EN EL CAMINO DE ACUARIO Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Febrero de 2014

 

El amor y el nuevo mundo

Estamos viviendo el tránsito de la era de Piscis a la era de Acuario, una época que nos hace sujetos privilegiados. Somos los protagonistas conscientes de un cambio de era, ya no en forma cerrada y excluyente como lo fue hace dos mil años, sino en expansión y de modo activo.

Jaime Hales

Jaime Hales

Escritor, tarotista, abogado.

www.syncronia.cl

Es el paso de lo esotérico a lo exotérico, donde ya no basta decir, como el maestro de Galilea, que “el que tenga oídos que oiga”, sino que es necesario explicar cada señal que nos da la sabiduría, compartirla, intentar que el mundo que nos rodea, es decir, aquellas personas que están cerca de nosotros, asuman la nueva realidad. Más aún, en este año convencional que se inició el 1 de enero de 2014 y que hemos llamado el año del Ermitaño, personaje que accede a la sabiduría y debe ir entregándola permanentemente.

En estos 65 años de caminar por el naciente Acuario, todo ha ido cambiando, en un proceso de creciente aceleración. Pero no se trata de un proceso simple y fácil, unilineal, sino, por el contrario, encuentra muchas resistencias en los que han administrado y usado en su beneficio la era que se va.

Una de las formas más sutiles y eficientes de resistencia es la utilización de palabras, gestos, ideas de la nueva era, para justamente desvirtuarlas. Lo que hicieron aquellos movimientos de los 60 que, invocando el amor y las flores, en realidad incitaron a huir de la sociedad, con la intención de que siguieran mandando los de siempre. Pasado el tiempo, la mayoría regresó y unos pocos han quedado sumidos en la añoranza y el descrédito. La estrategia apuntaba al modelo de El Mundo Feliz de Huxley, para dejar fuera de los beneficios de la sociedad tecnológica a unos pocos que quieren seguir el camino de la humano, mientras las mayorías quedan sometidas al dictatorial poder de minorías que manipulan al ser humano mediante el uso de una tecnología altamente desarrollada.

En este tránsito que afecta a todas las áreas del quehacer humano, uno de los cambios centrales se da en el amor humano. Hoy tenemos experiencia y esperanzas como una combinación útil, al saber lo que ha pasado en la historia y tomar conciencia de lo que queremos.

Sólo amo de verdad, cuando me amo; sólo amo lo que ya he conocido. Conozco al otro y me reconozco en el él y a él en mí.Nos preguntamos, con los poetas del amor: ¿Qué es el amor? ¿Cómo es el amor? ¿Cuáles son las exigencias que nos plantea? Porque la primera constatación acuariana es descubrir que ya no es obligación amar a dios. Él no necesita que lo amemos, sino que lo mágico es que él nos amó primero, poniendo en nuestra esencia una semilla de su propia divinidad. Entonces nuestra obligación es amar a nuestro entorno como él nos ha amado: poniendo ternura, creatividad, protección, nutrición, impulso, pasión.

El majestuoso poeta de la vida, Gonzalo Rojas, se pregunta: “¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios: la luz terrible de la vida o la luz de la muerte? ¿Qué se busca, qué se halla, qué es eso: amor?” Silvio Rodríguez nos traduce la tarea del creador: “Debes amar la arcilla que va en tus manos./ Debes amar su arena hasta la locura./ Y si no, no la emprendas que será en vano:/ sólo el amor alumbra lo que perdura,/ sólo el amor convierte en milagro el barro.”

Busco en mi biblioteca y leo a Gioconda Belli, a Lina Zerón; entre mis apuntes reviso mis propios poemas, tantas veces leídos en voz alta, y publicados en una docena de libros y muchas antologías.

El amor y el nuevo mundo

Y me doy cuenta que el amor es una nueva dimensión que acompaña al ser humano en su proceso de desarrollo integral, cuando descubre que siendo un ser holístico –emocional, físico, espiritual y mental, todo en un acto–, el amor adquiere más fuerza e importancia. Pues ese amor que se da entre seres concretos y no abstractos, con el entorno directo: la pareja, los hijos, los amigos, los parientes, los compañeros de jornada, aquellos con quienes nos unen las emociones, el cuerpo, el pensamiento y el espíritu, no es ni más ni menos que el más poderoso motor, que se provee a sí mismo del combustible necesario, para mover los deseos, las expectativas, las ideas, la transformación de las personas y los cambios en la sociedad.

El amor es ni más ni menos que el mayor impulso al progreso humano, pero no aquel progreso entendido como el bienestar y la riqueza materiales, sino ese desarrollo de la persona más allá de las condiciones económicas. El poder identifica el amor con la voluntad de los gobernantes, y la desobediencia debe ser castigada, porque significa que el súbdito no ama al poderoso al no reconocerle su voluntad como suprema. Por eso es pecado no amar a dios. Y entonces aparece el castigo al pecado y el gobierno a partir del miedo, en que es mejor acatar, no dudar, no vacilar, como los personajes de Huxley.

Pero en esta era hemos descubierto que hay que decir “no al miedo y si al amor”, porque dios nos ama. De él aprendemos. Dios es padre – madre, cariñoso, activo y contenedor, que nos da todo lo que necesitamos y nos deja en libertad para elegir nuestros caminos.

La tarea que nos nace es sembrar amor para combatir el miedo y, de ese modo, frenar el odio y la violencia de quienes quieren ser dominadores. La valoración de mí y mi expresión hacia el exterior se expresará como la forma suprema del amor y del entendimiento, visto no desde la perspectiva individual sino personal, es decir, de mi presencia en el mundo en relación activa y constante con los otros como yo. Sólo amo de verdad, cuando me amo; sólo amo lo que ya he conocido.

Conozco al otro y me reconozco en él y a él en mí.

En el mundo que estamos construyendo, en el Acuario que nace, el amor se expresará en diversas dimensiones: como realidad social, y lo llamaremos solidaridad. Actos de amor por el que no conozco, aunque conozca la realidad global de esas personas. Como realidad grupal, y lo llamaremos amistad o hermandad o amor filial. Como realidad de pareja. Y todo en un solo acto. 

3 Comentarios

Dejar respuesta