NUESTROS CUENTOS Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Febrero de 2014

 

 

La historia del maletero

…Cuentan que un señor llegó a una estación de tren, en un pequeño pueblito provincial. Como tenía consigo tres pesadas valijas, trató de buscar a un maletero que le ayudara a llevarlas al hotel, distante tres cuadras de la estación.

Preguntó al guardabarreras y éste le dijo que buscara a Juancho, a quien encontraría quizás en la plaza frente a la estación. El señor cargó sus valijas hasta la plaza y allí, tendido al sol, sobre un banco… encontró a un barbudo y desaliñado lugareño, que supuso era Juancho:

– ¿Juancho?

– Sí… ¿Eh…? (Sin moverse).

-¿Usted es Juancho?

– …Sí, señor (Sin moverse).

– ¿Usted es el maletero?

– ¡Ahá! (Sin moverse)

– ¡Usted tendría que estar en la estación y no aquí, en la plaza!

-¿Y para qué?

– ¿Cómo para qué? Estando allí encontraría por lo menos diez veces más pasajeros que estando aquí.

-¿Y para qué quiero diez veces más pasajeros…?

– ¡Para ganar más dinero!

– ¿Y para qué?

– ¡Pero hombre!, para comprar… una moto, por ejemplo.

– ¿Y para qué?

– Para llevar las valijas en un acoplado en la moto.

– ¿Y para qué?

– Para hacer más viajes en menos tiempo.

– ¿Y para qué?

– Para ganar más dinero y con un poco de suerte… podría transformarse en un empresario de los transportes.

– ¿Y para qué?

– ¡Para ganar mucho dinero!

– ¿Y para qué?

– Y… cuando tenga mucho dinero podrá vivir sin trabajar y descansar todo lo que quiera.

– (Abriendo un ojo) ¿Y ahora qué estoy haciendo…? 

 

De Jorge Bucay, en Cartas para Claudia, Edit. Nuevo Extremo

La historia del maletero

Dejar respuesta