SOMOS HALLAZGOS Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Agosto de 2012

ESPECIAL MUJER

 

 

El parto respetado: Parir y nacer con sabiduría

Desde hace unos años comienza a escucharse, cada vez con más fuerza, el concepto de parto humanizado, una experiencia que involucra no sólo a la madre y su bebé, sino al padre, familia, amigos, profesionales de la salud, lugar y condiciones del parto. Toda una invitación a tener la experiencia de un parto amoroso.

por María José Méndez *

Camila Soto (32), diseñadora industrial, no quería vivir el nacimiento de su primer hijo como un evento patológico y anormal para su propia humanidad. Sin manejar conceptos elaborados y motivada por esta profunda convicción, decidió cómo quería traer a su hijo al mundo. Primero, no quería parir acostada y, segundo, quería sentirse en un santuario de parir, es decir, en un entorno armónico y, sobre todo, normal.

Su necesidad la incentivó a pasar la mayor parte de su embarazo en cuclillas creando una silla de parto que fue el primer paso de HUM Diseño, emprendimiento que cambió su vida y gracias al que hoy muchas mujeres tienen la opción de descubrir el proceso de parto vertical. Esta es su visión del parto humanizado o parto natural.

Yo decido cómo parir

– ¿Qué es el parto humanizado?

  • No me gusta mucho la palabra “humanizado”; de hecho, hay detractores del concepto que argumentan que todo acto humano se entiende como humanizado. Personalmente prefiero el adjetivo “respetado”, porque en el proceso de parto se deben respetar los tiempos, las decisiones y los deseos de la mujer en ese momento.

También, como sabemos, tanto la madre como el bebé y el padre necesitan de un tiempo vital para disfrutar después del parto, con respeto, calidez y confianza en la capacidad de parir de la mujer, tal como declara, entre otras cosa, la OMS (Organización Mundial de la Salud).

– ¿Es posible el parto respetado en Chile?

– La gestación es una oportunidad increíble para reconocernos como privilegiadas y, por lo tanto, para saber pedir lo que necesitamos; por eso, todas las mujeres pueden acceder al parto respetado. Un primer paso es conectarse a las redes, porque hay mucha información, profesionales y mujeres dispuestos a apoyarlas en este camino.

Por ejemplo, la revista argentina Madre Hay una Sola, que ya está en Chile, tiene como misión incentivar y contribuir a la sensibilización, respeto, libertad de elección y cuidado de la vida desde el inicio de la gestación. Tiene información de muy buena calidad que ayuda a generar redes de apoyo. Es importante acercarse a otras mujeres y abrir espacios de conversación, empoderándonos y fortaleciendo el alma para el momento de parir.

Yo colaboro y formo parte de esta comunidad, donde los vínculos son fuertes y perdurables.

– ¿Qué recomiendas para enfrentar la decisión de parir naturalmente?

  • La principal recomendación es confiar, porque nuestro cuerpo no sólo puede, sino que sabe lo que tiene que hacer; es algo natural.

Después, toda ayuda desarrollada en la perspectiva integral de la mujer, desde ejercicios físicos hasta preparación emocional, tiene efectos beneficiosos en el parto. También es importante buscar la manera de generar un espacio acogedor y a las personas correctas que apoyen y confíen en la madre, un fisiólogo o una doula, por ejemplo, es ideal.

Camila Soto y su hijo Eloy

– ¿Qué es una doula?

  • Es una mujer sabia que acompaña a la madre en el proceso de parto, cuando por esas horas la madre viaja a otro lugar. Es díficil de explicar porque es una experiencia.

La doula hace una bella labor, encargándose del aspecto emocional y espiritual de la madre en el tránsito al nacimiento de su bebé. Su misión es generar un entorno calmo, con confianza y bienestar, evitando que la madre llegue a desesperarse debido a la intensidad de emociones que vive y que no puede comunicar.

Yo veo el trabajo de las doulas y de alguna manera ellas representan la figura materna que guía. Es hermoso ver cómo resguandan la intimidad y el respeto por ese momento único y sagrado. Ellas ayudan a reconectarse con el linaje femenino personal.

Gestación sabia, parto sanador

– ¿A qué se refiere la capacidad de parir de la mujer?

  • El obstreta francés Michel Odent es uno de los defensores más notables del parto natural. Él dice que la capacidad de la mujer está en crisis debido a los protocolos que manejan las clínicas ante el parto, siempre desde el supuesto de que el organismo fallará en algún momento. Es decir, se subentiende que la mujer no es capaz de parir sola y que, por lo tanto, necesita ayuda. Este mensaje es muy nocivo, porque invalida la naturaleza femenina y la toma de decisiones individuales.

– ¿Por qué las primeras horas después del parto son tan importantes para la madre y su bebé?

  • La hormona del amor tiene un momento cúlmine, justamente, en los minutos posteriores al nacimiento. La oxitocina provoca la sensación física del amor, que se manifiesta en el desarrollo del sentimiento de apego con la madre. Recordemos que el bebé vive 9 meses en el vientre, es capaz de reconocer el olor de su madre, el latido de su corazón, su voz. El vientre es el único lugar seguro que conoce y debe dejarlo; entonces si, además, lo separas de la madre se genera una sensación de inseguridad feroz.

Odent dice que en la sala de parto es donde un recién nacido aprende que gritar es inútil y ésta es su primera experiencia de sumisión. Por eso, más importante que el baño, la ropa y las visitas, es que el bebé sienta la presencia de su madre, y en lo posible de su padre, quienes lo cuidarán y seguirán entregando esa sensación segura del vientre acuoso y suave. Si el bebé aprende esto en sus primeras horas de vida, será una persona más segura de su entorno.

– ¿Cómo una madre integra su propia sabiduría a este proceso?

Hum diseño: http://www.humdiseno.cl/ o www.partovertical.clRevista Madre Hay Una Sola: http://www.madrehayunasola.com/Más información de talleres y charlas en http://parircomolasdiosas-afloramujerchile.blogspot.com/
  • Yo creo que la gestación es una responsabilidad amorosa, así lo viví. Todo lo que implica hacerse cargo de otro ser humano que está dentro nuestro, que comienza a crecer en nuestro interior, que respira nuestro aire y vibra en nuestra energía, escucha nuestras palabras, rezos y gritos. Ahí está el corazón sabio de la madre, porque es el principio de la vida.

El parto es un momento que no volverá a vivir ese bebé junto a su madre, es único y de alta trascendencia. Es importante comprender la importancia de este proceso, que nunca más volverá a repetirse.

Cuando nos hacemos conscientes de esto, crecemos interiormente y esta visión cambia la forma en que vemos el mundo, porque reconocemos la posibilidad femenina de ser cuna de vida, de mirarnos y re enamorarnos de nosotras mismas. La gestación es una posibilidad de descubrir miedos y gustos con más sabiduría, volviendo a nuestro ser primitivo.

En el parto, madre y bebé trabajan juntos para encontrarse y mirarse por primera vez; entonces, no hay enfermedad, sólo valentía, poder y fuerza, que serán heredados por el bebé. Personalmente, aprendí a confiar en mí, en mi fortaleza y en la sabiduría de mi bebé.

* María José Méndez– Sanahi Ina Tahani. Creadora de Aflora Mujer-Chile, un espacio para la sanación integral de la Mujer. www.afloramujer.cl

 

 

Dejar respuesta