HACIA EL CAMBIO PERSONAL Y SOCIAL Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Abril del 2012

 

 

La revancha de los “débiles”
Quizás esté usted de acuerdo con que la raza blanca ha sido la más depredadora de la Historia. De origen europeo, nos hemos dedicado a pelear entre nosotros y a conquistar al mundo a sangre y fuego; practicamos la esclavitud hasta hace muy poco, hemos impuesto nuestra ideología económica, espiritual y de vida al planeta entero y nos sentimos totalmente superiores a todas las demás razas.

Alejandro Celis Hiriart

Psicólogo transpersonal, místico y comunicador.

Twitter: @alecelish

www.transformacion.cl

Los herederos más nefastos de esta tradición son, en la actualidad, los anglosajones: EEUU y el Reino Unido, que aún sienten que pueden invadir países cuando les da la gana.

El Imperio mantiene bases militares en cantidad de países (que incluyen, según el Pentágono, 32.327 barracas, hangares y otros edificios, y arrienda otros 16.527), y el Reino Unido aún se aferra a la época colonial, manteniendo lo que eufemísticamente llama “territorios británicos de ultramar”: las islas Anguila, Bermudas, Georgias del Sur, Sandwich del Sur, Caimán, Pitcairn, Turcas y Caicos, Vírgenes, Montserrat, Santa Helena, 60 islas en el Océano Índico, Gibraltar (reclamado por España), Las Malvinas (reclamadas por Argentina) y una parte no menor de la Antártida (reclamada por Argentina y Chile).

Quizás usted se pregunte, ¿qué tiene que hacer el Reino Unido en la Antártida? Pero lo mismo cabe preguntarse de todos estos territorios, alejadísimos de esas diminutas islas del norte que apenas se ven en el mapa. Residuos de la época colonial, en que Europa consiguió toda la riqueza que ha tenido durante siglos a costa de las colonias. Y los anglosajones lo siguen haciendo, invirtiendo gran cantidad de su presupuesto en una máquina de guerra que les permite doblegar a países menos agresivos. Inglaterra no cede con gusto ninguna de sus colonias, habiendo sostenido cruentas guerras hasta con Escocia e Irlanda del Norte para su anexión a lo que ahora se conoce como Reino Unido. Gran parte de los conflictos actuales en África o Medio Oriente son herencia de divisiones hechas al antojo de los europeos.

Durante el 2011 –año de los “indignados”- se inició el levantamiento de todos los que en el mundo se han sentidos pasados a llevar, explotados… contra quienes les dominan.Prácticamente todos los que leeremos este artículo somos blancos. Quizás no hemos invadido a nadie, pero debemos verificar si la arrogancia blanca sigue presente en la forma en que vemos o tratamos a otras razas, especialmente a los indígenas –dueños de América antes de ser invadidos, sometidos y exterminados-.

A mi parecer, durante el 2011 –año de los “indignados”- se inició el levantamiento de todos los que en el mundo se han sentidos pasados a llevar, explotados… contra quienes les dominan. Todos los supuestos “débiles” –el 99%, según los “indignados” norteamericanos- han reclamado su fuerza y se han alzado por sus derechos, derribando gobiernos y poniendo en jaque al sistema económico dominante, a políticos y poderosos. Esto es recién el comienzo, y saborearon la sensación de dirigir sus vidas. En Chile, fue solo el verano el que puso “en pausa” al movimiento, pero el mundo político debiera prepararse para ser confrontado en forma durísima, como ya anticipó Aysén.

Aquí me voy a dar una voltereta interpretativa, asociando esta tendencia con el pirateo informático. En EEUU –donde se genera gran parte de la música, películas y programas que se piratean- la cosa está que arde desde el punto de vista legal. Desde esa perspectiva, el asunto es enteramente justificado. Obvio: es justo que el autor de una obra reciba ganancias de su venta y su utilización.

Y sin embargo, ¿por qué en el Tercer Mundo se halla tan enraizado el pirateo? En Perú o Ecuador, por ejemplo, en el comercio establecido hay tiendas que ofrecen películas copiadas, sin ser molestados por nadie… En Chile, ¿quién no ha copiado un CD de música, una película o un programa computacional o bajado alguna de esas cosas de internet sin pagar nada?

Creo que hay muchos factores. Podría alegarse que “somos más pobres” que los gringos, pero eso no siempre es cierto. Creo que el factor más importante es una actitud de rebeldía frente a quienes son percibidos como abusadores y explotadores, otra versión del antiguo “Yankee: go home!”

Esto no es cierto en todos los casos, pero sí lo es con Microsoft, por ejemplo, que nos ha vendido -caros- programas que son verdaderas porquerías, mal copiados de Apple. Y la aparentemente simpática productora del Mac, IPod, IPad, etc-, en la codiciosa tradición gringa de la “externalización”, tiene fábricas en China, donde se denuncia explotación infantil y bajísimos sueldos (40 dólares mensuales para horarios de más de 15 horas al día); Nike fabrica prácticamente todas sus zapatillas en Asia, en condiciones laborales paupérrimas; las armas de la Lockheed Martin han matado directamente a 700.000 niños del tercer mundo en los últimos 20 años; Chevron mantiene un conflicto grave con Ecuador por la contaminación de su selva; Amazon.com vende carne de ballenas, delfines y marsopas en su sitio; Coca-Cola siguió comerciando con la Alemania nazi vendiendo Fanta, y en Chile, la cadena de café de lujo Starbucks paga por hora a sus empleados considerablemente menos que lo que vale un café y exhibe prácticas antisindicales gangsteriles (http://ciperchile.cl/2011/09/14/starbucks-y-las-amargas-happy-companies/). Dígame usted, ¿es o no acertada la percepción popular de los gringos como explotadores? Y si usted se siente explotado, ¿no quisiera tomarse una pequeña revancha contra su sistema?

Oscar Ichazo, fundador del Instituto Arica, decía que “quien tiene miedo no es confiable”. Confirmando aquello, la Bachelet –además de darle la bienvenida a Monsanto al país- inició en secreto una versión chilena de la “ley SOPA” de internet (TPP, Acuerdo de Asociación Transpacífico) para complacer a los amos gringos… En Twitter, busque #noTPP y muévase, porque pronto podrían encerrarlo si copia un CD… Y tome nota: Facebook, Twitter, GMail, Google, Hotmail, YouTube: todos gringos, sujetos al espionaje del Tío Sam. Y no es que lo invente yo: lo dicen ellos…

Dejar respuesta