NUESTRO CIELO INTERIOR Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Noviembre de 2011

 

 

Durante este mes, un par de movimientos celestes invitan a la reflexión y al trabajo interior.

Cristián RupaillánAstrólogo, experto en oráculos y símbolos.

Para empezar, Neptuno, el antiguo Dios del mar, planeta regente de las emociones colectivas y las fuerzas de las aguas renovadoras, comienza a transitar los últimos grados de Acuario para salir de este signo en febrero próximo, luego de catorce años de travesía. Llega así el momento de la evaluación (desapegada, ojalá) para los hijos e hijas de Acuario, quienes durante estos últimos años han buscado darle forma a alguna utopía personal, con brillantes aciertos y algunos errores de antología. Es hora de extraer aprendizajes, no olviden lo duramente aprendido, son lecciones de vida.

Pero claro, salir de un signo implica entrar en otro, y en este caso Neptuno/Poseidón entra, también por catorce años, a su territorio natural, el oceánico Piscis. Este énfasis en el agua, en el mar como símbolo, anuncia tiempos de flujo y movimiento, en el que sin duda veremos el poder de las masas humanas expresando sus emociones amplificadas, muchas veces pidiendo cambio, purificación y ayuda, otras veces tendiendo destructivamente hacia el caos y la confusión.

Quienes se verán muy directamente afectados por este tránsito de Neptuno, serán los piscianos nacidos entre el 19 y el 23 de febrero, los geminianos nacidos entre el 21 y el 25 de mayo, los hijos de Virgo nacidos entre el 23 y el 27 de agosto, y los sagitarianos nacidos entre el 22 y el 26 de noviembre. Sentimientos de debilidad e inseguridad, problemas con el alcohol o las drogas, experiencias de sacrificio, invasión e incertidumbre, son manifestaciones típicas de este proceso. Sin embargo, estas dificultades son, en realidad, una invitación a desarrollar facetas espirituales, artísticas o de servicio como una forma de renovar la identidad y el propio sendero evolutivo. Paciencia y fe son los passwords para enfrentar este período.

Estrella invitada: Marte en Virgo, el Purificador

También durante este mes, Marte el Guerrero hace su ingreso al concreto e inteligente signo de Virgo, espacio que lo acogerá hasta julio del 2012. Su labor aquí consiste en actuar con fuerza y precisión para corregir, limpiar, sanar, ordenar.

Si a esto le sumamos el desplazamiento de Neptuno por Piscis, el signo opuesto, se produce temporalmente en los cielos una intensificación del eje Virgo-Piscis, cuyo temas centrales son la sensibilidad al sufrimiento propio y del prójimo, el cuidado de la salud física y psíquica, el servicio como camino de crecimiento, la conexión ritual con lo sagrado, y claro, la Purificación en todos los niveles; por lo tanto los tiempos son propicios para cuidar la alimentación, cambiar hábitos, acercarse a la vida sana, hacer deporte, sanar conflictos emocionales, perdonar el pasado y limpiarse por dentro, comprometerse en alguna práctica de meditación o disciplina espiritual; ocuparse también de la Tierra y su pureza, además de transmitir serenidad a una sociedad agitada y turbulenta. Bajo esta vibración oceánica, poderosa y espiritual, comienza a despedirse el 2011… Y tú, ¿de qué debes purificarte?

Dejar respuesta