DE AQUÍ Y DE ALLÁ Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Enero de 2012

El 28 y 29 de enero de 2012, Khenchen Konchok Gyaltsen Rinpoché, maestro de meditación, filosofía, y traductor de textos fundamentales para la práctica de budismo en Occidente, visitará Chile para dirigir, entre otras actividades, un retiro sobre Mahamudra o el gran sello, una de las prácticas más avanzadas y propias del linaje Kagyu del budismo tibetano.

Por Constanza Jiménez Meza

Mahamudra, en sánscrito: gran sello o gran símbolo, es un método que conduce a la naturaleza o la esencia de la mente y a la práctica de la estabilización de la realización trascendental. Esto incluye instrucciones de múltiples niveles de las enseñanzas budistas, entre ellas el Sutra y el Vajrayana, de modo de proveer una gran cantidad de aproximaciones que sean útiles para diversos tipos de personas.

Khenchen RinpochéKhenchen Konchog Gyaltsen Rinpoché nació en el pueblo de Tsari, uno de los lugares sagrados de Tíbet, en 1946. En 1959, a causa de la situación política en su país, Khenchen Rinpoché huyó con su familia a la India, instalándose en Darjeeling, donde comenzó su educación. Desde temprana edad, fue un dedicado y excelente estudiante, siendo capaz de completar sus estudios medios en menos tiempo que el promedio.

Simultáneamente, una nueva universidad, el Instituto Central de Estudios Superiores Tibetano, fue inaugurada en Varanasi, India. Decidido a ser uno de sus primeros estudiantes, Khenchen Rinpoché viajó a Varanasi en 1967 a solicitar su admisión. A continuación, comenzó un período de nueve años de estudios que incluyeron Madhyamika, Abhidharma, Vinaya, la Abhisamayalankara, y la Uttaratantra, así como historia, lógica, gramática y  tibetano.

A principios de 1968, recibió la completa ordenación monástica del gran Kalu Rinpoché y poco después de graduarse en el Instituto, recibió enseñanzas del 16º Gyalwa Karmapa en las canciones de los Ocho Tesoros de Mahamudra, de los Mahasidas Indios.

Khenchen Rinpoché sólo quería profundizar su conocimiento y práctica del Dharma y buscó y recibió profundas instrucciones y enseñanzas directas de grandes maestros budistas entre los que cuentan el Venerable Khunu Lama Rinpoché, el maestro iluminado Khyunga Rinpoché y el maestro iluminado Venerable Pachung Rinpoché.

En 1982, tanto la fuerza de su karma como las solicitudes de muchos practicantes, llevaron a Khenchen Rinpoché a los Estados Unidos, donde comenzó su extensa labor de traducción de textos fundamentales y preciosos del linaje Kagyu, así como una inagotable agenda de enseñanzas por USA y otros países del mundo, incluido el nuestro, donde fundó el Centro de Meditación Budista Drikung Kagyu Chile que hoy representa a este linaje.

En cada una de sus traducciones, Rinpoché ha tenido un enorme cuidado para hacerlas lo más precisas posible. Porque él mismo ha sido conmovido por estas palabras que proceden directamente de grandes maestros, cree que es fundamental que esas mismas palabras se presenten en una forma no adulterada. Es su sincera esperanza que, a través de este arduo esfuerzo, muchos sean inspirados por estas preciosas enseñanzas del Dharma.

El Mahamudra permite realizar el flujo de la pureza, la claridad y la perfección innata de nuestra naturaleza. Es prominente en la escuela Kagyu del Budismo Tibetano, pero es practicado también por las escuelas Gelug y Sakya.

Todos los linajes de Mahamudra se originaron en la India, con los maestros Maitreya y Asanga; luego fue introducido en Tíbet por Marpa y Atisha. Este último lo transmitió a través de los linajes Kadampa, y Marpa fue la fuente de los Kagyu. Ambos linajes fueron reunidos por Gampopa, quien permitió que se transmitiera hasta nuestros días.

Khenpo Phuntzok Tenzin Rinpoché es el maestro residente en Chile y representante del linaje de oro de la tradición Kagyu. En el Centro Drikung Kagyu Chile, organizador del evento, Revista Somos conversó con él sobre este tema:

Khenchen Konchok Gyaltsen Rinpoché, quien visita nuestro país a fines de enero para entregar valiosas enseñanzas del Budismo Tibetano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué es Mahamudra?

Maha significa grande, y mudra, unión. Unión entre el método y la sabiduría, el pensamiento y el no pensamiento. Si pensamos es que existe un método, y si meditamos sin pensamiento, relajando la mente, eso es sabiduría. En Mahamudra realizamos la unión de método y sabiduría. Entonces, cuando uno está meditando en esta técnica, comienza a sentir una alegría muy pura, un gozo interno, infinito, que no se puede contabilizar; dentro de este gozo interno se encuentra la vacuidad. A este logro se le llama Mahamudra y por su infinitud es llamado el Gran Sello, que está en todo fenómeno.

¿Cómo se llega a practicar Mahamudra?

Se llega primero a través de la práctica de shamata (calma mental) y luego vipassana (visión penetrante). Para practicar Mahamudra, es necesario acumular mérito. Para ello hay que hacer prácticas preliminares internas y externas, desarrollar la mente bodichita, la mente de ayudar a los demás, entre otras prácticas con las cuales se logre acumular mérito. Sólo entonces se está preparado para Mahamudra. Se requiere tener una disciplina y recibir instrucción de un maestro calificado.

Entonces, primero hay que practicar shamata, con sus técnicas de meditación para calmar la mente; luego viene la técnica llamada vipassana, en la que se va más profundo, hacia el amanecer de la mente. Estas experiencias previas son necesarias; cuando un practicante las tiene, va a saber cómo ir manejando su propia mente.

Una vez que tiene suficientes enseñanzas, práctica e instrucciones, se van despejando las emociones aflictivas; entonces, es capaz de reconocer la propia naturaleza de la mente y ahí llega el gozo verdadero, el mudra, la alegría y la vacuidad, como una unidad, porque reconoce en sí mismo la propia naturaleza de la mente. Descubrir la naturaleza de la mente es similar al encuentro de una madre con su hijo. Cuando se encuentran, la alegría es inconmesurable.

¿Cuál es el objetivo de practicar Mahamudra?

Finalmente, alcanzar la iluminación y subyugar todos los pensamientos externos, despejar la mente, alcanzar la claridad, contactar con la mente primordial. Para practicar Mahamudra no es necesario irse a la India o tomar un retiro de años, se puede practicar aquí y ahora. Lo importante es hacerlo con un maestro, tener un guía; sin uno, no resulta.

En el retiro de Mahamudra que haremos en Malloco con el Venerable Khenchen Konchok Gyaltsen, iremos paso a paso, enseñaremos la postura física adecuada para meditar y técnicas de shamata y vipassana. Es una gran oportunidad en la cual enseñaremos lo que hemos recibido de nuestros maestros del linaje Kagyu.

Desde el 27 al 29 de enero 2012, se realizó el retiro Mahamudra en la Casa de Retiros San José de Malloco, Calle Balmaceda 803.Inscripciones: Centro Meditación Budista Drikungkagyu, teléfono 4179018, centromeditacion@drikungkagyu.cl / www.drikungkagyu.cl

 

 

 

 

 

.

NO HAY COMENTARIOS

Responder al comentario