NUESTRO CIELO INTERIOR Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Septiembre de 2011

 

Y la Rueda sigue girando...

…Y así el Sol, en su recorrido eterno por las constelaciones, termina de atravesar el oscuro y frío invierno para llegar nuevamente a su reino de días más largos y felices, momento marcado por el Equinoccio de Primavera del hemisferio sur, el 23 de septiembre a las 6:04.

Cristián Rupaillán

Astrólogo, experto en oráculos y símbolos.

Esta antiquísima celebración solar y natural fue conocida por pueblos antiguos con diversos nombres, siendo el más popular el de Ostara o Eostre, que era también el apelativo de una poderosa diosa de la fertilidad (de donde surgen palabras como Easter, o Pascua de Resurrección del cristianismo, y de donde deriva también la palabra estrógeno). Los festejos a esta divinidad incluían flores, semillas, huevos, conejos y, por supuesto, una entrega masiva a los deleites del amor y el sexo, mandato natural en esta época primaveral. Acá en Chile esta celebración se mezcla con nuestro criollo, voraz y muy regado 18 de septiembre, convirtiéndose en la excusa perfecta para la fiesta. Feliz estación, para todos.

Plutón pisando fuerte

Los que no estarán tan felices durante los próximos meses serán los arianos nacidos entre el 29 y el 31 de marzo, los cancerianos nacidos entre el 29 de junio y el 2 de julio, los hijos de Libra nacidos entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre, y los capricornianos nacidos entre el 29 y el 31 de diciembre. El desplazamiento de Plutón desde el mes en curso hasta abril del próximo año, movilizará en la vida de los nacidos en estas fechas experiencias de crisis, estrés y transformación. La recomendación es tomarse este período con calma, evitar sobrecargarse de actividad, vigilar atentamente los comportamientos autodestructivos y, si es necesario, buscar ayuda en terapeutas, amigos y guías espirituales. Plutón hace emerger lo que estaba oculto, reprimido o bloqueado, la idea es usar este tiempo de forma constructiva, sin temores, entendiendo que es una oportunidad para rehacerse, sacando afuera también lo mejor del alma y el corazón. Fuerza y paz.

La gloriosa marcha de Marte

El rojo planeta, representante de la fuerza, la pasión y el deseo, se moverá durante un par de meses por el radiante signo de Leo. Excelente posición para este guerrero-cazador siempre listo para exhibir sus características más nobles. El impacto será visible en la vida de los nacidos bajo los signos de Leo y Acuario; los primeros se sentirán más cargados de energía y motivación, las actividades creativas, empresariales, deportivas y de negocios agarrarán vuelo, se hará más fácil lograr objetivos largemente deseados. Los segundos, en cambio, lo vivirán a través de encuentros personales potentes; algunos con batalla y tensión, otros con fuego, pasión y deseo. Prepárense.

Dejar respuesta