SOMOS ARMONÍA Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Abril de 2013

Paula Tortolano Self, maestra de Yoga Iyengar: Pasión por el movimiento y anhelo espiritual

Su visión profunda del arte del yoga cautiva a muchos practicantes de nuestro país, los que tendrán la oportunidad de compartir con ella en los talleres que impartirá en Yoga Mukti durante abril y mayo.

Por Constanza Jiménez

Paula nació en Brasil, es graduada de la Escuela Nacional de Danzas de Buenos Aires, profesora nacional de Expresión Corporal de Buenos Aires y maestra de yoga Iyengar.

En 1997 viajó por primera vez al Ramamamani Iyengar Yoga Institute (RIMYI) en Pune, India, donde tuvo su primer encuentro con los maestros BKS Iyengar, Geeta Iyengar y Prashant Iyengar, volviendo luego constantemente a perfeccionarse cada vez más. Desde el 2000, Paula visita nuestro país para entregar sus conocimientos. En exclusiva, comparte con Somos su amor por el yoga.

– ¿Cómo comenzaste en el camino del yoga?

  • En Occidente tenemos la costumbre de hablar de comienzos, pero en Oriente se habla del ‘no-comienzo’, haciendo referencia a que no hay finitud ni en el pasado ni en el futuro; por lo tanto mi respuesta más sincera, sería: No sé.

El yoga tiene más de 4.500 años y por ello, los sabios dicen que quienes se acercan a esta disciplina no lo hacen por primera vez sino que se reconectan con este camino de reunir el sí-mismo con el Ser Supremo.

En esta vida, mi camino de recordar al yoga comenzó con la pasión por moverme. Una pasión innata en todos los niños, y que de adultos queda olvidada. Esa pasión me llevó a la danza y ahí exploré varias vertientes, siendo la expresión corporal la que me resonó más profundo, porque me habló del espíritu.

Mi pasión por el movimiento y mi anhelo por la búsqueda del espíritu confluyeron en el vasto océano del yoga. Llegué a éste por mi primera maestra, mi ‘Adi Guru’, mi madre, con quien hasta el día de hoy seguimos karmáticamente ligadas, ya que dirigimos juntas el Estudio de Yoga Iyengar de Buenos Aires, al cual Guruji (BKS Iyengar) nombró como ‘sauca’, que en sánscrito significa ‘purificación’.

Nunca deja de cautivarme la dedicación y la seriedad con la cual mi madre se transforma a sí-misma, a quienes se acercan a ella y a su entorno. Es mi mayor ejemplo de una hatha-yogini, para quien la meta solamente es alcanzada si se tiene las herramientas correctas y puras: el esfuerzo y la fuerza de voluntad.

”El verdadero mensaje del yoga es aprender a vivir dentro nuestro, y en ese espacio nos daremos cuenta que el otro también está allí”, dice Paula.

 Uno e indivisible

– ¿Por qué Iyengar yoga? ¿Qué te cautivó de éste?

  • Es una buena pregunta en estos tiempos en los que hay tanta diversidad en el yoga como en la vida misma. Pero el yoga es uno e indivisible. Por ello, no hay una técnica mejor que otra, ni una rama mejor que la otra. Sea por el camino de la devoción, del conocimiento o de los rituales, el ser humano tiene la posibilidad de erradicar la oscuridad de sus debilidades para dejar que emerja el brillo de su alma.

Guruji nos dice que los componentes del ser humano mantienen una jerarquía, desde el cuerpo, siguiendo con los sentidos, la mente, la inteligencia y la consciencia, hasta el sí-mismo. Evolucionando en este orden se vencen los obstáculos del cuerpo y las inquietudes de la mente, y esta victoria nos permite vivir una existencia de paz y felicidad. Creo que la elección de seguir esta filosofía, este arte, esta ciencia moldeada por B.K.S. Iyengar responde a mi propio karma, como así también a una sintonía con mi personalidad.

Por último, sin ser menos importante, continúo en el camino que Guruji trazó por el intenso impacto que causa en mí la simplicidad de su mensaje y más aún la efectividad de su técnica. Su acercamiento da las respuestas a grandes aflicciones humanas -la tristeza, la depresión, el miedo -y a lo largo de ese camino hay otros frutos que uno va cosechando, como aprender a relajarse.

¿Quién no entregaría su reino por un instante en que su mente pudiera difundirse por todo su cuerpo, por cada una de sus células, como los rayos del sol en un día sin nubes? ¿Quién no agradecería a Dios vivir un ‘Savasana’ en que se desvaneciera todo lo finito y sólo restara lo infinito?

Paula Tortolano, instructora de Yoga Iyengar de visita en nuestro país.

Faros de luz

– ¿Quiénes han sido tus grandes maestros y por qué?

  • Han sido –y continúan siendo -BKS Iyengar y sus hijos Geeta Iyengar y Prashant Iyengar. Ellos son mis grandes maestros y los de todos los que siguen su linaje. Ellos son los faros, cuya luz busco para guiarme en la ‘disciplina de la libertad’. Apoyo sobre ellos mi visión para no perder el rumbo, no quedar atrapada, no hundirme y poder avanzar.

Pero también fueron y son pilares importantes de mi ‘sadhana’, maestros reconocidos de Yoga Iyengar en Europa, Estados Unidos y Sud América, quienes se inclinan con devoción a Guruji y sus hijos. A todos ellos, les debo lo que tan generosamente transmitieron de su gurú, pero principalmente estoy agradecida a Sri Faeq Biria, quien está a los pies de Guruji desde hace más de 30 años, y me guía con firmeza y cariño en mi trabajo como entrenadora de profesores.

Es fundamental contar con esta cadena de mensajeros del yoga; en sánscrito se llama ‘parampara’ al conocimiento que se trasmite de maestro a discípulo. Pero el aprendizaje es universal y nos pertenece a todos. Por ello, me inclino con la misma reverencia a quienes fueron y quienes son mis alumnos, porque ellos me dan la posibilidad de explorar la oceánica dimensión de yoga en cada práctica cuando debo poner en palabras mi propia experiencia.

Guías para el camino

– ¿Cuál es la importancia del maestro en el yoga y la disciplina?

  • El ser humano siempre ha querido saber acerca de la Verdad Suprema, y por eso nació el yoga; de su necesidad de dejar de ser esclavo de la ignorancia y alcanzar la liberación. Este camino de búsqueda de libertad, física, mental, emocional, necesita en algún punto recibir una guía, que puede depender de la etapa en la cual uno se halle, el proceso que uno esté transitando. Porque no siempre el camino es libre de maleza y piedra, o ascendiendo sin pausa; hay mesetas que desorientan, obstáculos que frustran y muchas distracciones. Para esos momentos, el maestro es esencial. Pero de nada sirve un buen maestro si no hay religiosidad en ‘sadhana’ (práctica espiritual).

Patanjali, el recopilador de las enseñanzas del yoga, nos pide que busquemos disciplina ética, física, sensorial, mental e intelectual. Esto es posible cuando hay un esfuerzo dinámico, no en una sola dirección sino en múltiples direcciones. El esfuerzo debe ser centrífugo y centrípeto, pero la dirección de la atención debe estar en la realización del sí-mismo.

Y Patanjali, sabiendo que en la ‘sadhana’ nos comportamos como niños, aburriéndonos rápidamente y buscando variedad, dio varios métodos para mantener a la mente en el camino del yoga. La ‘sadhana’ es una búsqueda, una expedición, que a medida que se hace más exacta, más precisa y más profunda, su etapa y su profundidad también cambian. Patanjali habla de tres capas que envuelven a la ‘sadhana’: externa (bahiranga sadhana), interna (antaranga sadhana) y más profunda (antaratma sadhana). Hay transformación cuando hay disciplina teñida de dedicación y compromiso.

El yoga es una valiosa herramienta para ayudarnos, como individuos, a darnos cuenta de la unidad que somos con el otro y con nuestra Tierra.

Hacia el sí mismo

– ¿Cuál es el mensaje que el yoga te ha entregado?

  • Estamos en un punto crítico de la historia de la humanidad. La población del planeta está moviéndose como tomada por una ola gigante de avaricia, odio y destrucción. La avaricia se puede ver en las disputas económicas, en que los recursos y las riquezas van a las manos de unos pocos, y más gente está peleando por sobrevivir. Esto genera ira, descontento e insatisfacción que se manifiestan en conflicto entre naciones, entre comunidades dentro de una misma nación, entre religiones y aún también entre familias. Esta ebullición de energía de avaricia y de odio está contribuyendo a la destrucción del ecosistema de nuestro planeta.

Creo que el yoga es una valiosa herramienta para ayudarnos, como individuos, a darnos cuenta de la unidad que somos con el otro y con nuestra Tierra. A partir de este reconocimiento podremos reemplazar el sentimiento de distancia y desconexión que nos lleva al aislamiento y la destrucción.

En el camino hacia el sí-mismo, el odio disminuye y se mueve hacia el amor; la avaricia se mueve hacia la compasión, y la necesitad de conquistar se mueve hacia la percepción consciente (mindfulness) y la conciencia de unidad (oneness) con nuestro planeta.

El yoga me ha traído la esperanza de que esto es posible. En el tercer sutra del primer capítulo de los Yoga Sutra, Patanjali dice que el resultado de alcanzar el estado de yoga o un estado focalizado de la mente es llegar a conocer el que observa -el testigo, el Ser Absoluto –y uno puede actuar desde allí en lugar que desde la mente.

Cuando uno actúa desde su núcleo más profundo, desde ese espacio de sabiduría interna, actúa desde el corazón, sin la interferencia de la mente y los muchos lugares hacia donde nos suele arrastrar. Uno actúa sin expectativa de recompensa alguna, con compasión y bondad por los otros, con generosidad, con alegría y paz mental. Este es el verdadero mensaje del yoga: vivir dentro nuestro, y en ese espacio nos daremos cuenta que el otro también está allí.

Paloma mensajera

– ¿Cómo te definirías?

Los talleres Workshop 1 – Sábado 27 de abril (2013). Explorando acciones preparatorias. Incluye posturas de pie y sentados y trabajo esencial para principiantes o personas rígidas.

Workshop # 2 – Domingo 28 de abril. Asanas para forjar valor y establecer claridad intelectual. Incluye aperturas de pecho y posturas invertidas para nivel principiante-intermedio.

Workshop # 3 – Sábado 5 de mayo. “Meru-danda”, un puente entre el cielo y la tierra. Posturas de torsión parado y sentado, trabajo esencial para quienes tienen sensibilidad en la espalda baja.

Workshop # 4 – Domingo 6 de mayo. Extendiendo y fortaleciendo brazos para aprender a volar. Incluye asanas para el desbloqueo y el fortalecimiento de la cintura escapular, trabajo esencial para quienes tienen sensibilidad en el cuello, omóplatos y hombros.

One week long programe – Del 29 de abril al 3 de mayo. La esencialidad de la práctica regular. Sensibilizando el esfuerzo, el ajuste y el confort.

Más información e inscripciones en www.yogamukti.cl, [email protected]

  • Cuando pienso en definirme a mí misma -lo que no es fácil-, me imagino un dibujito animado que recuerdo desde niña: una paloma mensajera con un morral grande cruzándole el pecho (los que me conocen se van a reír, porque siempre llevo mis libros a cuesta).

Cultivo el deseo que mi visión sea tan amplia como la de los pájaros para ayudar al otro también a ver ampliamente; el deseo que contar siempre con dos alas: la práctica y la renuncia, el dar y el recibir, el esfuerzo y la rendición –que nunca me falte la otra mitad para poder volar equilibradamente-; y el deseo que mi mensaje esté en sintonía con el canto ancestral de mi linaje y que siempre, siempre pueda entregar buenas noticias.

– ¿Qué nos puedes adelantar sobre los talleres que impartirá en Chile?

  • Voy a dar cuatro 4 talleres, desde el nivel principiante hasta avanzado, con diferentes temas de exploración desde el cuerpo al alma, incluyendo el abordaje terapéutico del método Iyengar. Y una inmersión de 5 días de lunes a viernes con el tema de llevar la ‘sadhana’ a una etapa más profunda, en la cual se practique desde el estado de contemplación en la mente y liviandad en el cuerpo.

Será una inmensa alegría para mí enseñar en uno los centros más bonitos de Sudamérica y volver a reconectarme con los yogis chilenos, una comunidad dedicada, que siempre emana cariño. Soy fanática de sus sonrisas… 

1 Comentario

  1. Hola, sabes qué me gustaría saber cuándo se realizará nuevamente estos talleres con Paula Totolano en Chile, es que se ve muy interesanete?

    Bueno estoy atentísima a sus respuestas….

    Saludos.
    Valentina.

Dejar respuesta