SOMOS SALUD MENTE-CUERPO Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Agosto de 2013

Para sanar: Liberar las emociones atrapadas

Permitimos que nuestro cuerpo contenga y acumule emociones que nos hacen mal y, sin saberlo, nos aferramos a ellas con una fuerza tremenda. Un método que utiliza imanes para liberarlas demuestra que podemos vivir mejor y mucho más livianos. La sabiduría interior que cada uno lleva consigo invita a fluir sin apegos nocivos.

Por Carolina Montiel Iglesias

La técnica de Liberación de Emociones Atrapadas del Dr. Bradley Nelson, quiropráctico y sanador holístico, autor del libro El Código de la Emoción, ayuda a liberarse del bagaje emocional atrapado en el organismo que interfiere en nuestras vidas. Es muy simple, y moviliza las emociones a través de la estimulación de los canales energéticos del cuerpo con imanes. Así lo han comprobado los psicólogos y terapeutas Cherie Mancilla -Guru Raj Kaur- y Miguel Ángel Serrano en nuestro país.

El sistema plantea que mucho del sufrimiento actual es producto de energías emocionales negativas que han quedado en nuestros cuerpos, y que su liberación lleva a mejoras en los planos físico y emocional. Por ejemplo, reduce y/o elimina: dolores de cadera y rodilla, depresión severa, ansiedad crónica, enojos, alergias, resentimientos, trastornos alimenticios y miedos nocturnos, entre otros padecimientos.

“A veces, por motivos que aún no comprendemos, las emociones no se procesan completamente. En estos casos, en vez de simplemente experimentar la emoción y luego avanzar, la energía de la emoción queda de alguna manera atrapada dentro del cuerpo físico. Entonces, en vez de atravesar tu momento de enojo o un período temporal de pena o depresión, esta energía emocional negativa puede permanecer dentro de tu cuerpo causando un significativo estrés físico y emocional”, explica Bradley, con énfasis en que las emociones atrapadas “consisten en energías que tienen una figura y una forma. A pesar de no ser visibles, son muy reales”.

Deshacerse de las emociones atrapadas ayuda a vencer obstáculos del pasado y a renovar la forma en que nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás, a sentirse más seguro y motivado y crear las relaciones, la carrera y la vida que siempre se ha deseado. Todos, en algunos momentos de nuestra vida, hemos sentido la carga de emociones sin saber cómo recuperarnos. Ello se traduce en nuevos problemas, auto sabotajes y conflictos cotidianos.

La terapia grupal incluye trabajos de reconocimiento personal y del entorno. También acciones lúdicas como actuar situaciones agradables y crear figuras. (Fotografía: Carola Montiel)
La terapia grupal incluye trabajos de reconocimiento personal y del entorno. También acciones lúdicas como actuar situaciones agradables y crear figuras. (Fotografía: Carola Montiel)

Emoción y conducta

El cuerpo muestra qué nos sucede

Guru Raj Kaur aplica a la práctica conocimientos del sistema de salud chino. Según éste las emociones perjudiciales son:

Alegría y risa: en exceso, dañan al corazón y dispersan el espíritu.

Rabia: daña la energía yin del hígado. Tal desequilibrio aumenta la energía yang, que asciende hasta el corazón y la cabeza, produciendo dolores de cabeza, mareos, visión borrosa y confusión mental.

Angustia: bloquea la energía y daña los pulmones. Perjudica al intestino grueso, el páncreas y el estómago.

La concentración: excesiva u obsesiva en un problema, daña el bazo, el páncreas y la digestión.

La aflicción: disipa la energía vital y debilita el sistema defensivo.

El temor: daña la energía de los riñones, causa insuficiencia renal.

En el mundo afectivo, comenta Miguel Ángel Serrano, se debe considerar que la emoción se refiere al “cambio en el campo afectivo que aparece en el individuo de manera brusca, en forma de agitación más o menos fuerte y acompañado de una conmoción orgánica”. La función adaptativa de las emociones, en este sentido, se relaciona con preparar al organismo para que ejecute eficazmente la conducta exigida por las condiciones ambientales, movilizando la energía necesaria para ello, así como dirigiendo la conducta (acercando o alejando) hacia un objetivo determinado.

Las emociones cumplen funciones en nuestra vida. Por ejemplo el miedo es un llamado a la protección, la confianza a la afiliación y la sorpresa a la exploración. Hay funciones sociales que bajo la mirada de los especialistas facilitan la interacción, permitiendo la comunicación de estados afectivos. Entre ellas, la felicidad favorece los vínculos sociales y las relaciones, y la ira genera repuestas de confrontación.

“Las emociones se anidan en un área del cuerpo, creando interferencias. Su liberación disminuye el dolor”. (Guru Raj Kaur)

Herencias y temas propios

Entonces, ¿qué es una emoción atrapada? El psicólogo dice que el concepto se refiere “a lo que se ha heredado, reprimido, evitado consciente e inconscientemente” y que suele ser la base de suposiciones incorrectas, reacciones exageradas, malas interpretaciones, relaciones sociales interferidas, ansiedad, depresión y fobias. “La energía tensionante e invisible queda sin ser diagnosticada por la medicina tradicional”, enfatiza.

Sostiene que la mente asigna un valor al estímulo sensorial -físico o cerebral- y pone en marcha una poderosa corriente de energía emocional a través de los canales del cuerpo. Una vez que esa energía está en movimiento “adquiere vida propia, produciendo secreciones de diversas hormonas, liberación de neurotransmisores en el cerebro y el sistema nervioso, cambios en el ritmo cardíaco y la presión sanguínea, ajustes en la respiración y estimulación o supresión de la digestión”.

Los sistemas gestores y mantenedores de emociones en la mente que conocemos comúnmente como “diálogo interno” son los recuerdos, los gustos, los juicios, los prejuicios y la fantasía.

La técnica

Según las enseñanzas de Bradley, Guru Raj Kaur sostiene que “la Órbita Microcósmica (OM) es un sendero circular que recorre la espina dorsal y la parte frontal del cuerpo, conectando con todo el sistema de meridianos”.

Sentir los cambios internos

La vida se puede poner algo abrumadora polarizándose en extremos emocionales negativos que la mayoría preferiría olvidar… ¿A quién no le ha pasado? Hay situaciones que pueden quedarse con nosotros y afectarnos. En mi experiencia, al investigar el tema, sentí que frecuentemente no escucho a mi cuerpo. Y estoy segura de que gran parte de los seres humanos cometen el mismo error, ya sea por desconexión y/o ignorancia.

La técnica puede facilitar el proceso de sanación y ayudar a mejorar el funcionamiento global de las personas aún sin estar enfermas, pues armoniza desarmonías energéticas. Por eso, es positivo permanecer en una actitud de autoobservación, dejándose guiar con humildad, manteniéndose alerta frente a pensamientos errantes que siembran dudas y malestares. En mí su aplicación fue una bendición.

El creador del método, el Dr. Nelson Bradley, imparte desde 1998 seminarios en los que da a conocer su conocimiento, adquirido en sus prácticas espirituales y científicas. Uno de sus principales aportes dentro de la medicina energética es el descubrimiento del “muro del corazón”, un bloqueo mayor en el campo emocional. Un autor y terapeuta recomendable para seguir explorando.

Todos los tejidos y órganos producen vibraciones magnéticas específicas que se llaman cuerpos biomagnéticos. “Cada pasada (de un imán por el cuerpo) transfiere energía magnética en el meridiano gobernante. Esta energía magnifica y lleva una intención a todos los demás meridianos, llenando el cuerpo. El resultado es que en tres pasadas se libera la emoción atrapada para siempre”, dice, con énfasis en que querer sanarse es poderoso: “La intención es simplemente otra forma de energía. Como la energía es inteligente, tiene la habilidad de obedecer o de cooperar con la intención”.

El proceso se inicia consultando al paciente si da su permiso para liberar emociones. Luego, se establece un punto de referencia para realizar una prueba o test, en el que el cuerpo responde en forma positiva o negativa ante ciertas preguntas del terapeuta. Todos los test musculares indican “Sí o No” ante la fuerza y la debilidad, respectivamente. Mientras que el test de balance (en el que el cuerpo se mueve independiente a la voluntad) responde lo mismo pero con movimientos hacia adelante y hacia atrás.

Es posible usar sustitutos cuando los pacientes no pueden efectuar estas pruebas. Es decir, un representante ayuda a personas mayores que no pueden mantener el músculo indicador en su posición, que no tienen fuerza o que no se pueden mover por dolores. A su vez, a pacientes con lesiones y niños.

El siguiente paso es determinar si los pacientes tienen emociones atrapadas en ese momento -“aquí y ahora”-. Jamás hay que forzar la situación, sobre todo cuando el cuerpo responde que en ese instante específico no tiene emociones atrapadas. “Es poco probable, pero puede que no sea el momento para liberarla, o que tenga un muro escondido en el corazón”, caso en que el método se invierte, pasando el imán por delante del cuerpo y no por atrás.

“Una sola emoción atrapada puede crear tanto problemas físicos como emocionales”. (Dr. Nelson Bradley)

“El corazón tiene su propia inteligencia. Puede pensar, sentir y recordar. Entonces se realiza el mismo procedimiento. La única diferencia es que tenemos que preguntar específicamente si podemos liberar una emoción del muro del corazón para acceder a la emoción”, asegura.

Después se determina qué emoción es la que está atrapada, según una lista definida que integra emociones como: abandono, desamparo, pena, vulnerabilidad, desesperación, nerviosismo, falta de control, baja autoestima, rechazo, confusión, odio, pánico, fastidio, inseguridad creativa, celos, nostalgia, soberbia, entre otras.

“Indagamos y profundizamos en la emoción solo si el cuerpo nos da autorización. Y se pregunta: <¿Hay más sobre esta emoción que necesitamos saber?> Si la respuesta es afirmativa, se investiga cuándo quedó atrapada, en qué parte del cuerpo está alojada, si es por alguna situación familiar, laboral, de pareja, etc., y si es una emoción propia o heredada”, precisa Guru Raj Kaur.

Sobre las emociones atrapadas heredadas afirma que, según el Dr. Bradley, existen conexiones que cada persona tiene con su familia, en una o varias generaciones, y con las personas que han sido afectivamente significativas. “Lo que una generación deja sin resolver será tarea para la siguiente que, inocente e inconscientemente, tratará de resolver, quedando atrapada en asuntos que no son en realidad su responsabilidad”. Por ello, durante la consulta es posible liberarse a uno mismo y a otros integrantes de nuestro árbol genealógico (preguntando y pasando más veces el imán).

Finalmente, para confirmar que la emoción ha sido liberada se pregunta: “¿La emoción atrapada fue liberada? Si la respuesta es no, se pregunta cuántas veces más hay que pasar el imán para liberarla”, revela.

Guru Raj Kaur es especialista en Psicología Transpersonal y terapias complementarias, instructora de Kundalini Yoga y de Numerología tántrica. Miguel Ángel Serrano también es especialista en Psicología Transpersonal y Shihan en Gendai Reiki Oh. (Fotografía: Carola Montiel)
Guru Raj Kaur es especialista en Psicología Transpersonal y terapias complementarias, instructora de Kundalini Yoga y de Numerología tántrica. Miguel Ángel Serrano también es especialista en Psicología Transpersonal y Shihan en Gendai Reiki Oh. (Fotografía: Carola Montiel)

Talleres conmovedores

Respecto de la recepción de la técnica de parte de los asistentes a los talleres, Guru Raj Kaur comenta que “tiende al asombro, ya sea por el modo de aplicación y/o por sus resultados. Cuando los aprendices o consultantes descubren que todas las respuestas se hallan en su propia sabiduría organísmica y que, de un modo no racional, los síntomas y malestares están ahí como señales que indican el camino a recorrer rumbo al crecimiento espiritual, la actitud se hace más abierta, responsable, profunda y sanadora”.

Sobre la apertura de especialistas en salud mental a este tipo de técnicas, Miguel Ángel Serrano ve un mayor interés, aceptación y validación general de las terapias complementarias: “Esta tendencia parece responder a la necesidad de las personas de sanar física, mental y espiritualmente como un todo en contacto con el todo, y no en parcelas separadas de órganos, partes y otros aspectos de sus vidas. Así también, la apertura por parte de los profesionales y consultantes hacia todo este cúmulo de conocimiento al servicio de sanar se refuerza por la rigurosidad y profesionalismo con el que se están formando los terapeutas en la actualidad”. 

8 Comentarios

  1. No puedo encontrar si puedo usar imanes planos de neodinio o ferrita y de ser asi que polo usar en el meridiano gobernante,ya que los imanes nikke no se los encuentra en Argentina, si alguien puede contestarme seré agradecido.

  2. Estimado Rojas. Puedes utilizar los de neodimio con unos 10.000 gaus . Vienen también en forma de cilindros en medidas de 10 o 15 mm de diámetro por unos 20 mm para ser delizados por el meridiano. Espero te sirva mi comentario.

Dejar respuesta