NUESTRO CIELO INTERIOR Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Julio de 2012

 

 

Saturno en Escorpio
Durante la segunda mitad de este año 2012, hará su ingreso en el signo de Escorpio el respetado, temido y a veces vilipendiado Saturno, también llamado “El Señor del Karma”. Claro, con ese apelativo, tampoco es para tomárselo muy relajadamente.

Cristián Rupaillán

Astrólogo, experto en oráculos y símbolos.

El fenómeno astrológico exacto ocurrirá el próximo 5 de octubre, en tres meses más. Podría parecer apresurado que me refiera a este acontecimiento celeste con tanta distancia, pero ocurre que en la práctica, las sincronicidades asociadas a este planeta suelen adelantarse por lo menos un par de meses. O sea, muy luego, ya durante fines de julio y a lo largo de agosto, veremos cómo se manifiesta la entrada de este planeta Maestro (y también “villano”) en el signo zodiacal que representa las profundidades, las emociones intensas, y toda clase de inframundo, sea personal, social, mítico o espiritual. Por lo que, en este caso específico, es bueno y necesario estar preparados.

La oscuridad

Un tema que comparten estos dos elementos astrológicos, planeta y signo, es su estrecha relación con lo que podríamos denominar “la Oscuridad”.

Por un lado, en una carta astral Saturno simboliza todo tipo de bloqueos, trabas, temores y comportamientos inconscientes que actúan en el alma del individuo, de forma recurrente, moldeando al sujeto a través del tiempo. Es lo que podríamos denominar “los temas personales que deben ser trabajados”, “ese asunto importante que debo tratar con mi terapeuta”, “un aspecto de la piedra que debe ser pulido” y tantas otras imágenes más que se refieren a esos elementos del alma que pueden y deben ser mejorados a través de la conciencia y cierto grado de esfuerzo.

Por otra parte, y como buen signo de agua, Escorpio rige aspectos emocionales, profundos, internos de cada persona, pero con la salvedad de que este es EL signo de agua que se asocia a la turbulencia interior, a los apegos y los deseos, a la ira y la pasión, a los impulsos posesivos, territoriales; en fin, a toda clase de “demonios interiores”.

La combinación de estos dos factores pone sobre la mesa colectiva temas difíciles, de conflicto y transformación, y que por supuesto, si son bien enfrentados, conducen a un nuevo nivel de comprensión y sabiduría. Pero, claro, eso no es gratuito ni instantáneo.

Los más afectados

No es difícil deducir que muchos de los más afectados serán los nacidos bajo el signo de Escorpio, particularmente los del primer decanato, es decir, los que llegaron al mundo entre el 22 de octubre y hasta el 3 de noviembre (afectará a algunos pocos del segundo decanato, también); quienes de aquí a fines del 2012 verán algún efecto en sus vidas, alguna situación decisiva, alguna circunstancia más adversa que lo habitual, algún llamado un tanto forzoso a la evolución.

Sin embargo, no sólo los nacidos bajo este misterioso y potente signo sentirán el desplazamiento de Saturno; también lo harán muchos hijos e hijas de Tauro, Leo y Acuario. Todos los mencionados deberán desarrollar formas de relacionarse equilibradamente con este tiempo desafiante y potencialmente transformador, pero ese es tema del próximo número.

Dejar respuesta