SOMOS SABIDURÍA DE AYER Y HOY Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Junio de 2011

El arte y la ciencia del Kriya Yoga

El Kriya Yoga es una técnica simple, práctica y científica de meditación que conduce a la realización de Dios. Puede ser practicada por personas de todas las religiones y creencias y desarrolla simultáneamente el cuerpo, la mente, el intelecto y el alma.

Por Yogui Sarveshwarananda Giri

Kriya es una palabra compuesta de la raíz sánscrita kri, que significa “acción “, y ya, “alma” o “Dios.” Yoga significa “unión”. Por lo tanto, Kriya Yoga es el arte y la ciencia de lograr la unión divina al presenciar el alma como el único hacedor de todas las acciones. El poder viviente de Dios, prana o fuerza vital, dentro de nosotros hace el trabajo.

Si, en todo momento, sentimos que no somos el hacedor, que sólo Dios o la Fuerza Cósmica es el hacedor, entonces la acción se convierte en adoración, y conseguimos la liberación constante. Dios realmente significa nuestro Yo verdadero, nuestra realidad interior; es la conciencia pura que todo lo impregna y se manifiesta en el practicante después de aprender a entrar en el vacío del silencio interior que es la verdadera meditación.

No es necesario creer en Dios o seguir una religión para practicarlo. Kriya Yoga no es una religión, es una ciencia espiritual basada en verdades empíricas verificables, una práctica sistemática que ofrece resultados cuantificables.

Paramahamsa Hariharananda (1907-2002), el último maestro de Kriya Yoga realizado en Dios, solía decir: “Si tomas una respiración muy corta y fijas tu atención en la fontanela, verás la luz”. Con las técnicas de Kriya se logra la calma del cuerpo, la paz de la mente y un corazón lleno de amor que son esenciales para poder acceder a un estado de verdadera meditación.

Swami Sarveshwarananda Giri, maestro de Kriya Yoga y discípulo del último maestro realizado del linaje de Babaji y Lahiri Mahasaya.

Herencia sagrada

El renacimiento moderno del Kriya Yoga comenzó en 1861 gracias a Mahavatar Babaji y se ha transmitido directamente, a través del método de enseñanza de maestro a discípulo, al actual linaje de maestros Kriya, Lahiri Mahashaya, Swami Shriyukteshwar, Paramahamsa Yogananda y Paramahamsa Hariharananda.

Este conocimiento fue revivido como respuesta a los problemas del ser humano moderno. Enseña cómo tener una vida activa y agradable, un estilo de vida creativo y profesional y aún así permanecer completamente absorto en la paz interior del alma.

“La meditación Kriya Yoga es una técnica de atajo para cultivar el alma, sencilla y práctica, que se puede practicar las 24 horas del día. En cada momento, en cada aliento, en cada disposición o estado de ánimo, el buscador se siente unido con el poder de Dios”, señaló Paramahamsa Hariharananda.

Linaje de maestros realizados: Mahavatar Babaji Majaraj, Shri Shyamacharan Lahiri Mahasaya, Swami Shriyukteshwar Giri, Shrimat Bhupendranath Sanyal, Paramahamsa Yogananda, Swami Satyananda Giri, y “Baba” Paramahamsa Hariharananda, último maestro del linaje de maestros realizados.

El proceso de iniciación

Para aprender el Kriya Yoga, el estudiante debe recibir una iniciación que sólo puede ser impartida por un Yogacharya autorizado, un profesor con facultades, que actúa como un transmisor de energía espiritual en nombre del linaje auténtico de los maestros de esta disciplina.

La iniciación en Kriya Yoga es un proceso sagrado en el que hay una purificación de los chakras, los órganos de los sentidos y el eje cerebro-espinal, que es seguido por un despertar de las cualidades ocultas del alma y una instrucción espiritual.

Durante la iniciación, los buscadores aprenden a percibir la luz interna del alma, escuchar el sonido divino y sentir la sensación de movimiento divino.

El arte y la ciencia del Kriya Yoga

Respiración consciente

En Chile 

Yogui Sarveshwarananda Giri estará por primera vez en Chile desde el 27 de julio hasta el 3 de agosto (2011), entregando enseñanzas.

El fue el asistente personal del último maestro Kriya Yoga realizado en Dios, Paramahamsa Hariharananda (1907-2002). Es un Yogacharya autorizado desde 1998 y es el fundador de varios centros de Kriya Yoga y misiones de caridad en la India, Europa, América del Norte, América del Sur y las islas del Caribe.

Durante su visita a Chile, el yogui dará conferencias, talleres, iniciaciones y dirigirá meditaciones y un retiro.

Más información: Gloria Cornejo G.:[email protected] [email protected] Cel,  8/4056479. Marta Sepúlveda H.:[email protected] – Cel.  7/9697181

http://www.art-of-peace.org

La respiración es el poder de Dios que mantiene el cuerpo y el alma juntos. Cada respiración es una acción. Cuando se practica la respiración consciente, siendo testigo de la conexión del kri-ya, se está llevando a cabo el prana karma, la acción de la fuerza vital. Este es el sacrificio de fuego real, la esencia del Kriya Yoga que purgará su karma pasado.

 

Hay cincuenta tipos de respiración, de las cuales cuarenta y nueve son extrovertidas e inquietas. Los antiguos yoguis declararon: “Así como es el aliento es la mente”. La quincuagésima respiración, sin embargo, es muy lenta y débil y llega naturalmente cuando uno está en meditación profunda debido a la calma extrema y a que el metabolismo del cuerpo se reduce. Este es el aliento que conduce a la liberación.

Según Paramahamsa Hariharananda, “El control de la respiración es autocontrol, el dominio de la respiración es dominio de sí mismo, y la no respiración es la inmortalidad.”

Esta conciencia del testigo se refina poco a poco con la práctica diaria de la metodología de Kriya, que incluye algunas posturas físicas simples (asanas), ejercicios de concentración (dharana), el control de la fuerza vital (pranayama), meditación (dhyana) y la unión con Dios (samadhi).

Lo que hace especial al Kriya es el hecho de despertar en quien lo practica la capacidad de conectarse con las cualidades interiores del alma al estar siempre observando el sonido interior, la luz y la vibración que poco a poco llegan con la práctica.

Venga, experimente por sí mismo, y compruebe si estas afirmaciones son verdaderas o no. Esa es la actitud ideal del buscador espiritual. 

Dejar respuesta