SOMOS INSPIRACIÓN Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Junio de 2014

 

Mawlana Sheikh Nazim Al Haqqani (21 abril 1922 - 7 mayo 2014):"Los corazones no conocen distancias, solo nuestros cuerpos"

El cielo se abrió y tomó lo más preciado. Millones de corazones revolotean en la inmensidad de su silencio. Tú nos contienes a todos, todos nos hemos ido contigo. En este gran planeta no hay lugar que no te extrañe, porque tú lo amabas y conocías todo…

Por Orden Sufi Naqshbandi Chile

“Parece como un final Parece como una puesta de sol Pero en realidad se trata de un amanecer Cuando la tumba se cierra Es cuando se libera tu alma  ¿Alguna vez has visto una semilla caída a la tierra? ¿No asciende con una nueva vida? ¿Por qué deberías dudar de la ascensión de una semilla llamada humano?” Mawlana Rumi

Conexión espiritual

“Una persona puede desear no estar lejos de sus seres queridos. Sin embargo, está escrito que eso no sucederá. Firaq significa separación y todo el mundo debe encontrarse y, en uno u otro momento, separarse. A lo que nuestro cuerpo físico se refiere, está escrito que no podemos estar siempre juntos. Simplemente no es posible. Sin embargo, espiritualmente se nos ha dado un poder y una técnica mediante la cual cualquier persona puede solicitar un re –encuentro espiritual.
Esto es posible porque nuestras espiritualidades tienen la posibilidad de estar en conexión. En la terminología de Tassawwuf (el camino sufí), esta conexión se conoce como “Rabitah”. Se puede usar en cualquier momento y siempre se encontrará más poder, más coraje, más sabor, más mejoras y más desarrollo en su viaje hacia la Divina Presencia. El ijaazath (permiso) para utilizar esta técnica se da a todos ustedes”.
Mawlana Shaykh Nazim

Sheikh Mohammed Nazim Al Haqqani ha partido al encuentro con su Amado, ha vuelto a su verdadero hogar. Un guerrero espiritual, un santo que transitó toda su vida por la vía del amor, dando ejemplo de excelencia humana.

 

Nos entregó de su miel para saborear la añoranza de Dios y así aspirar a ser nada ni nadie, anhelando la extinción en el Amor Divino. A través de su ejemplo vivo y la entrega desinteresada de su sabiduría, pudimos degustar un poco de ese Océano infinito y grandioso de Misericordia que se llama Allah. Haber tenido el honor de transitar por su mismo camino, el que se remonta al Profeta Mohammed(sws), significó conocer el verdadero servicio, la tolerancia, los buenos modales, la manifestación de las realidades del corazón, aprender a navegar por nuestros mares internos y los océanos celestiales de la Divina Presencia.

Presencia y enseñanza

“Todo ser creado, sea cual fuere, representa algún tipo de sabiduría de su Creador. Una hormiga tiene una función especial, una misión. De no tener una misión, no hubiera sido creada. Oh tú, ¡conoce tu misión! En el momento en que entiendan su misión, encontrarán el camino hacia su Creador… Instruirnos en lo que debemos hacer es la sabiduría que se esconde tras que nos envíen un maestro. Si no hay maestros, los estudiantes no aprenden nada. Por eso Allah, el Altísimo, Majestuoso y Exaltado, trajo criaturas a la existencia e instruyó a Su Amado: <Ha enseñado el hombre lo que no sabía> (96:5)”.

Mawlana Sheikh Nazim nació en 1922, en la isla de Chipre, y fue descendiente directo del Profeta Mohammed(sws), del famoso poeta y girador derviche Mawlana Jallaluddin Rumi y de Sheikh Abdul Qadir al Jilani.

Mawlana Sheikh Nazim Al Haqqani (21 abril 1922 - 7 mayo 2014)
Mawlana Sheikh Nazim Al Haqqani (21 abril 1922 – 7 mayo 2014)

Desde temprana edad, Sheikh Nazim demostró una extraordinaria apertura espiritual. Recibió su entrenamiento en Damasco por más de 40 años, de manos del gran maestro sufi Gransheikh Abdullah ad-Daghestani, mentor de reconocidas figuras como G. I. Gurdjieff y J.G. Bennett. Antes de dejar este mundo en 1973, Gransheikh designó a Mawlana como su sucesor, con la misión de difundir la Orden Sufi Naqshbandi de Este a Oeste. Fue el maestro número 40 de esta Cadena Dorada de guías espirituales.

Los dos platillos
“Todas las cosas han sido creadas para enseñar al ser humano. Le enseñan, ‘¡Mira! Todo lo que hay a tu alrededor está en equilibrio’. Debes mantener ese equilibrio. Es el equilibrio de vida: el equilibrio entre la vida física y la espiritual. Hay dos platillos. En la medida en que uno esté lleno y el otro esté vacío, mientras en uno haya más que en el otro, no estarás en paz. Mientras tu ser espiritual esté triste, no podrá cargar con el peso del cuerpo. Tan pronto recuperes el equilibrio, el Cielo y la Tierra serán tus vecinos.”
Mawlana Sheikh Nazim

Vivió en Chipre el resto de su vida, con su mujer y sus cuatro hijos, en estrecha conexión con la naturaleza, la belleza y la paz. Una vida sencilla, real hasta la médula. Su casa, siempre abierta a todos, recibió a miles de discípulos del mundo entero. Se dormía y comía en su mesa, toda su forma de vida abierta como un libro para quien quisiera leerlo.

 

El camino que llevó Mawlana como Sheikh Sufi fue abierto y amistoso con todos, incluidos los de diferente opinión. Siempre buscó la cooperación, con el objetivo de beneficiar a la humanidad y crear un mundo más pacífico.
Mawlana se dedicó a promover el pluralismo religioso y el respeto, condenando el terrorismo y el extremismo. Tendió su mano hacia los miembros de toda confesión religiosa; incluso tuvo la oportunidad de abrazar al Papa Benedicto XVI en ocasión de su visita a Chipre en el año 2010.

Sheikh Nazim fundó incontables centros, en prácticamente cada país del mundo, en donde a través de la oración y el servicio, se enseña a vivir en paz y armonía. Rechazó toda forma de extremismo y radicalismo, personificando la enseñanza del Profeta Mohammed(sws): “Nosotros -es decir, los musulmanes- somos una nación moderada”.

El día que Mawlana Sheikh Nazim murió, llovió en todos los lugares sagrados de Medio Oriente: Mecca, Medina, Damasco y Chipre. No solo sus discípulos nos despedíamos de él en el mundo entero; el cielo lo lloraba también. Pero tan infinito es el amor de Dios por su amado santo, que la tristeza de ese llanto era también alegría por su regreso al hogar, en forma de agua bendiciendo nuestra tierra.  


Si quiere saber más sobre la Orden Sufi Naqshbandi en Chile, ingresar a: www.sufi.cl

Dejar respuesta