SOMOS SOCIEDAD Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Marzo de 2013

 

Marcel Claude, candidato a Presidente: “Es tiempo de cambiar el curso de la historia”

Esta conversación con el candidato presidencial proclamado por los movimientos sociales hace una invitación para que los seres luminosos despierten y ayuden a instalar una nueva visión del ser humano.

Por Carlos Rold*

Economista y activista político, Marcel Claude militó por años en la DC y luego en el PPD, hasta que terminó totalmente decepcionado del quehacer político en Chile; así como también de la Iglesia Católica: “No me interesa ser parte de una institución que trabaja para el beneficio de los multimillonarios y el mantenimiento del orden capitalista.”

Durante la dictadura y el Gobierno de Aylwin se desempeñó como ejecutivo del Banco Central. Declara ser testigo de cómo la Concertación fue traicionando su proyecto original de transformaciones económicas para dedicarse a la consagración de las políticas instauradas en la dictadura y aliarse con los grupos económicos.

Es uno de los principales asesores del movimiento estudiantil desde la Revolución de los Pingüinos en 2006. En el 2011 fueron los estudiantes quienes lo motivaron para intentar llegar a la Presidencia de la República, a la que hoy es candidato. Afirma que si durante su primer año de gobierno no se logran cambios verdaderos por falta de apoyo ciudadano, renunciará: “Mi deseo es generar las condiciones para montar un proceso de cambio donde el pueblo sea el protagonista. Debemos dar un paso superior y construir una hermandad de naciones latinoamericanas unidas para lograr un gran desarrollo; y no me refiero a lo meramente económico o material, sino al desarrollo de ser capaces de vivir sobre el signo del respeto y la justicia.”

Y todo sigue igual

Para Marcel Claude, el Gobierno de Piñera es otro más de la Concertación, parte de la misma clase privilegiada que tiene el control de la sociedad y determina desde el lugar donde se nace hasta aquel en que se muere. Plantea que los gobiernos de los últimos cuarenta años han legitimado y profundizado un orden económico no democrático, de desigualdad y abuso.

Hablando del derecho a la salud, explica que éste se asegura cuando una persona, por el sólo hecho de nacer, tiene todas las condiciones para mantenerse sana, porque vivimos en un colectivo, somos una sociedad en la que todos debiésemos cuidar unos de otros. “Entonces –agrega-, ¿cuáles son tus derechos? Pues, ninguno: si tu padre no tiene plata para pagar el alumbramiento de tu madre, la pasarás mal. En Chile los derechos se compran con mucho dinero. La mentalidad actual que impera es ‘mala suerte si te mueres o te revientan, no es mi problema’.”

Marcel Claude, candidato a la Presidencia de Chile proclamado por los movimientos sociales. (Fotografía: Ricardo Aliaga Bascopé)

¿Y la educación?

Es otro de los derechos no consagrados, así como también el de participación: si no tienes al menos sesenta millones de pesos no puedes ser parlamentario. “La libertad de expresión es oprimida, los medios de comunicación informan en términos de no dañar el ordenamiento económico y político-social. Estos últimos veintitrés años han sido una segunda etapa de la dictadura –opina Claude-”.

Carne viva, no de estatua

“No nacionalizaré el cobre ni haré una reforma constitucional. Mi deseo es abrir las puertas. El pueblo decidirá si entra o no.” dice, y afirma que como Presidente puede firmar decretos de nacionalización de los recursos naturales, pero necesitará contar con el respaldo de 2 millones de chilenos en las calles marchando en apoyo a esta medida, rodeando el palacio de La Moneda, manifestando su decisión como pueblo para nacionalizar los recursos del país; deben haber cientos de miles de dirigentes estudiantiles reuniéndose acordando una declaración de respaldo a esta medida y movilizándose en las calles para entregar su carta de apoyo; los dirigentes sindicales deben establecer declaraciones de respaldo a las nuevas políticas del gobierno, los dirigentes vecinales en las poblaciones deben hacer los mismo.

Y es verdad. Los cambios no se construyen sólo marcando una raya en un voto. “Los que decidan votar por mí –manifiesta- deben comprometerse a participar activamente en un proceso de transformación estructural de la sociedad chilena. Es tiempo de que todos juntos cambiemos el curso de la historia. No me interesa ser Presidente para ocupar un espacio. No soy carne de estatua.”

– ¿Cómo será su relación con el pueblo mapuche?

  • En primer lugar, debe haber un reconocimiento de las injusticias con que han sido tratados. La pacificación de la Araucanía, que fue una guerra de exterminio por parte del Estado chileno en contra del pueblo mapuche, no es materia de estudio en los colegios; fue una ocupación militar con daños irreparables en asesinatos de niños, mujeres y hombres inocentes, así como usurpación de tierras, animales y otras propiedades.

El pueblo mapuche debe ser compensado económicamente. También hay que restituir las tierras de Wallmapu dentro de las posibilidades que brinde el ámbito jurídico actual y reconocerlos como nación. Nuestro país es una tierra vasta donde el pueblo chileno y los pueblos originarios pueden coexistir en perfecta armonía. Es un tema país que se debiera discutir y someter a referéndum.

Hemos sido víctimas de un trabajo ideológico y propagandístico para seguir abusando de ese pueblo y evadir la solución. Hoy se oculta la verdad y se los hace pasar por terroristas ó asesinos, pero se silencia la cantidad enorme de mapuches que han sido sacrificados por el Estado.

– ¿Y con los países limítrofes?

“Aquí es donde hay que innovar, en el desarrollo de energías renovables que hoy ni siquiera son más costosas que las convencionales y contaminantes”. Marcel Claude– Debemos reconocer que cada latinoamericano tiene en su ADN genes de pueblos originarios. Siempre digo: “Soy peruano, boliviano, argentino, venezolano”. En este sentido el trato con los otros países debe ser de hermandad. Así como Evo Morales le dijo a Piñera “hermano presidente”, también debemos decirle lo mismo a él y a todos los presidentes; ese debiese ser el espíritu que gobierne las relaciones entre las naciones latinoamericanas.

Para dar mar a Bolivia debe haber un gran debate dentro de Chile que permita establecer acuerdos con ese país, y es el pueblo chileno quien debe decidir en un referéndum. Pienso que las fronteras latinoamericanas deben desaparecer: somos una tierra mestiza con una enorme diversidad cultural, biológica y de recursos naturales.

– ¿Cuáles serán sus políticas para el uso inteligente de los recursos naturales?

  • En una etapa superior de la humanidad, deberíamos coexistir en armonía con las demás formas de vida. Debemos avanzar hacia el reconocimiento del ser humano dentro de una matriz biológica, un sistema de vida mucho más complejo, y elevar toda forma de vida a la misma dignidad: árboles, ríos, montañas; todo en la naturaleza tiene vida y ésta debe ser respetada, así como la vida humana misma.

Una manera muy inteligente de disminuir los niveles de estrés a los cuales estamos llevando a la naturaleza es superar la búsqueda del lucro como forma de organización económica. Tenemos que organizar la economía en torno a las necesidades básicas. El lucro no es una necesidad, pero se monta sobre las necesidades para provocar mayor concentración de riquezas como elemento de dominación y poder; por lo tanto, una manera en que podemos disminuir la sobreexplotación y avanzar hacia un uso racional de los recursos es que vayamos centrando la actividad productiva sobre las necesidades reales, el trabajo y el bienestar colectivo.

Como país debemos ir generando las inversiones productivas para habilitar y desarrollar las energías renovables. Los expertos señalan que no hay lugar más propicio en el mundo como fuente de energía solar que el desierto de Atacama; aquí es donde hay que innovar, en el desarrollo de energías renovables que hoy ni siquiera son más costosas que las convencionales y contaminantes.

Retomar las riendas

Uno necesita trabajar para producir su alimento, ropa, vivienda, tiempo libre para el placer, estudiar y disfrutar de la vida; entonces hay que reducir los niveles de producción. Hay que redescubrir necesidades profundas, en sentido distinto a lo que impone el neoliberalismo, entendiendo que la acumulación de bienes materiales no nos hace personas más felices, sino que incluso pueden ser factor de esclavitud y sufrimiento. “Si avanzamos hacia la comprensión de éstas cosas nos iremos liberando.”

Hay que retomar las riendas. Marcel Claude piensa que si necesitamos el aporte de inversionistas extranjeros para, por ejemplo, el refinamiento avanzado del cobre, su conversión en productos más sofisticados, y si en Chile estamos carentes de ese conocimiento específico, podemos importarlo y aceptar inversiones extranjeras en esa dirección siempre y cuando sea un verdadero aporte al desarrollo-país; y que reciban un pago justo, no como ahora, que se llevan todos los beneficios y nos dejan los costos.

La luz contra la oscuridad

Chile es el paradigma neoliberal por excelencia. Es donde el modelo ha sido aplicado con mayor profundidad y finura teórica. Es lo más cercano a lo ideal y se cuenta con elementos para sustentarlo: bajo desempleo, alto crecimiento económico, paz social, huelgas que no interrumpen el proceso productivo; los medios de comunicación masivos hablan de Chile como un país feliz, con equilibrio en sus cuentas fiscales, inflación controlada, entonces pueden decir “Mira, esto funciona.”

La economía como ciencia busca administrar los recursos disponibles, que son escasos, para maximizar el bienestar de la comunidad. Argumenta Claude que en Chile hay descontento, explotación, y que la mitad de la población trabaja por menos de doscientos cincuenta mil pesos mensuales. Los niveles de precariedad económica, endeudamiento e infelicidad son grandes y esto es consecuencia de un modelo económico disfuncional.

“Si llegamos a elegir un gobierno que desarme el actual modelo -porque eso es lo que haremos, desmantelarlo en todos sus ámbitos: salud, educación, previsión, administración de recursos y riquezas naturales, empresas públicas, etc.-, contribuiremos eficazmente a desautorizar el neoliberalismo a ultranza, particularmente para ese resto del mundo que todavía ve en Chile la posibilidad de alcanzar estándares de vida y desarrollo a través de políticas económicas digitadas desde el FMI, el Banco Mundial y las elites financieras mundiales”, señala el candidato.

Marcel Claude dice estar seguro que los dueños de Chile van a hacer todo lo que puedan para seguir sosteniendo el actual modelo: desprestigiar, asesinar, conculcar los derechos. “Los demonios serán desatados a todo lo largo y ancho del territorio y, si llegamos al gobierno, exacerbarán todas sus fuerzas, estarán dispuestos a violar una vez más los DD.HH. y hacer un golpe de Estado si es necesario. Solo un pueblo convencido, articulado, militante y activo podrá conjurar dichos demonios.”

La utopía del paraíso terrenal

“Vivimos una profunda decadencia” sentencia nuestro entrevistado, pero añade que también existen otras fuerzas que están bregando por retomar el curso del esplendor civilizacional. El siglo XX fue el más mortífero en la historia de la humanidad. Según Hobsbawm, en las guerras del siglo XX murieron más civiles que militares.

“Están naciendo nuevas miradas. El mundo está gobernado por horcos, delincuentes elegantes que nos manipulan y controlan, seres primitivos y brutales carentes de visión espiritual e ignorantes de que los humanos somos mucho más que seres carnales y materiales –sentencia Claude-. Pero existen los elfos, seres luminosos del bosque con capacidad de construir ciudades y espacios propicios para el placer y ensalzar la condición humana”.

“La luz está y cada vez se va potenciando más como energía de respeto a la vida. Debemos restaurar esa idea franciscana de ‘hermano lobo, hermano sol, hermana luna’.” Marcel ClaudeContinúa, destacando que los seres luminosos no han querido disputarle el poder a esos depredadores del ser humano y la naturaleza, y que la gente buena no está en el poder; y es la mayoría. Existen muchos seres luminosos sin cargos importantes, incluso sin estudios, pero con la capacidad de amar y respetar, como el jardinero que cuida del jardín. “Debemos habilitar espacios para que la luz exista y generar las condiciones para que lo nuevo ocurra”, manifiesta Marcel Claude.

Y añade que no existirá un mundo perfecto con humanos perfectos. Convivimos en nuestro interior y exterior con ángeles y demonios. Ahora experimentamos una pre-crisis evidente a través de un malestar permanente y un creciente cuestionamiento al orden político-social, y es posible que las condiciones de vida se deterioren cada vez más.

El candidato a la Presidencia de nuestro país asegura que estamos en un proceso de decadencia y que en algún momento llegaremos a un punto de inflexión y retomaremos la dirección más armónica. Por lo tanto, es necesario ayudar a instalar esta nueva visión del ser humano. Las personas desarrolladas con potencial para ser felices preferirán los elementos que realmente sean beneficiosos para el desarrollo humano en vez de lo meramente material. “La luz está –asegura Claude- y cada vez se va potenciando más como energía de respeto a la vida. Debemos restaurar esa idea franciscana de ‘hermano lobo, hermano sol, hermana luna’.”

*Carlos Rold. Twitter: @Rold_year3000

6 Comentarios

  1. Macarena Rocío Bastías Molina, si el mundo fuese realmente comunista o socialista (no político-partidista) no estaríamos debatiendo aquí, no por dictadura si no porque no sería necesario. Como el comercial del niño mamón, Marcel puede aparecer como un soñador pero que tiene de malo serlo. A pesar que sus propuestas como dice Hen Anarch son de sentido humanamente común. la diferencia de Básica entre un modelo como el actual de economía de libre mercado y otro mas humano , si quieres llámalo comunista , socialista o como quieras, es la SOLIDARIDAD., y no esa de aportar en instituciones de beneficencia (practica común de las grandes empresas para eludir impuestos) si no la estar de acuerdo de hacer de CHile un país realmente mas justo e igualitario, no como la pomada que vende Michel Bachelet.
    Y don Antolin, no se porque siempre se saca como comodín el haber sufrido durante la dictadura para justificar opiniones, (lo mismo hizo Sergio Bitar cuando enloqueció en un programa de CNN frente a la encaracion de un dirigente estudiantil , lo puede ver en youtube) conozco varios que fueron victimas de Pinochet y toda su oligarquía , por eso existen los derechos humanos, pero no lo encuentro relacion con esto. Y tal como aclara Daniel Fernandez Marcel Trabajo en el banco Central y fue ,como bien dice usted presionado para no sacar ala luz un informe que daba cuenta del “robo” de las Forestales. Y tambien fue detenido por supuestas injurias y calumnias contra los Zaldivar por no Inhabilitarse hace 10 años cuando se votaba la Ley de pesca que los favorecía junto a sus socios de las grandes empresas pesqueras, y luego fue absuelto por la corte suprema. Grande Marcel, muchos confiamos en ti, y si “caes” te levantaremos para seguir en la lucha por un Chile MEJOR:

  2. La identificacion con los valores como la solidaridad la justicia y la verdad son escenciales a fin de construir una sociedad que resguarde el bien comun y a la vez regule la convivencia en el respeto individual basado en la diversidad pero siempre fundado en los valores anteriormente mencionados todo orden juridico que nos haya de regir debe considerarse sobre la base estos valores la carta fundamental o cosntitucion debe ser necesariamente el reflejo de esta voluntad comun nacida de estos principios de caracter individual antes de cambiar una sociedad,antes de cambiar un pais los individuos deben cambiar somos quienes hacemos la sociedad y sera sobre los acuerdos que tomemos y sobre las bases en que se fundamenten que sera lo mas conveniente para todos.

  3. Es bueno conocer otros pensamientos y no quedarnos con los mismos de siempre, Necesitamos un Chile más igualitario, más justo, más participativo,..Necesitamos personas que se la jueguen por el pueblo y no por sus interese políticos.Estamos cansados de la POLITIQUERÍA BARATA DE LOS DE SIEMPRE.-

  4. Señor Marcel Claude: Tengo el agrado de saludarle y a la vez de presentarme mi nombre es Luis Pino Irarrazabal. Presidente de la asociación de los ex -funcionario de Enami- Codelco de la quinta región mas contaminada del país, esta nota tiene por propósito, si tengo la posibilidad de tener una audiencia con su persona. Agradezco su atención y disposición.Muchas gracias

    • Estimado Luis:
      Este es un artículo en una revista y no tenemos relación con el señor Marcel Claude, por lo que es difícil que el lea su mensaje.

      Saludos, Revista Somos.

  5. Es hora de cambiar para mejor con el futuro presidente de chile señor MARCEL CLAUDE y por eso todos los chilenos tenemos que hacerle la campaña. Para sacar a todos los politicos corruptos que se llenan de dinero sus cuentas bancarias en el extrangero .

Dejar respuesta