SOMOS SALUD MENTE-CUERPO Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Septiembre de 2011

Chikung para la primavera

Cómo regular nuestra energía interna durante los cambios de estación, de modo que nuestro cuerpo esté sano, nuestra mente armónica y nuestro ser equilibrado.

Por Daniel Chadud*

Durante nuestra vida, cada año transcurren cíclicamente primavera, verano, otoño e invierno, debiendo adaptarse nuestro cuerpo a estas variaciones que afectan nuestra salud.

Los cambios de estación influyen sobre el ambiente, el clima, la temperatura, el aire, las radiaciones, las plantas, los animales y, por supuesto, también en nosotros. El Chikung, una disciplina milenaria desarrollada en China para trabajar y armonizar la energía interna o chi, nos permite adaptarnos a estos cambios manteniendo nuestro cuerpo sano, nuestra mente armónica y nuestro ser equilibrado.

Ambiente y equilibrio interno

Los cambios de temperatura, la humedad, los ciclos de oxigenación de las plantas y otros tantos factores ambientales inciden en el aire que respiramos. Los ciclos de luz solar, la intensidad de su radiación, la luminosidad, la carga energética de las nubes, el campo electromagnético de la Tierra y los diversos campos energéticos que nos rodean, afectan la circulación del chi en nuestro cuerpo.

El metabolismo corporal se ve influido por estos ciclos, afectando nuestros procesos bioquímicos, la producción hormonal, el sistema nervioso, la circulación bioeléctrica en el cuerpo y el funcionamiento de los órganos. Todos estos factores generan en nuestro equilibrio energético una alteración interna que repercute en nuestra salud y nuestro estado mental.

Daniel Chadud, instructor de Chikung.

Ciencia ancestral

Durante miles de años la medicina china ha desarrollado esta ciencia oriental que estudia la circulación del chi (energía interna o bioelectricidad) en el cuerpo humano y cómo armonizarla.

Los ejercicios de Chikung combinan movimientos del cuerpo, incorporando activamente la respiración y la concentración de la mente, para lograr modificar el plano energético o bioeléctrico del cuerpo. Estos ejercicios fueron desarrollados a través de observar el funcionamiento de nuestro metabolismo, el cual fue estimulado a través de los movimientos naturales que moldearon nuestra evolución durante millones de años. Estas prácticas son usadas para mejorar notablemente la salud, potenciando la capacidad física y mental de quienes la cultivan.

El uso de Chikung en pacientes de hospitales occidentales está teniendo extraordinarios resultados bajo los cánones de la medicina basada en evidencia, despertando el interés de miles de personas en esta práctica. Estos esfuerzos coinciden con el comienzo de una nueva era, donde la sabiduría y el conocimiento se funden en una nueva experiencia de la realidad.

Es así como el Chikung nos enseña una forma de regular y preparar el cuerpo para enfrentar los cambios de estación, armonizar el funcionamiento de los órganos internos y los sistemas que componen.

El Chikung nos permite adaptarnos a los cambios de las estaciones manteniendo nuestro cuerpo sano, nuestra mente armónica y nuestro ser equilibrado.

Órganos internos en China

Una de las principales diferencias entre las dos grandes vertientes referidas a la salud es que en la medicina occidental, los órganos son definidos por su estructura física, mientras que en la medicina china son estudiados desde una perspectiva energética (o bioeléctrica).

Mientras en Occidente consideramos al conjunto de tejidos anatómicos como un determinado órgano, en China se le caracteriza por su funcionalidad, la interrelación con otros órganos y los canales energéticos que los conectan. Esta concepción de órganos internos es esencial para entender la medicina china y los fundamentos para practicar los ejercicios de Chikung para las 4 estaciones.

Los 5 Elementos

La medicina china ha estudiado por miles de años los cambios de estación, utilizando la teoría de los 5 Elementos para interpretarlos. Es así como la primavera es considerada elemento Madera, el verano es elemento Fuego, el otoño es elemento Metal y el invierno es elemento Agua. El quinto elemento es Tierra, y es asociado con un grupo de ejercicios que deben practicarse durante todo el año, de modo de armonizar el sistema de los órganos como un todo.

Es importante entender que en la medicina china se analiza el funcionamiento de los órganos como sistemas que se interrelacionan unos con otros. Por ejemplo, se dice que, según la teoría de los 5 elementos, el Agua produce Madera y la Madera produce Fuego. Esto, aplicado al funcionamiento de los órganos, nos explica que si los riñones (Agua) tienen problemas de funcionamiento, esto afecta el hígado (Madera) y de este modo, influye también en el corazón (Fuego).

Por este motivo, en la medicina china no se trata el síntoma, sino que se busca la causa original del desequilibrio energético. Luego, se evita abusar de los analgésicos (que duermen los síntomas) y se intenta llegar al origen del desequilibrio, para armonizarlo con métodos sin efectos secundarios.

Los ejercicios de Chikung de las 4 Estaciones tienen una gran capacidad preventiva, ya que armonizan la salud antes que el desequilibrio sea más grande y se manifieste en mayores enfermedades sintomáticas.

Los ejercicios de Chikung combinan movimientos del cuerpo, incorporando activamente la respiración y la concentración de la mente, para lograr modificar el plano energético o bioeléctrico del cuerpo.

Ejercicios Tierra

Sin lugar a dudas, lo más importante son los ejercicios Tierra, ya que ayudan durante todo el año a recuperar el equilibro general del sistema. Como en ciertas estaciones se resienten algunos órganos más que otros, durante todo el año se practican estos ejercicios cuyo objetivo es equilibrarlos haciendo “tierra” en la circulación bioeléctrica de nuestro metabolismo. Estos ejercicios son, entonces, los que mantienen la armonía general en el flujo energético del cuerpo.

Los ejercicios Tierra trabajan principalmente el par de órganos internos constituidos por bazo/estómago (yin/yang). Este par se encarga de la digestión y la transformación de los alimentos y la sangre, razón por la cual armoniza los otros 4 órganos yin principales (hígado, corazón, pulmón y riñones).

Otro par de órganos que se recomienda trabajar durante todo el año es pericardio/triple-quemador (yin/yang), considerados órganos en la medicina china, ya que son los principales radiadores energéticos del cuerpo. Para comprender el concepto de órgano triple-quemador, hay que entender que se refiere al torso y su capacidad como intercambiador de chi o bioelectricidad, ya que envuelve los tres quemadores internos contenidos en esta zona.

Estos ejercicios trabajan la apertura, relajación, elongación y masaje interno de la zona del torso, el canal del pericardio, las zonas y tejidos asociados al bazo y al estómago.

Una serie básica de estos ejercicios puede hacerse en solo 15 minutos.

Ánimo y metabolismo

Durante la primavera la naturaleza comienza a despertar; sube la temperatura, florecen los árboles, se activa la fertilidad, se multiplica la vida, se avivan las emociones y, por ende, los desequilibrios anímicos y metabólicos en el cuerpo.

Clases de Chikung para la Salud con aplicación de la Teoría de las 4 Estaciones

YMAA Chile, Dirección General para Sudamérica (escuela de Dr.Yang Jwing-Ming en Chile), Av.Kennedy 9351, Estadio Palestino, al costado de Alto Las Condes. Teléfono: +56 99 8958821 www.cieloytierra.cl, [email protected]

Algunos trastornos mentales, tales como las depresiones y la inestabilidad del ánimo, florecen con mayor frecuencia en primavera. Las personas tienden a experimentar cambios bruscos en sus emociones, y la ira es uno de los sentimientos que se generan con fuerza en esta época. Por estos motivos, es fundamental practicar ejercicios con una adecuada respiración, en estado meditativo, de modo de reequilibrar las emociones, armonizar el ánimo y centrar la mente.

Los cambios en primavera afectan mayoritariamente al par de órganos energéticos asociados al hígado/vesícula (yin/yang), los cuales son considerados elemento Madera. Además, se ve afectado el funcionamiento de los ojos y la vista, los que están ligados energéticamente al hígado.

Para armonizar estos órganos, se debe hacer ejercicios que trabajen el costado derecho del torso (donde se encuentra el hígado), facilitando que la musculatura tenga apertura, compresión y relajo, para darle un masaje interno a estos órganos. Nuestro sentir debe estar puesto en esta zona, de modo que nuestra intención y el uso de la respiración permitan reequilibrar el Chi. La mirada fija y penetrante complementa el trabajo sobre los ojos y su vínculo con la funcionalidad energética del hígado.

Vida moderna

El Chikung ha demostrado durante miles de años una gran capacidad para mejorar la calidad de vida de las personas, equilibrando su ser como un todo; cuerpo, mente, respiración, chi y espíritu. Su efectividad como método preventivo para mejorar la salud, logra que, sin efectos secundarios, los seres humanos podamos disfrutar de una vida más placentera, sana y llena de bienestar.

En este nuevo paradigma, donde el mundo moderno y la sabiduría ancestral se funden, encontramos una cosmovisión más integral sobre la existencia, que nos presenta la posibilidad de mejorar nuestro bienestar y disfrutar de una mejor salud física, mental y espiritual.

Ejercicios Tierra

Durante todo el año se debe ejercitar la capacidad de nivelar el chi del torso y la musculatura que envuelve los órganos internos, de modo que puedan cumplir su función de refrigeración energética. Además, se debe ejercitar el par energético de órganos bazo/estómago, que se trabaja elongando, comprimiendo, abriendo el costado izquierdo del torso, para darle un masaje interno al bazo.

Ejercicios Primavera (Madera)

Durante la primavera es muy importante masajear el par de órganos hígado/vesícula, que se trabaja elongando, comprimiendo y abriendo el costado derecho del torso, para darle un masaje interno a esto órganos.

Ejercicio de masaje de órganos internos:

Torso, bazo, hígado y riñones

1.-Abrir el torso, levantando los brazos y torciendo el tronco, desde los tobillos hasta las muñecas, estirando el conjunto como si fuera un resorte. Respirar profundo, sintiendo todo el cuerpo y poniendo la atención en abrir un costado, comprimiendo el otro. Mantener la postura realizando 3 respiraciones seguidas y profundas. Luego, ir al otro costado y hacer lo mismo.

Repetir 3 veces, hasta haber generado la apertura y compresión del torso y los músculos que envuelven los órganos internos.

2.-Llevar el tronco a un costado, estirar desde la muñeca, para elongar desde el tobillo hasta el brazo, facilitando la apertura de todo el costado. Mantener por 3 respiraciones profundas, sintiendo la apertura a lo largo de toda la musculatura elongada y con la atención puesta en relajar y respirar por la zona ejercitada. Luego, ir al otro costado y realizar el ejercicio en forma simétrica.

Repetir 3 veces todo el proceso.

3.-Mover la columna como un látigo suave, hacia adelante y atrás, movilizándola vértebra por vértebra, de modo que el torso pueda masajear los riñones y las vísceras. La respiración profunda, relajada, la atención puesta en sentir la apertura y masaje de los órganos. Repetir 5 veces.

Hacer el mismo ejercicio pero girando el tronco hacia el lado izquierdo. Con esto se masajea principalmente el bazo. Repetir 5 veces.

Del mismo modo, girando el tronco hacia el lado derecho, se masajea principalmente el hígado. Repetir 5 veces.

* Daniel Chadud*, discípulo de Dr.Yang Jwing Ming. Director Regional YMAA Sudamérica.

1 Comentario

Dejar respuesta