SOMOS CONSCIENCIA Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Junio de 2013

De visita en Chile: Miranda Gray y la Bendición del Útero

Un diálogo con una pionera que ha creado un proceso de profunda sanación en lo más íntimo del corazón de las mujeres de nuestra cultura a través de la creatividad, la espiritualidad y la conexión con la sacralidad de los ciclos femeninos.

Por Silvia Selowsky*

Mirada Gray es escritora, artista, sanadora y educadora, de origen inglés, creadora de la Bendición del Útero, un proceso de sanación de mujeres, que inició en enero del 2012.

En apenas un año y medio, esta experiencia se ha abierto, en forma rápida y profunda, a miles de mujeres en varios continentes, curándolas, transformándolas y empoderándolas.

Ha formado facilitadoras en España, Francia, Holanda, México, Colombia y Argentina. Autora de varios libros: “Luna roja: los dones del ciclo mensual”, “La mujer optimizada” y “Mensajes espirituales para las mujeres”. Invitada por la organización Aflora Mujer, viene a Chile a dar su taller, que dura dos días, el fin de semana del 6 y 7 de julio y luego el 9 y 10 de julio (2013).

Revista Somos tuvo la oportunidad de conversar con ella:

– Miranda, ¿cómo se abrió el camino de la sanación en tu vida?

  • Siempre he tenido una fuerte conexión con el Sagrado Femenino. Cuando tenía 10 años hacía dibujos de diosas y sacerdotisas, aún cuando no fui criada en una tradición que reconociera lo divino femenino.

En mi adolescencia y cuando tenía cerca de veinte años, exploré la mitología de la Diosa de muchos países, estando muy consciente de los cambios en mi creatividad, espiritualidad y energía durante mi ciclo menstrual. Me daba cuenta de que mis manos se calentaban con la energía sanadora en mi fase premenstrual y quise descubrir más sobre la sanación a través de las manos.

De esta manera, continué explorando diferentes formas de sanación y de espiritualidad transformadora, y me dediqué a practicar y enseñar Reiki durante muchos años. Luego, a partir de mi libro Luna roja, hice cursos e impartí talleres de sanación y de uso de cristales.

Mi trabajo siempre ha sido intuitivo, basándome en sentir la energía e interactuar creativamente con ella. Es muy difícil para mí separar creatividad, espiritualidad, sensualidad y amor, ya que en mi forma de ver, todo es parte de una misma energía.

Mirada Gray, creadora de la Bendición del Útero.
Mirada Gray, creadora de la Bendición del Útero.

Tarot y mitología

– ¿Cómo fue la evolución desde tus estudios tradicionales hasta ser parte de publicaciones místicas como El Tarot de Merlín?

  • Los comienzos de mi formación universitaria fueron en ciencias y luego estudié ilustración científica en una escuela de arte. Siempre estuve interesada en los mitos, especialmente en los originales de las Islas Británicas.

Mi conexión con la naturaleza, con lo ancestral y su sabiduría ha sido una parte importante de mi vida, y me resultaba fácil y fluido ilustrar estos temas históricos. Solía vender copias de mi trabajo en tarjetas, y mi trabajo artístico fue notado por autores, los que me invitaron a ilustrar libros mitológicos, como Dioses Celtas, Diosas Celtas y dos mazos de tarot, El Tarot Arturiano y El Tarot de Merlín. A través de las historias, estos proyectos me permitieron conectar en forma honda con los arquetipos de la tierra, y explorar el camino místico a través del tarot.

Luego, seguí adelante escribiendo e ilustrando Las Bestias de Albión, una baraja-oráculo de animales, en la cual se juntó mi amor profundo por el mundo de lo natural, por el folclore y los animales totémicos. Mi camino como artista siempre ha incluido lo mágico y lo místico.

– Desde tu experiencia, ¿cómo se transforman la escritura, el arte y el cuerpo en herramientas para la sanación femenina?

  • La creatividad básica y esencial de las mujeres no es algo que se pueda separar del hecho de ser mujer. Todo lo que somos es un reflejo de la energía creativa y primitiva que está y corre a raudales dentro de nosotras. Algunas veces se la limita o reprime, pero aún así permanece dentro nuestro.

Nuestra creatividad reside en nuestro cuerpo y en nuestra mente, y va cambiando su estado y forma a medida que nosotras mismas vamos transformándonos a lo largo de nuestro ciclo menstrual. Es parte de cómo percibimos el mundo y de cómo creamos nuestra conexión con él y con todo, a través del amor y a través de la sensualidad física.

La creatividad florece desde nuestra intuición, con una inspiración salvaje y entusiasta; desde nuestro corazón, para crear un hogar amoroso; desde las palabras de un poema que escribimos o del dibujo garabateado que fluye apasionadamente.

Conectar con nuestra creatividad en cualquier manera que queramos expresarla, es sanar, experimentar lo que somos, curar nuestras energías femeninas, nuestra espiritualidad femenina. Es sanar la expresión de nuestra auténtica femineidad.

La conexión esencial

Momento de transformaciónLas Bendiciones del Útero se efectúan durante la luna llena o como parte de los círculos de mujeres. Apoyan con gran energía a las mujeres durante las transformaciones y los momentos de desafíos en sus vidas. Son una manera de celebrar y honrar, a través de una ceremonia especial, la primera menstruación, un encuentro de pareja, el casamiento, el tener hijos y la entrada en la menopausia.

La formación en la Bendición del Útero consiste en una iniciación de Madre-Luna, con secuencias prácticas y de meditación que permiten experimentar la Sanación de Útero en sí misma primero para luego entregarla a otras mujeres, para sanar su centro energético, la matriz, su Santo Grial.

Cada vez que una mujer recibe esta transmisión acelera su propia sanación, su conexión con las energías de lo Sagrado Femenino y su propio desarrollo personal. Tiene que practicar para conectar a todas las mujeres en una especie de tribu amorosa, espiritual y muy unida, potenciando la hermandad femenina.

– ¿Por qué las mujeres necesitan conectarse con su ciclo menstrual?

  • Es una pregunta difícil de contestar brevemente, pero ¡trataré de hacerlo! Cuando una mujer comprende su naturaleza cíclica y comienza a vivir en armonía con esta naturaleza, ocurre algo maravilloso y esencial. Libera la culpa que ha mantenido durante la mayor parte de su vida, acerca de ‘no calzar’ o, no vivir a la altura de las expectativas sociales; suelta el estrés subyacente -el de luchar por ser algo que no era su propia naturaleza- que ha tenido por tanto tiempo que ya prácticamente no percibe.

Asimismo, la mujer descubre que los sentimientos de gozo, felicidad, paz y plenitud se generan muy simplemente, realizando actividades que están sintonizadas con las energías de sus diversas fases. Se va dando cuenta de que su naturaleza cíclica es una fuente de gozo y una poderosa herramienta para crear la felicidad y el bienestar en su vida.

Vivir en armonía con nuestros ciclos, nuestras fases, se siente muy bien; entonces ¿por qué no querríamos estar siempre en ello?

Cuando una mujer comprende su naturaleza cíclica y comienza a vivir en armonía con esta naturaleza, ocurre algo maravilloso y esencial.

– A través de tus viajes, has tenido un amplio acercamiento a la realidad femenina. ¿Qué une y qué separa a las mujeres? 

  • ¡Esta es otra gran pregunta! Ha sido realmente un gusto y un honor viajar y conocer a mujeres de los diferentes países. He aprendido que hay algo muy profundo que nos une en este momento: una sincera necesidad de cambio, de transformación en nosotras mismas y de cambio en nuestras sociedades.

¡Hay tantas mujeres que quieren sanar, tener la libertad de ser quienes son y explorar qué significa ser mujer! Las mujeres desean traer a sus hijos a un mundo más amable, más generoso, más solidario y más femenino. Desean ser auténticamente femeninas, saber qué es lo que esto significa y crear algo nuevo que venga exclusivamente de esta femineidad y desde su mundo interior.

Las mujeres anhelan ser aceptadas y validadas en todos los aspectos de su femenino: las mujeres que son dinámicas e intelectuales, las que son compasivas o empáticas, las que son madres y las que no tienen hijos, las jóvenes y bonitas, y las mayores y sabias. Ellas quieren vivir la sacralidad y el valor de cada aspecto que lleva a ser reconocido y aceptado. Desean tener el derecho de ser valoradas en sus diferencias y de ser respetadas y honradas en su diversidad.

Lo que nos desconecta profundamente es la fuerza con que la sociedad masculina moderna nos impacta aún a cada una. La mujer criada para que su ciclo menstrual sea una herramienta para crear hijos también vive esto como una barrera en su progreso profesional y en su carrera. Además, le cuesta sentir una conexión con la mujer que valora su ciclo menstrual como algo muy edificante, como un regalo en su creatividad.

Para la mujer que ve la femineidad como ser madre y tener hijos es difícil comprender a la mujer profesional que expresa su poder femenino creativamente en su trabajo. Esta desconexión es más profunda que la ignorancia, porque podemos proporcionar a las mujeres esta información y aun así no conseguir la verdadera conexión.

Es penosa la falta de habilidad para entender el concepto de que ser mujer es mucho más que aquello descrito por la sociedad en la que fuimos criadas.

De visita en Chile: Miranda Gray y la Bendición del Útero

Amor y confianza

– ¿Que te hizo venir a Sudamérica, en medio de los fuertes procesos de cambio mundial?

  • Fue simplemente una invitación. Cuando envié el primer correo electrónico acerca de la Bendición Mundial de Úteros no tenía idea de la respuesta que tendría de las mujeres. Fue obvio para mí que desde el corazón de las mujeres, a lo largo del mundo, había un clamor para conectar con sus energías femeninas y restaurar su sacralidad. En respuesta a este clamor, sentí que tenía que ofrecer más eventos mundiales.

“Desde el corazón de las mujeres, a lo largo del mundo, había un clamor para conectar con sus energías femeninas y restaurar su sacralidad”.Fueron también los correos electrónicos de mujeres queriendo aprender la Bendición de Úteros los que me inspiraron para crear el taller de Bendición de Úteros y fueron las invitaciones a enseñar en distintos países las que me llamaron a viajar.

Desde el primer momento, las mujeres de América del Sur han sido maravillosamente activas en la Bendición de Úteros, que se está expandiendo a más y más mujeres a través de emails, posteos, tweets, blogs y grupos.

Así, cuando recibí la invitación a enseñar, no fue solo la invitación de una mujer, sino de muchas mujeres, de la tierra y de lo Sagrado Femenino. Mi compromiso con la Bendición de Úteros es seguir el flujo de energía, seguir las invitaciones y verlas como llamados del Divino Femenino. Y ello me llama a América Latina. Es un placer, un gozo, un honor y una maravillosa oportunidad de conocer mujeres asombrosas y de visitar tan bello continente.

– ¿Qué actividades tienes preparadas para este, tu primer encuentro con las mujeres chilenas? 

  • Desde abril del 2012, cuando comencé con el primer curso de Madres Luna en Londres he estado en una increíble travesía personal. Les digo a mis estudiantes que estoy tan fuera de mi zona de confort que ¡ni siquiera me acuerdo de cómo es! Desde el primer taller, he enseñado en España, Francia, Holanda, México y Colombia, y cada país y cada taller me muestran algo. Cada estudiante me ofrece el regalo maravilloso de su conocimiento, sus experiencias, su energía y su entusiasmo.

Los contenidos del taller que estoy enseñando se han expandido a medida que más y más mujeres comparten conmigo sus experiencias y sus ideas. La Bendición de Úteros no es una idea estática, fluye y se adapta en la medida que las necesidades y los anhelos de cada mujer en cada taller  comienzan a formar parte de ella.

Una de las experiencias nuevas para mí ha sido trabajar con traductoras y ¡es, realmente, un placer! Son mujeres increíblemente talentosas, y he aprendido mucho del lenguaje y la cultura de un país a través de ellas. El número de participantes en los talleres ha ido creciendo y esto acarrea un nivel completamente nuevo de experiencias, tanto para las estudiantes como para mí.

Pero el sentido más grande para mí ha sido el de la confianza: confiar en el fluir, en la energía, en el amor y en el disfrutar en mi corazón y en el significado de lo Sagrado Femenino. Y es por esta confianza y por el gozo en mi corazón ante la idea de conocer a mujeres en Chile y enseñarles a ser Madres Luna que viajo a vuestro país. Traer la Bendición de Úteros a Chile, capacitar a mujeres para que la entreguen a otras, propagar esta energía a lo largo del país es un honor y una alegría profunda. 

 

Silvia Selowsky, periodista y terapeuta, autora de El oráculo de las diosas.
Traducción de Pamela Valenzuela.

Dejar respuesta