimos. Es muy simple, es cosa de vernos cuando estamos bien con nuestra pareja, familia, amigos y trabajo: ¡no nos duele nada! Lo triste es que eso sucede muy pocas veces, pero depende de nosotros”.

“Me llama mucho la atención que hay gente que necesita estar enferma(o), porque es la manera de tener a su entorno preocupado. De ahí se desprenden muchas enfermedades psicosomáticas y los problemas a la tiroides no están ajenos”, remarca Macarena Carrasco.

No obstante, “la mayoría de la gente que se acerca a un terapeuta natural, lo hace como última opción, lo que es lamentable”, dice, asegurando que “llevan todos los exámenes que se han hecho antes. En ese caso, se revisan y uno hace lo que sabe”.

En cambio las personas que eligen tratarse con medicina natural desde un comienzo, a menudo acuden por prevención. “Ahí es donde está la clave de una buena salud, en el auto-cuidado. La tarea de los terapeutas es educar y orientar en esos aspectos”.

El quinto chakra y la tiroides 

El instructor de Kundalini Yoga, Gonzalo López Pardo, explica que aunque el yoga “no es una terapia, sino una disciplina espiritual que ayuda a vivir en paz y prosperidad, algunas de sus herramientas sirven para combatir la depresión”y otros malestares físicos y emocionales.

“La glándula tiroides –explica- está relacionada con el quinto chakra, que es el de la comunicación interna y el entendimiento con los demás. Desde el punto de vista del yoga, el hipotiroidismo es una manifestación de desequilibrio energético, cuyos efectos pueden contrarrestarse respirando de manera correcta”.

Por eso, “si quieres expresar tu verdad sin miedo y aprender a escuchar sin prejuicios las verdades de los otros, manteniendo así una tiroides sana, practica el siguiente ejercicio en tu casa:

Siéntate sobre los talones (sobre un mat de yoga o una colchoneta). Pero, si por alguna razón no puedes, no hay problemas en que lo hagas sentada/o al borde de una silla común y corriente. Mantén los brazos extendidos hacia los costados y las palmas de tus manos mirando hacia el cielo.

La posición de los ojos es muy importante: cierra los párpados y fija la vista en el entrecejo, en el tercer ojo; ponte turnia/o y sube ambos ojos, mirando justo al espacio que queda entre tus cejas.

Durante esta práctica, respira largo y profundo. Cuando inhales, lleva tu rostro hacia el hombro izquierdo. Y cuando exhales, lleva tu rostro hacia el hombro derecho.

Muévete muy lento, al ritmo de tu respiración tranquila. Mueve tu cabeza de manera que parezca que estás diciendo un ‘no’ en cámara lenta. Este ejercicio dura un minuto. A medida que te vayas acostumbrando, con el tiempo y la práctica, puedes aumentar hasta tres minutos.

Para finalizar, mira hacia el frente, inhala profundo, sostén el aire todo lo que puedas dentro de tus pulmones. Finalmente, exhala y relájate”, sugiere.

El yoga ayuda a recargarse de energía, encontrar la motivación para poder hacer frente a la vida y tomar la decisión de salir de hábitos autodestructivos. La respiración de fuego de Kundalini Yoga, desde esta perspectiva, es particularmente limpiadora pues mueve el diafragma y los depósitos de toxinas en los pulmones.

 

 

Contactos: 

* Dra Lorena Mosso Gómez, endocrinóloga: [email protected]

* Macarena Carrasco C., naturópata: [email protected]

* Gonzalo López Pardo, instructor de Kundalini Yoga: [email protected]

2 Comentarios

  1. Gracias por el arttículo. Hace mas de 20 naños que me detectaron Hipotiroidismo y tomo 75 mlg de Eutirox . Me siento bien, solo que los últimos 4 años me noto muy irritable y me streso con facilidad . Tengo 68 años y soy muy activa, de hecho soy emprendedora ya que partí con una inmobiliaria hace 9 años.(mi orofesión es educadora de párvulos )

    Tomando el eutirox me siento bien y con harta energía . Tengo uan hija que le apareció un lupus a los 45 años . Lo habrá heredado de mi ?

    Podría yo ser candidata a una enfermedad autoinmune ??

    Haré lo posible por autocontrolar mis emociones , la revista que leí en un café me abrió una ventana para mi y para m ihija, buscando medicina alternativa…….

  2. A mi me gustaria saber, si alguien puede ayudarme, si es posible que el hipotiroidismo haya aparecido en mi, a raiz de problemas laborales, que dieron como resultado una depresion aguda, y, posteriormente, hipotiroidismo

Dejar respuesta