SOMOS NUTRICIÓN Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Mayo de 2014

Alimentación ayurvédica: Nutrir y equilibrar nuestro cuerpo en cada comida

El Ayurveda es el arte de vivir en armonía con las leyes de la naturaleza. Su línea alimenticia forma parte de una de las sabidurías más antiguas para el cuidado de la salud. Expertos detallan sus beneficios y aportan distintas aristas para el bienestar de vata, pitta y kapha, los doshas, biotipos y/o energías que nos componen como seres humanos. Dicen que una buena alimentación se transforma en felicidad ¿será cierto?

Por Carolina Montiel Iglesias

El Ayurveda es una ciencia milenaria que predica la comunión del ser con la naturaleza. Del sánscrito, el concepto se traduce como “ciencia de la vida”. Según sus estudios, todos tenemos una combinación única e irrepetible de los cinco elementos: aire, éter, fuego, agua y tierra. Éstos son representados por los doshas o biotipos vata (aire y éter), pitta (fuego y agua) y kapha (tierra y agua).

Leilah de Sá, terapeuta ayurvédica y directora general de Ayurvida, explica que las características fisiológicas y mentales de cada persona tienen una estrecha vinculación con la alimentación: “La nutrición ayurvédica detalla los alimentos favorables para que cada biotipo mantenga el equilibrio. Vata -delgado, piel seca, frío, hiperactivo- necesita alimentos nutritivos, húmedos, calientes y cocidos, y debe evitar aquellos que sean fríos, secos y de acción estimulante. Pitta –musculoso, temperatura caliente, buen apetito, tendencia a la acidez, competitivo- requiere alimentos frescos, nutritivos, tibios y livianos, y debe alejarse de los sabores picantes. Kapha -pesado, frío, húmedo, lento- necesita comidas estimulantes, livianas, sin grasa y tiene que evitar los sabores dulces”.

La experta cuenta que estudiantes del centro que dirige visitaron recientemente Kerala, estado federal al suroeste de India, conocido como la cuna de la medicina ayurvédica. Allí se acercaron a interesantes programas de alimentación destinados, entre otras materias, a colaborar en la sanación de enfermedades:

“Nos sorprende saber que hace 3.000 años el Ayurveda ya había descubierto el efecto que tiene cada tipo de alimento en nuestro cuerpo”, comenta Leilah, con énfasis en que “debemos ser más conscientes en las elecciones y promover la calidad de nuestros alimentos, protegiendo nuestro medio ambiente y nuestra Tierra”.

duardo Socolovsky, argentino, se formó con maestros y escuelas de diferentes tradiciones y viene con regularidad a Chile para enseñar Ayurveda. (Fotografía: Gentileza Eduardo Socolovsky)
duardo Socolovsky, argentino, se formó con maestros y escuelas de diferentes tradiciones y viene con regularidad a Chile para enseñar Ayurveda. (Fotografía: Gentileza Eduardo Socolovsky)

Cotidiano y accesible

Aunque no lo sepamos, el Ayurveda está presente en muchos de nuestros hábitos alimenticios cotidianos, especialmente en la comida tradicional casera. Por ejemplo, el uso de aliños como pimienta, comino, orégano y cilantro mejora la digestión de algunos alimentos descritos en los libros más antiguos de esta sabiduría. “Hoy los comemos porque generación tras generación se han adoptado como ricos; sin embargo, su origen milenario proviene de las recomendaciones del Ayurveda”, sostiene Leilah de Sá.

El Ayurveda nos recomienda preferir los alimentos y hierbas de estación que crecen en nuestro entorno, “pues la sabia naturaleza nos ha dado exactamente lo que necesitamos. Chile posee todos los recursos naturales necesarios para una alimentación saludable ayurvédica como: frutas, verduras, cereales, semillas y granos”. No obstante, la terapeuta advierte que son necesarios “más profesionales de la área salud, nutricionistas y expertos en gastronomía que conozcan estas enseñanzas”.

Algunas medidas que se pueden adoptar fácilmente, mientras la sociedad sigue evolucionando e incorporando antiguas enseñanzas y apuestas multiculturales en su estilo de vida, son: optar por alimentos propios de la estación del año; aplicar disciplina en los horarios de las comidas; usar aliños variados y disminuir o eliminar el consumo de enlatados.

Es una invitación a atreverse y probar hasta encontrar aquellas preparaciones que aportan a nuestro bienestar. Al respecto, Leilah de Sá comparte algunos consejos para empezar el día, con un adecuado desayuno según los biotipos. “Vata: Leche de almendra con avena, espolvoreada con pistachos, polvo de cardamomo y ciruelas deshidratadas. Pitta: zumo fresco de manzana o pera batido con gel de aloe vera y endulzado con azúcar integral. Kapha: zumo fresco de manzana, mezclado con una rama de apio y un trozo de jengibre fresco, endulzado con miel o stevia”.

Leilah de Sá, directora del Centro Ayurvida, junto a las expertas en este conocimiento Karin Nawrath, Pamela Frenk, Soledad Cerda y Francisca Campillay. (Fotografía: Gentileza Ayurvida)
Leilah de Sá, directora del Centro Ayurvida, junto a las expertas en este conocimiento Karin Nawrath, Pamela Frenk, Soledad Cerda y Francisca Campillay. (Fotografía: Gentileza Ayurvida)

Autogestionar la salud

Eduardo Socolovsky, profesor de Ayurveda que realiza talleres en España, Portugal, Holanda, Argentina y Chile, pone el acento en que una buena alimentación es sinónimo de salud. “Te conviertes en tu propio médico”, ejemplifica, y expresa que “esto requiere estudio, tiempo y responsabilidad. Luego, el beneficio es que puedes auto-gestionar tu salud, sin tener que recurrir a dietas rígidas o restrictivas. Una vez que comprendes cómo funciona, puedes jugar y crear diferentes menús y, también, saber cuándo podrías permitirte pequeños excesos”.

El Ayurveda ayuda a leer las señales del cuerpo cuando éste se encuentra más vulnerable o más fuerte. “Incluye el conocimiento de la alimentación como remedio casero, tanto a nivel interno como externo. Los elementos personales para el cuidado del cabello, la piel, los ojos… usan ‘comida’, es decir jugos de fruta, aceites, miel, polvos de plantas, infusiones, etc.”.

Eduardo Socolovsky también comparte con Somos algunas recomendaciones nutricionales que aportan un giro y complementan otras visiones expertas en la materia.

Todo alimento es remedio
El Ayurveda es reconocido por la Organización Mundial de la Salud como un sistema médico tradicional. El Centro de Medicinas Alternativas y Complementarias del Instituto de la Salud de Estados Unidos lo ubica en la categoría de sistemas profesionales complementarios mayores. Y en India hay 256 Colleges y Facultades de Medicina que lo imparten como carrera profesional.
Entre sus postulados está el que todo alimento es remedio y cada remedio es alimento. Por ello, toma en cuenta la dieta y el estilo de vida. “Nosotros mismos reconocemos que nuestra salud no puede ser separada de lo que comemos, lo que hacemos y lo que pensamos. El Ayurveda nos proporciona un sistema para entender el conjunto de energías y cualidades en movimiento por nuestras prácticas de vida diarias, así podemos usarlas para impedir o prevenir los desequilibrios que causan enfermedad”, manifiesta el dr. Jorge Luis Berra en www.medicinaayurveda.org

Vata dosha debe comer menos cantidad en cada comida, pero más veces por día (aprox. cinco), favoreciendo los platos calientes, húmedos, oleosos y con sabores dulce, salado y agrio. Tiene que evitar el exceso de picante, amargo y astringente, y siempre acompañar la comida con una infusión de hierbas como el Yogui Tea (cardamomo, jengibre, canela clavo, anís, pimienta, coriandro, hinojo).

Es importante ser constante en los horarios, no saltearse comidas y comer en un entorno de paz y contención emocional. “Aprender a condimentar (especialmente con jengibre) para que estimule el fuego digestivo pero no excederse, ya que puede alterar la mente y las emociones”, propone. El tipo de cocción más favorable es al vapor o hervido y siempre usar algún aceite crudo. El exceso de alimentos crudos puede generar hinchazón.

Especialmente en otoño, la estación Vata, hay que estar más atento a estas indicaciones aún cuando Vata no sea el biotipo predominante. “También cuando se sienten desequilibrios relacionados con este dosha, como ansiedad, temblores, falta de concentración o de enraizamiento, miedos, indecisión, hinchazón y sequedad”.

Pitta dosha no tiene que saltarse la comida del mediodía. Puede comer más cantidad de alimentos crudos. Los sabores que lo favorecen son dulce, amargo y astringente, mientras que los sabores que lo alteran son picante, agrio y salado. Las comidas deben ser suaves y refrescantes, sobre todo en verano.

Kapha dosha no puede excederse en la cantidad, sobre todo en la cena. No es bueno que coma más de tres veces por día, y si no siente hambre, no debería comer. Lo favorecen los sabores picante, amargo y astringente. Sus sabores perjudiciales son salado, dulce y agrio. Le vendría bien ayunar una vez por semana.

Utilice los alimentos para nutrir su cuerpo, no para alimentar sus emociones 		(Deepak Chopra)

Comer bien, el mejor medicamento

En Ayurveda se dice que cuando la alimentación es correcta, no es necesaria la medicina; “sin embargo, actualmente el tema de la alimentación tiene un gran auge y corremos el riesgo de olvidar otros pilares de la salud como: una actitud positiva (gestión mental / emocional), la meditación, la respiración, el ejercicio mental y corporal, el descanso y la relajación”, asegura Eduardo Socolovsky.

El impulsor de www.heyoka.com.ar declara que en el caso de Vata es muy importante, además de seguir una dieta correcta, “regular el mundo emocional y mantener un equilibrio mental, a través de la interacción social y afectiva y la ejecución de ejercicios cuerpo-mente, masaje, auto-masaje, entre otros”.

Para Pitta es fundamental “no obsesionarse con la dieta perfecta ni con otras metas”, sino que adoptar una actitud más lúdica, por ejemplo en actividades que impliquen jugar y “no tomarse las cosas tan en serio”.

Para Kapha, en tanto, resulta importante “realizar un ejercicio físico vigoroso, transpirar, y no dejar que la vida se estanque en una rutina aburrida. Siempre hay que introducir nuevas aventuras”.

“Nos sorprende saber que hace 3.000 años el Ayurveda ya había descubierto el efecto que tiene cada tipo de alimento en nuestro cuerpo”  Leilah de Sá

Recetas

Ayurvida recomienda platos inspirados en Eat-Taste-Heal: An Ayurvedic Cookbook for Modern Living de T. Yarema, D. Rhoda y J. Branningan. Para conocer el biotipo personal al que se orientan las recetas, lo ideal es tomar una evaluación con un terapeuta ayurvédico. De todos modos, se puede alcanzar una aproximación con un test dosha (como el que pone a disposición www.ayurvida.cl).

Alimentación ayurvédica: Nutrir y equilibrar nuestro cuerpo en cada comida

Pasta con verduras (para Vata)

Ingredientes:

  • 1 paquete de espagueti
  • ½ taza de agua
  • 1 cda de jugo limón
  • Sal de mar a gusto
  • 3 cdas de aceite de oliva
  • 1 taza de zapallo amarillo en cubos
  • 2 tazas de zapallo italiano en cubos
  • 6 pimientos rojos
  • 3 cdas de albahaca fresca
  • 3 cdas de pesto de cilantro
  • 3 cdas de crema de almendras

Preparación:

Cocinar la pasta al dente con agua, jugo de limón y sal. Cocinar las verduras con aceite de oliva, bajar el fuego cuando tengan una adecuada consistencia y añadir la crema de almendras y el pesto de cilantro. Mezclar con la pasta y servir inmediatamente.

Alimentación ayurvédica: Nutrir y equilibrar nuestro cuerpo en cada comida

Thai de vegetales (para Pitta y Kapha -con variación)

Ingredientes:

  • 3 cdas de ghee
  • 1 taza de tofu cortado en cubos
  • 1 zanahoria en julianas
  • 1 zapallo italiano en julianas
  • 1 taza de brócoli sin tallos
  • 2 cdtas de la mezcla de ½ cdta de cilantro en polvo, ½ cdta de hinojo en semillas y ½ cdta de tomillo
  • ¼ taza de leche de coco
  • ¾ taza de arvejas
  • 1 taza de agua
  • Sal de mar a gusto
  • 2 cdtas de jugo limón de pica
  • 3 cdas de cilantro picado fino

Preparación:

Sofreír el tofu con el ghee y las especias hasta que se doren. Añadir las verduras, el agua, el jugo de limón y la sal. Cocinar hasta que los vegetales estén al dente, bajar el fuego y añadir la leche de coco. Cocinar por 3 minutos, retirar del fuego y decorar con cilantro fresco. La misma receta sirve a Kapha, añadiendo 2 cdas de jengibre fresco en el cocimiento de las verduras. 

Dejar respuesta