SOMOS MEDIOAMBIENTE Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Junio de 2011

Hidroaysén: Las Represas de la Discordia

Un resumen del conflicto relacionado con la construcción de las cinco centrales hidroeléctricas en Aysén, tema que moviliza y conmueve hoy a un importante porcentaje de la opinión pública.

Por Pía Figueroa

En el sur de Chile, donde la geografía comienza a desmembrarse entre innumerables fiordos, islas y glaciares, se ubica la región de Aysén. Su ecosistema es tan variado y único en el mundo que cada año llegan cientos de turistas y científicos a observar la flora y la fauna características de la zona. Sólo en esta región del mundo pueden encontrarse especies como el pudú, el huemul, los cisnes de cuello negro y el puma, conviviendo junto a centenarios alerces, araucarias y coigües.

La existencia de los Parques Nacionales Laguna San Rafael y Queulat, y las Reservas Nacionales Lago Cochrane, Coyhaique, Lago Jeinemeni y  Río Simpson, además del Monumento Nacional Dos Lagunas, conforman uno de los tesoros más ricos de nuestro país.

Es en este lugar en donde se instalarán cinco centrales hidroeléctricas, además de un tendido eléctrico de más de dos mil kilómetros. Esto, tras la aprobación del proyecto Endesa-Colbún, que cuenta con una inversión de US$ 4 mil millones. De esta forma, se está desatando una polémica a nivel nacional e internacional cuyo inicio data de un par de años.

Hidroaysén antes de la aprobación

Ya los gobiernos de la Concertación instalaron como idea la necesidad de aumentar el suministro energético nacional. Nunca, sin embargo, se planteó una estrategia general de desarrollo de energías, menos aún se consideraron las llamadas energías renovables no convencionales como sistema base. De esta manera, durante el último gobierno de la Concertación se construyeron 42 centrales hidroeléctricas.

El 14 de agosto de 2008, en el gobierno de Michelle Bachelet, HidroAysén entró al sistema de evaluación ambiental. Por consiguiente, el sólo hecho de aceptar la tramitación fue una señal en favor de la iniciativa, tal como lo expresó el ex ministro Francisco Vidal: “La postura del gobierno que yo expresaba como vocero era que HidroAysén debía cumplir con los requisitos medioambientales. Y si era así, se aprobaría”.

Es necesario diversificar las voces que intervienen en la toma de decisiones, que la opinión respecto a qué tipo de desarrollo desea el país no quede reducida a monopolios.

Del mismo modo, el entonces ministro de Obras Públicas, Sergio Bitar, señaló que “si estas centrales no se hicieran (HidroAysén), tendríamos un déficit mayor de energía hacia el año 2013, y eso puede comprometer el desarrollo nacional”.

Asimismo, se ve una falta de claridad en las opiniones del senador DC, Jorge Pizarro, quien ahora es uno de los principales opositores al proyecto pero que entregó su apoyo a la construcción de la mega central en diciembre de 2008, señalando que “HidroAysén está muy estigmatizado, pero es un proyecto clave para el desarrollo energético chileno”.

El ex presidente de la república, Eduardo Frei, apoyó siempre la construcción de las represas. En la actualidad, Frei decidió no referirse a la iniciativa y esquivó las preguntas de la prensa, encubriendo sus respuestas con la explicación de la necesidad que tiene el país de diversificar la matriz energética.

El ex presidente Ricardo Lagos es otro de los involucrados en la polémica, al declarar que “lo que el país no puede decir es no a Hidroaysén, no a la central”. Sin embargo, al día siguiente, la Concertación criticó sus dichos, lo cual generó que el ex mandatario se retractara, agregando que “en el estado en que se encuentra hoy el proyecto, hay que decir no”.

En la actualidad, el gobierno del presidente Sebastián Piñera también ha demostrado simpatía por el proyecto hidroeléctrico. Tan seguros estaban en el gobierno de la eventual aprobación de las obras, que el comité de inversiones extranjeras anunció en su página web, un mes antes de la resolución del comité de evaluación ambiental, que se instalaría el tendido eléctrico entre Aysén y Santiago, precisamente para las polémicas represas.

Otro de los involucrados en este conflicto fue el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, al manifestar, pocas horas antes de la aprobación del proyecto hidroeléctrico, su postura a favor de la instalación de las centrales. Este hecho repercutió en la decisión final, siendo emplazado y fuertemente criticado por intervenir de manera indirecta con su opinión. El 9 de mayo (2011), la Comisión de Evaluación Ambiental de Coyhaique, aprobó el proyecto.

(Fotografía: Jorge Bravo de la Carrera)

Estallido social: chilenos exigen energías renovables

El daño que el proyecto causará a las cuencas de los ríos Baker y Pascua es irreversible, ya que se realizarán enormes lagos artificiales y se inundarán valles, pero la aprobación no pasó desapercibida a la sociedad chilena, conciente de la importancia de un desarrollo sustentable.

Rápidamente los medios de comunicación y, de modo especial, las redes sociales, transmitieron la noticia y miles de chilenos hicieron saber su total desacuerdo con la aprobación a las centrales.

Convocados a través de Facebook y Twitter, el 20 de mayo más de 50 mil personas se manifestaron en distintas regiones de nuestro país (desde Antofagasta hasta Punta Arenas) y también en varias ciudades del mundo (Nueva York, Sao Paulo, Marsella, entre otros) en contra del proyecto Hidroaysén. Según una encuesta de un periódico nacional, cerca de un 74% de los chilenos rechaza el proyecto energético.

¿Ciudades 100% renovables? Sí, es posible 

Masdar es el nombre de la primera ciudad 100% ecológica del mundo, cuyo objetivo será crear una vida “sin emisiones de carbono y sin residuos”. Se está construyendo en la ciudad de Abu Dhabi, en Emiratos Árabes, a 30 kilómetros del Aeropuerto Internacional de la capital.

El proyecto Masdar fue anunciado en abril de 2006 por el gobierno, con la esperanza de llegar a los 50.000 habitantes en dicha ciudad para el 2015.

La urbe, de plano ortogonal, se concibe de manera compacta, con estrechas callejuelas y muros grandes que la protegerán de los cálidos vientos del desierto.

Se promoverán los medios de transportes naturales como caminar y andar en bicicleta, además de un sistema de transporte magnético que permitirá prescindir de vehículos con motor a combustión, los cuales se sustituirán por autos eléctricos.

El reciclaje será primordial para esta nueva ciudad. El consumo de agua dulce disminuirá en un 80%, sustituyéndola por salada. Por su parte, las aguas residuales regarán campos destinados a la alimentación y a la producción de biocarburantes.

En cuanto a la energía principal, la solar participará con mayor dinamismo, con un pronóstico que bordea el 90% de la matriz total.

Lo interesante y anecdótico es el tipo de personas que se integran a este movimiento social. Es un fenómeno al margen de la clase política, sin líderes visibles, diverso y ajeno a la calidad socioeconómica de la población. De esta manera, no es difícil encontrar a niños y adultos mayores marchando por las calles, junto con una cantidad importante de jóvenes universitarios y escolares.

El presidente del Comité Pro Defensa de la Flora y Fauna (Codeff), Bernardo Zentilli, uno de los “rostros visibles” de las marchas, señaló que “no es posible dejarle a los niños un legado como el de Hidroaysén, por lo que es ahora el momento de actuar responsablemente”.

Es habitual que los grandes medios de comunicación se dediquen a exacerbar el sensacionalismo, desviando la atención, omitiendo el contenido y el mensaje real que desea manifestar la gente. Sin embargo, los llamados a marchar siempre han sido con una finalidad pacífica. Y no tan sólo ha sido una expresión cívica no violenta, también ha sido propositiva, demostrando con bases que una matriz enérgetica renovable y no convencional, es posible.

El potencial de la energía solar en Chile, por ejemplo, es irrefutable. Se estima que utilizando sólo el 1% de la superficie del desierto de Atacama para generar energía se podría producir más electricidad que lo que proyecta HidroAysén.

El desierto chileno de Atacama es el paisaje que recibe más radiación solar en el mundo, según numerosos estudios científicos. Incluso, tiene la potencia de convertirse en el Desertec (proyecto energético que consistente en la instalación de paneles de energía solar en el norte de África) de Sudamérica, tal como lo afirma Cornelia Sonnenberg, de la Cámara Chileno-Alemana de Comercio (Camchal).

Los expertos ratifican este hecho, asegurando que la energía solar tiene bajos costos en la producción. Marcela Angulo, gerente de medio ambiente de la Fundación Chile, señala que “tenemos el desierto de Atacama, que es uno de los lugares que tiene la mayor radiación de todo el mundo, y resulta que no estamos haciendo nada al respecto”.

Inclusive, analizando las ventajas y consecuencias de manera proyectiva, la energía solar se podría llegar a exportar al resto de América Latina, si las políticas medioambientales son ambiciosas y sustentables en el tiempo, y pueden servir de ejemplo para la construcción y sustentabilidad de ciudades completas en todo el mundo.

Es un riesgo para el sistema eléctrico de nuestro país depender de un solo punto de generación a más de 2.300 km en una sola línea de transmisión. Ante esto, el vicepresidente ejecutivo de HidroAysén explicó a un matutino que las líneas de alta tensión son un mal necesario que permitirán el crecimiento económico del país. Ciertamente, muchos chilenos no creen en el actual camino como el único factible para el crecimiento de la nación.

La Agencia Internacional de Energía (dependiente de la OCDE) manifestó a fines de 2009 que Chile requiere diversificar su matriz energética para así aumentar la cantidad de empresas productoras, evitando grandes proyectos hidroeléctricos y termoeléctricos. Pero no sólo eso es lo que Chile necesita. También es necesario diversificar las voces que intervengan en la toma de decisiones, que la opinión respecto a qué tipo de desarrollo desea el país no quede reducida a monopolios. Que el clamor que ha ganado las calles se escuche… ¡No a Hidroaysén!

* Este artículo cuenta con la especial colaboración de Alex Araya, Javiera Paz Ramos y Alejandro Viovy y es un resumen de las publicaciones que dieron seguimiento al tema Hidroaysén por parte de periodistas y columnistas de Pressenza – agencia internacional de noticias de paz y no-violencia – www.pressenza.com

 

 

 

 

NO HAY COMENTARIOS

Responder al comentario