SOMOS MOVIMIENTO Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Septiembre de 2013

 

Harlet Trujillo y Renate Castro: Euritmia, conexión con el ritmo universal

A través del movimiento eurítmico se expresan conscientemente los contenidos emotivos, mientras se genera una relación consciente con el entorno. Su práctica permite una expansión de la consciencia, tanto del movimiento del cuerpo, como de la palabra y la música, que a través del cuerpo se hacen visibles.

Por Carlos Rold

La Euritmia fue creada por Rudolf Steiner, el padre de la Antroposofía, en 1912. Etimológicamente viene del griego eu, bello, bueno y verdadero; y ritmia, ritmo.

Steiner planteó que la verdadera práctica artística proviene del ser humano como totalidad y que debe ser un ejercicio concomitantemente físico, anímico y espiritual, no solo formal, pues, en su origen, el arte poseía un impulso espiritual en verdad vivo.

La Euritmia es una de las 5 disciplinas desarrolladas por Steiner a través de la Antroposofía, su gran legado. Desde su creación hasta hoy se desarrollan escuelas de Formación Eurítmica en todo el mundo, aunque principalmente en Europa, y en esos países los euritmistas son requeridos en escuelas públicas y privadas, así como también en centros de medicina integrativa, puesto que para esta disciplina el aspecto curativo es uno de sus fundamentos.

A manera general, la Euritmia utiliza elementos teatrales y sonoros para la expresión del ser a través del propio cuerpo. En nuestro país, la Euritmia ha llegado recién de manera formal. El año pasado terminó la 1° Formación Profesional en Euritmia y durante abril del año en curso comenzó la 2° formación de 4 años, entre cuyas materias principales se encuentran: euritmia tonal y vocal, teoría musical, coro, introducción a la teosofía antroposófica y Arte de la Palabra. Colateralmente se estudia poesía, historia, geometría proyectiva, el lenguaje del color, modelado, estructura ósea y esqueleto humano en relación a la música, laringe, filosofía, dibujo de forma, introducción a la historia de la música y compositores clásicos.

En esta conversación con Harlet Trujillo, euritmista encargado de la formación en Chile, y Renate Castro, maestra argentina del Arte de la Palabra, profundizamos en algunos de los aspectos esenciales de esta disciplina denominada “el arte del futuro”.

Fotografía: Ricardo Aliaga Bascopé
Fotografía: Ricardo Aliaga Bascopé

Fuerzas creadoras

– Renate: Aunque se trata de volver a lo original, la Euritmia y el Arte de la Palabra son una nueva forma de educar y de utilizar el habla. Hoy en día la actividad del ser humano está haciendo que la palabra pierda cada vez más su calidad; hablamos, pero en el fondo, no nos comunicamos; las palabras son cada vez más mecánicas y menos humanas.

Hay que tener en cuenta que el origen de la palabra es divino, tiene que ver con el Génesis de la Biblia. Dios creó al mundo hablando; la palabra debiera tener esa fuerza original, pero se ha perdido casi completamente, y esa fuerza es la que nos convierte en seres humanos y no en cualquier animal que emite sonidos. Debemos recuperar esa esencialidad de la palabra para recuperar la dignidad humana, que se ha ido perdiendo porque hemos denigrado el uso del habla.

Entonces, la Euritmia pone en movimiento la recuperación de la palabra. Antes existía la palabra de honor, ahora no. Con la palabra se puede hacer cualquier cosa: destruir, construir, mentir, decir la verdad, educar, violentar, expresar amor o dañar a otro. Cuando uno trabaja conscientemente con la palabra, escoge el camino correcto para la palabra justa. Todo el mundo se mueve por la palabra; entonces, es una fuerza tremenda y hay que aprender a manejarla de manera consciente.

Cuando  practico y entreno Euritmia, durante la noche mi ser vibra entero y cada movimiento que hice en el día resuena, sobre todo en la laringe.

– Harlet: La palabra es uno de los núcleos a través del cual gira la vida humana, y la condición actual del mundo se debe a que los seres humanos no hemos sido conscientes de nuestras palabras, estamos desconectados de ellas y las hemos puesto fuera de nosotros. La Euritmia busca traer la palabra hacia nuestro ser.

Estamos en un punto cero, donde la palabra casi no tiene validez, y ahora, a través de la educación, se le puede dar fuerza nuevamente para que el ser humano conozca su origen. A través de la pedagogía, por ejemplo: sería un camino para trabajar conscientemente con los niños y lograr que cualquier palabra que se diga vuelva a tener validez. En nuestro tiempo, la palabra es mentira; nos hemos acostumbrado a mentir por deporte.

En todas las épocas, los seres humanos se han preguntado ¿cuál es el movimiento adecuado para el desarrollo de la consciencia humana contemporánea? Para nosotros, el movimiento adecuado de nuestra época es la Euritmia; es una conexión directa con el cosmos. El practicante siente que tiene que bailar para reunirse con el movimiento cósmico, y el habla da la sustancia y así se reingresa a ese espacio de conexión directa con las fuerzas cósmicas. Se va profundizando, abriendo ventanas y se puede ver que atrás de esto hay algo aún más grande, que nos lleva a la Fuente de la cual proviene el ser humano. La Euritmia te lleva en esa dirección.

Eurtimia es la re-unión del ser humano con su origen y su proyección en el tiempo venidero; por eso es el arte del futuro. Ahora nadie lo puede entender, porque se trabaja con fuerzas que no son sólo físicas, son fuerzas creadoras y vitales, fuerzas etéricas.

Harlet Trujillo y Camila Gajardo. (Fotografía: Ricardo Aliaga Bascopé)
Harlet Trujillo y Camila Gajardo. (Fotografía: Ricardo Aliaga Bascopé)

Los elementos de trabajo

  • Renate: En Euritmia, el Arte de la Palabra trabaja con la tripartición funcional del habla. Los puntos de articulación que usamos al hablar –labios-dientes-lengua- paladar y garganta- están relacionados de alguna forma con tres partes del alma que son: la voluntad, el sentir y el pensar. Trabajando los tres puntos de articulación se trabajan también esas tres partes del alma.

La Euritmia hace visible la palabra y los sonidos. Fue creada porque en ese momento, al igual que ahora, hacía falta renovar la forma de hablar; entonces, surgió el arte de la palabra como un acompañamiento fundamental de la Euritmia, que se amplió después a otros campos de aplicación como medicina y terapia, pedagogía, etc.

Básicamente, lo que se intenta lograr con este arte es que la voz se independice de lo físico, que la voz empiece a usar el aire como cuerpo de resonancia. Es una idea distinta, ni siquiera los fonoaudiólogos lo contemplan; ellos usan resonadores físicos, la cabeza y la panza. Lo nuevo de esto es la utilización del aire como resonador de las palabras.

“Todo movimiento del ser humano es una búsqueda y un recuerdo del movimiento cósmico.”

La idea es lograr que la palabra suene llena de mí, de mi cuerpo y espíritu. Trabajando conscientemente, buscamos lograr que el cuerpo esté presente en cada palabra que se dice y en cada movimiento que se hace.

Cuando uno cultiva la palabra con esa consciencia, empieza a relacionarse con los demás de una forma completamente diferente, porque nos estamos relacionando con nosotros mismos también de una manera nueva. Este trabajo va modificando mucho de uno, muchos hábitos mal acostumbrados, y el ser humano comienza a aparecer con toda su potencialidad.

  • Harlet: Los ejes de la Euritmia son la música, el canto visible y el habla visible. En el escenario, el euritmista transforma los sonidos y los fonemas en movimiento. Para cada palabra y oración, para cada sonido, hay un movimiento determinado del euritmista en el espacio y una gestualidad específica del cuerpo: cómo se hace una “efe”, cómo se hace una “a”, cómo se plasma en el espacio un adjetivo abstracto o un sustantivo concreto, todo basado en leyes universales que se hacen visibles con el movimiento.
Renate Castro, maestra argentina del Arte de la Palabra. (Fotografía Harlet Trujillo)
Renate Castro, maestra argentina del Arte de la Palabra. (Fotografía Harlet Trujillo)

Habla formadora

  • Harlet: ¿De dónde viene el habla?, ¿cuándo aparece el habla? Uno puede observar a los niños pequeños y aprender mucho de ellos, que viven prácticamente sólo con el sonido y no aún con el intelecto. Hay muchas artes que utilizan el habla, pero no lo hacen visible. Hay que llegar a las leyes universales del habla y de la música; entonces, se descubre que el habla y la música forman al ser humano, esto es el “habla formadora” y tiene que ver con el cosmos, los planetas y el zodíaco.
Euritmia terapéuticaLa Euritmia curativa es una determinada modalidad de la Euritmia. Luego de un diagnóstico clínico e integral, se seleccionan los sonidos y movimientos apropiados, que más adelante son puestos en práctica en conjunto con el paciente, con el objetivo de apelar a las fuerzas formativas del cuerpo o también para reequilibrar procesos orgánicos, logrando una acción recíproca entre movimientos externos e internos de los procesos vitales-funcionales.

Se apela a que sea el propio paciente quien actúe activamente en la configuración de su recuperación. El movimiento, que en lo artístico se orienta hacia fuera, en la Euritmia curativa se orienta hacia dentro, hacia el propio organismo.

La terapia se adapta al estado del paciente, sobre todo cuando se trata de personas en estado grave: su práctica puede efectuarse recostado o sentado, estimulando mayormente el sentido rítmico del cuerpo.

Los órganos, a través de la respiración y la circulación, se relacionan con todo el organismo, abarcando también lo anímico-espiritual. Las manos y pies, pasos, saltos, equilibrio, el habla y la música impulsan la recuperación y sanación del paciente.

Hay una creación que está formando al ser humano cotidianamente desde antes de nacer; nosotros podemos entrar a esas influencias para descubrir que, por ejemplo, desde la constelación de Escorpión hay una fuerza que llega al ser humano y podemos conceptualizarla “aterrizadamente” sintetizándola en la letra “ese”; entonces, a partir de este conocimiento, podemos comenzar a estudiar qué y cómo es esa fuerza zodiacal específica para entenderla, de qué forma se aplica en el ser humano y descubrir cómo podemos utilizar esa potencia cósmica que tenemos integrada en nuestro ser.

 

Lo mismo con la música, que formó al ser humano entero. ¿De dónde vienen esas formas? Investigando al embrión, he visto que en su más temprano desarrollo las primeras células se empiezan a fragmentar y se van convirtiendo una en riñón, otra en hígado, otra en corazón. Y los científicos en realidad no tienen certeza del origen de todo este fenómeno, porque la respuesta no es física, corresponde a esas influencias que vienen del cosmos, son las fuerzas creadoras, y eso es el habla. A través de la Euritmia llego a las mismas fuerzas cósmicas que están formando los órganos y que están incluso antes de la célula, éstas son las “fuerzas etéricas del habla”.

-¿Cómo actúan estos movimientos en el ser humano? y ¿dónde quedan después?

  • Harlet: ¡El ser humano duerme tanto durante toda su existencia! Es un tercio de la vida, en el que se podrían hacer muchas cosas. Lo raro es que uno se acuesta y suelta todo; ¡qué confianza! Te acuestas y no sabes qué pasará, toda la consciencia se pierde. Se supone que se recuperan las fuerzas para despertar al otro día y continuar funcionando. Esto es un punto de vista netamente biológico, pero ¡¿por qué no puedo reparar fuerzas sin perder la consciencia de mí?!

Esas fuerzas que se usan en el dormir son las que utilizamos en nuestra disciplina, pero sin perder la consciencia. Cuando practico y entreno Euritmia, durante la noche mi ser vibra entero y cada movimiento que hice en el día resuena, sobre todo en la laringe.

La laringe es el órgano más sagrado para nosotros, cualquier movimiento que hagas o que pase cerca de ti resonará en tu laringe, vibrará como el agua. Cuando yo hablo, tu laringe habla conmigo; haz la prueba y obsérvate, notarás cómo resuena mientras tú percibes que sólo escuchas; de la misma forma, piensa en una “a” y observa tu laringe, notarás que cambia, se dispone a esa “a” en la que piensas aunque aún no la has pronunciado.

El arte de la palabra y la Euritmia te transforman después en una gran laringe: yo no hablo más, yo soy laringe, pero para serlo necesito un habla diferente, no ese hablar cotidiano mecánico, compulsivo, veloz. Uno tiene que moverse adecuadamente a través de las palabras para ser una gran laringe y llegar al habla visible.

  • Renate: este proceso de trabajo consciente, que es el camino del ser humano en realidad -lograr la consciencia en todo lo que hace, de todos sus actos-, es en el fondo una remodelación del ser. 

*Carlos Rold. Twitter: @Rold_year3000

Dejar respuesta