SOMOS ENCUENTROS Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Enero de 2013

Arte y Pulso en la educación

Aristóteles dijo: “Es imposible no reconocer el poder moral de la música; y puesto que este poder es muy verdadero, es absolutamente necesario hacer que la música forme parte de la educación”. Fabiola Riveros, gestora y directora del proyecto educacional Escuela Artística Arte y Pulso nos cuenta sobre la importancia de la música y del arte como fuente de todo aprendizaje y desarrollo integral del niño.

Por Loreto de Nordenflycht

Si se trata de escribir sobre educación son muchísimos los aspectos que se pueden enfocar. Lo difícil, por ejemplo, que está siendo para muchos padres el tema de cómo educar a sus hijos, en qué colegio confiar, qué tipo de educación seguir. Sabemos también que Chile ofrece pocas alternativas al momento de escoger algún método de aprendizaje.

El tema de la educación escolar se presenta como un desafío enorme, a ratos angustiante, por diversas razones que probablemente también conocemos: la caduca forma de enseñar en los colegios tradicionales; niños que vienen con diferentes disposiciones, necesidades, energías y estímulos desde sus hogares; padre y madre trabajando todo el día fuera de casa, y pocos espacios libres y naturales para jugar, entre otras.

Está claro que las nuevas generaciones infantiles presentan necesidades diferentes a las de antaño. Y otra razón de peso son también los nuevos conocimientos que están saliendo a la luz sobre el comportamiento cerebral, y la relación que hay entre los estímulos brindados en la primera infancia y el desarrollo integral del ser humano en su adultez.

Como consecuencia, día a día va en aumento la aplicación del método homescholing o -“educación en casa”- en la cual el infante brinda exámenes libres al Ministerio de Educación, sistema que años atrás era casi reservado para deportistas, artistas o hijos de diplomáticos.

Por otra parte, los colegios del sistema educacional Waldorf y otros métodos alternativos están con una demanda insaciable de padres que encuentran allí un camino de educación integrativa.

Revista Somos conversó con Fabiola Riveros, profesora de educación musical, gestora, educadora y directora de un proyecto educativo dirigido a niños en edad pre escolar (3 a 5 años) llamado “Escuela para párvulos Artística Arte y Pulso” ubicado en la V región, ciudad de Los Andes. Esta iniciativa está dando luces y opciones a una educación que considera el desarrollo integral del niño a través de una pedagogía diferente y seriamente responsable. ¿Cómo lograrlo? A través del arte y la música.

Fabiola Riveros, pedagoga, directora y gestora de la Escuela Arte y Pulso.
Fabiola Riveros, pedagoga, directora y gestora de la Escuela Arte y Pulso.

El porqué de la música

Juan Antonio Guerrero, psicólogo y escritor mexicano, en su libro El maestro y la música en el pre escolar, dice que la música ocupa un lugar primordial en la educación armoniosa de la infancia, constituyendo no sólo un importante factor de desarrollo, sino también un medio para calmar las tensiones, mantener el equilibrio y, en otros casos, encauzar el exceso de energía del niño.

“Nuestra Escuela Arte y Pulso se gesta considerando que la educación artística en el pre-escolar es una de las áreas de primer orden para el buen desarrollo del infante – comenta Fabiola Riveros. Y agrega: – Los elementos que componen esta área, como lo son la música, el dibujo, las artes plásticas, el teatro, la danza, entre otras, son disciplinas formadoras de los diferentes aspectos en el ambiente educativo como la atención, la creatividad y la destreza motriz; generando, mejorando y corrigiendo aspectos de la motricidad fina y gruesa, al tiempo que se manifiesta el afecto y la sensibilidad al valorar el trabajo propio y el de los demás”.

El educador debe estar dispuesto en todo momento a cantar, bailar, gozar, aplaudir, en pocas palabras, a extraer el mayor provecho del quehacer musical.

Desde el punto de vista del desarrollo cerebral, Howard Gardner, neuropsicólogo norteamericano, planteó en 1983 una teoría llamada Las inteligencias múltiples del ser humano. Según ésta, la inteligencia es definida como la “capacidad de resolver problemas y/o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas” y es vista como un conjunto de inteligencias distintas e interdependientes que todo ser humano tiene.

Gardner postula que existen ocho tipos de inteligencias: lingüístico-verbal, lógica-matemática, espacial, musical, corporal cinestésica, intrapersonal, interpersonal y naturalista, siendo la inteligencia musical la que estimula el desarrollo de las otras siete.

“Como profesores –manifiesta Fabiola Riveros-, observamos que la educación artística, en su maravilloso amplio espectro, actúa como puente para el logro de objetivos pedagógicos. Tal es la importancia del ritmo en la vida del ser humano que hoy existen estudios que avalan que la música estructura la forma de pensar y trabajar, influye en el desarrollo emocional, espiritual y corporal del ser humano, ayudando a la persona en el aprendizaje de matemáticas, lenguaje y habilidades especiales.”

“Se trata de provocar una educación alegre, atractiva y entretenida, dando así un gran significado a los momentos de aprendizaje” recalca la directora de la Escuela Arte y Pulso.
“Se trata de provocar una educación alegre, atractiva y entretenida, dando así un gran significado a los momentos de aprendizaje” recalca la directora de la Escuela Arte y Pulso.

Arte y Pulso en Los Andes

– ¿Cómo nace esta escuela?

  • Después de trabajar como educadora durante 16 años en distintos recintos escolares y ver que el sistema educacional imperante le otorga cada vez menos importancia a esta área del ser humano, decidí comenzar esta escuela artística en la cual toda actividad que se realiza en el aula está provista de sentido para el niño. Cuando esto se logra, los niños se involucran en su totalidad en el acto de aprender.

Para que nuestros pequeños logren aprendizajes es muy importante conocer qué es lo que a un niño le despierta su atención y curiosidad de manera natural. La música, la pintura, las texturas, los movimientos “son” el lenguaje de los niños; por lo tanto, desde esa facilidad innata se establece el nexo para lograr cualquier objetivo pedagógico, y no sólo eso, sino el cariño y respeto incalculable de los alumnos.

– ¿Cómo se ha ido desarrollando el proyecto?

  • Comenzamos sin pretensiones con dos niñas a principio del año pasado, y hoy hay un grupo de 12 niños. Los lunes en la tarde tenemos talleres artísticos como ballet, teatro, artes visuales y teatro musical.

Arte y Pulso realiza un trabajo absolutamente fuera del esquema escolarizado. El niño aprende a esta edad a formar su personalidad futura, y eso necesita exploración, alegría, significado, valores, lo que no se enmarca en estructuras rígidas.

Pese a que Los Andes es una ciudad conservadora, en la cual pocos padres se incentivan por realizar algo que esté fuera de lo conocido, estamos muy contentos, ya que hemos ido creciendo al punto de necesitar mayor implementación y espacios. Y como escuela no nos hemos dado mucho a conocer ya que la idea es que siempre sea una educación personalizada, con un máximo de 12 niños por curso. Son los mismos padres que tienen a sus hijos aquí quienes lo comentan a otros padres.

La música, la pintura, las texturas, los movimientos “son” el  lenguaje de los niños; desde esa facilidad innata se establece el nexo para lograr cualquier objetivo pedagógico…Hoy día nuestras pretensiones han ido creciendo y el anhelo es grande. Los mismos apoderados piden que esta escuela pre escolar crezca y que sean los mismos estudiantes que están hoy los que inicien la formación escolar básica desde esta metodología.

– ¿Cómo debe ser un educador de esta línea?

  • Siendo la música uno de los primeros estímulos que el niño recibe, es necesario que el maestro tenga una información amplia sobre las bondades y también sobre los errores en el manejo de la música, para que su labor esté encaminada a producir en los infantes la búsqueda del conocimiento, el desarrollo integral y armónico del individuo por medio de los recursos musicales que tenga a mano.

Debe ser una persona observadora, creativa, libre de barreras frente a la música; debe estar dispuesto en todo momento a cantar, bailar, gozar, aplaudir, en pocas palabras, a extraer el mayor provecho del quehacer musical.

Cabe destacar que esta escuela no es buscadora de talentos artísticos o formadora de futuros cantantes, músicos o artistas, como a veces se suele confundir. Esta escuela tiene fines pedagógicos educacionales que se consiguen a través de la música y las manifestaciones artísticas.

– ¿Existen proyectos de este tipo en otros lugares?

-Sí. En Venezuela, Francia y Canadá ya existen Escuelas Artísticas que están utilizando esta misma metodología de aprendizaje. 

1 Comentario

  1. Excelente artículo. “Resueno” musicalmente con las ocho inteligencias de Howard Gardner. Lo que hace Fabiola y lo que difunde Loreto son maravillas. Dos cosas: éste es uno de los caminos de largo plazo por los que se puede reducir la delincuencia, involucrando a los padres con sus hijos, para que prioricen sus tiempos con ellos. Porque tener mucho y perder a los hijos es una tragedia. Segunda cosa: por favor, suscríbanme al correo que indiqué.

Dejar respuesta