SOMOS CONTACTO Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Septiembre de 2013

 Un diálogo con Ustad Narinder Sigh Sandhu: Gurubani, la música que lleva a conocer a Dios

“Son 7 notas que al cantarlas producen un juego musical, un océano cargado de colores, belleza y sensaciones. Su vibración es espontánea y sujeta al sentimiento de quien canta. Esta música es orgánica, natural y sentida“, dice Ustad Narinder Sigh Sandhu.

Por Loreto de Nordenflycht

Fotografías de Ricardo Aliaga Bascopé

 

Comenzó a los 6 años mientras su hermana tomaba clases de música clásica. Ahí se sentaba a escuchar. Captaba oralmente las composiciones; así aprendió a memorizar la música por oído. A los 12 años empezó su primer entrenamiento formal con música clásica hindustani durante ocho años seguidos.

Sin embargo, debido a que su familia es de tradición espiritual, decidió tomar el camino de la música devocional: el “gurubani”, un tipo de música en el cual el canto y la melodía buscan la libertad de lo espontáneo; no es reproducible, “razón por la cual no se admiten grabadoras en la práctica, ya que el estudiante siempre tratará de imitar el sonido grabado y eso puede producir mecanicidad”, dice Ustad Narinder.

A través del canto de ragas (estilo de música clásica india) con poemas religiosos, Ustad Narider internalizó que “ya no sólo realizaba música clásica sino más bien un canto a Dios”.

Actualmente, Ustad Narinder Sigh Sandhú enseña en países de todo el mundo, y entre sus estudiantes se encuentran Snatam Kaur, Ram Das y Nirinjan Kaur, conocidos en Occidente a través del Kundalini Yoga. Estuvo en Chile realizando talleres de canto devocional y tabla. Revista Somos tuvo la oportunidad de vivenciar sus talleres y conversar con él.

El maestro con la tampura, instrumento musical indio que produce y mantiene sonidos zumbantes.
El maestro con la tampura, instrumento musical indio que produce y mantiene sonidos zumbantes.

– Usted enseña que cada nota tiene vida…, un aroma, un color, una sensación. Que la escala musical tiene vida en los sentidos. En su experiencia como profesor, ¿cómo describe el proceso en que el estudiante y practicante de esta música comienza a sentir esta vivencia?

  • Es un proceso lento que requiere mucha práctica. Sólo así los sentimientos comienzan a salir a flote. El estudiante comienza cantando las notas principales y, en la medida que más practica, comienza a sentir el raag o la “savia” de cada nota.

Existen 10 de estas savias en la clasificación de la música clásica. Cada una transmite una sensación, una especialidad… Algunas son muy estables, más masculinas; sirven para meditar, estar tranquilo, silencioso; llevan a un estado de concentración. Se cantan temprano en la mañana. Otras son como el vuelo de una mariposa…

– ¿Puede cantar ahora un raag?

Las 7 notasSa Re Ga Ma Pa Dha Ni Sá son las 7 notas de la escala musical clásica de India, llamada también sangeet. Cada una tiene un raga o esencia que aflora en la medida que más se practica. Estas 7 notas se cantan desde distintos centros del cuerpo: el umbilical, el diafragma, la garganta y la lengua. “Cuando las 7 notas emergen, muchas otras experiencias comienzan a emerger en el practicante”, dice Ustad Narinder.
  • Yo sólo puedo cantar una nota. Sólo al mantralizar o repetir constantemente las notas de la música clásica comienzan a salir los ragas o savias, esencias de cada una. Los ragas son una experiencia. Esto es una tecnología muy alta, que consiste en que, a través de las notas y la música, tu alma conversa con Dios.

 

– Entiendo que el origen del sangeet o escala musical hindú que enseña proviene de la enseñanza de los Vedas, pueblo muy devocional. ¿Es así realmente?

  • No son védicas. Sangeet viene después. La música védica es muy antigua y estas escalas son del siglo XII al XIV. Sin embargo, en casi todas las escuelas de música clásica el principal objetivo es conectarse con Dios. Esto es porque en India la música, en general, es muy devocional.

Los ragas son una experiencia. Es una tecnología muy alta, que consiste en que, a través de las notas y la música, tu alma conversa con Dios.

Pero dentro de la música india existen canciones que tratan otros temas, como el amor, la guerra. Para mí el principal objetivo es llevar al que escucha hacia Dios. Toda la música devocional gira en torno a este propósito. Entonces, las habilidades del cantante pasan a segundo plano.

– Háblenos sobre la función del maestro…

“En el siglo XX India ha experimentado muchos cambios. Internet y los medios de comunicación hacen que todo cambie. Aunque el canto devocional en India es muy antiguo y tradicional, también está cambiando… Las nuevas generaciones están optando por nuevas tradiciones.”Ustad Narinder Singh Sandhu.
  • El maestro es muy importante, ya que si bien la práctica es lo más fundamental, la explicación y guía del maestro en cada experiencia de canto es trascendental para el principiante. Él tiene la experiencia y la tranquilidad para explicar los procesos que comienza a vivir el practicante.

 

Se supone que la persona está estudiando para después mostrar lo que ha aprendido, trasmitir lo que su maestro le dio y, para eso, necesita una guía de, por ejemplo, la combinación de notas. Hay ragas que, fusionadas, elevan la energía espiritual, y eso hay que aprenderlo.

– Concluyo que se puede utilizar la música como herramienta de sanación en una persona…

  • Claramente. A través de la música se puede sanar la integridad del ser humano y la naturaleza. Otra de las razones por la que el maestro es importante es por este principio de la música. Para poder sanar a través del canto, primero debe estar sano uno mismo y a través de la vibración de la música y de la guía del maestro, el propio ser se va limpiando.

Las rabias, las envidias, los egos se van purificando en la medida de la práctica y del conocimiento que da el “Ustad” o Gurú. Así uno va volviéndose más puro. Tomamos energía de la naturaleza para transmitirla en el canto hacia una sanación, y si el cantante está pensando: “¡Qué bien lo hago y canto!”, no está sanando o elevando la energía espiritual, por ejemplo.

“A través de la música se puede sanar la integridad del ser humano y la naturaleza”, enfatiza Ustad Narinder Sigh Sandhu.
“A través de la música se puede sanar la integridad del ser humano y la naturaleza”, enfatiza Ustad Narinder Sigh Sandhu.

Su paso por Chile

– ¿Cómo llegó a nuestro país?

  • Cada año voy a un festival de Kundalini Yoga en Estados Unidos. Muchos chilenos van a ese festival, que se celebra en el solsticio de verano. Entre ellos hay un grupo que sigue los cantos de mantras y varias veces me invitaron a venir.

El “gurubani” es un tipo de música en el cual el canto y la melodía buscan la libertad de lo espontáneo; no es reproducible.

Esta es la primera vez que estoy aquí, y siento que la energía de la gente es muy poderosa. El corazón de los chilenos tiene algo muy potente, algo muy antiguo, ancestral, que me ha hecho sentir como que he estado hace mucho tiempo, cuando en realidad solo vine por algunos días. Después sigo mi viaje hacia Argentina.

– ¿Conoce una teoría que plantea que la energía kundalini de los Himalayas ha cambiado hacia las montañas de Los Andes, y que muchas personas que vivieron en los Himalayas han encarnado ahora aquí?

“En el siglo XX India ha experimentado muchos cambios. Internet y los medios de comunicación hacen que todo cambie. Aunque el canto devocional en India es muy antiguo y tradicional, también está cambiando… Las nuevas generaciones están optando por nuevas tradiciones.”Ustad Narinder Singh Sandhu.
  • Siento que cada país merece mi respeto. No conozco esa teoría…. Sé que muchos yoguis y santos han meditado y mantralizado por miles de años en la cordillera del Himalaya… Hay mucha meditación ahí, lo que la hace muy poderosa. Durante miles y miles de años muchos seres muy elevados han meditado en esas montañas. Por eras ha habidos yoguis que han meditado en esos hielos. Hay yoguis tan poderosos que han podido estar por mucho tiempo meditando en las nieves, y es por eso que el lugar está muy cargado. Mucha gente ha puesto mantras en esos hielos.

 

Eso no quiere decir que en esta cordillera no. Yo no sé la historia de esta cordillera, cuán antigua es y quizá cuánta meditación hay en ella. Quizá también mucha. No sé cuántas almas se mueven aquí. Pero nuestro deber es respetar cada país, cada persona. Dios bendice toda la tierra.

– Como seres humanos, ¿cómo podemos perfeccionarnos para que la música que estamos emitiendo sea un reflejo claro de lo que está sintiendo o experimentando nuestra alma?

  • Esta pregunta es muy profunda, y responderla no es fácil porque requiere meditación. Podemos discutir esta pregunta en el futuro. Todo el conocimiento proviene de Dios.

– ¿Tiene intenciones de volver a Chile y continuar la transmisión de su conocimiento?

  • ¡Claro que sí! 

Dejar respuesta