SOMOS SABIDURÍA DE AYER Y HOY Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Junio de 2014

 

 

Monje budista Matthieu Ricard en Chile: “¡Viva la revolución del altruismo!”

Traductor y asesor personal del Dalai Lama, Matthieu Ricard, conocido como “el hombre más feliz del planeta”, visitó Chile por primera vez para ser el principal expositor del III Encuentro de Relaciones Saludables y Felicidad.

Por Bruno Solari *

Estuvo casi una semana en Chile, mucho tiempo considerando su apretada agenda. Pasa la mitad del año meditando en el Tíbet, y la otra mitad, viajando por el mundo, dando conferencias y promoviendo el cultivo del altruismo y la compasión.

Dada su educación científica -es doctorado en Genética Celular del Instituto Pasteur- y su posterior formación como monje budista, Matthieu Ricard se ha transformado en una suerte de interfaz viviente en el fecundo diálogo que están realizando la ciencia moderna y el budismo.

Uno de los grandes iniciadores y promotores de estos diálogos fue el científico chileno Francisco Varela (recopilados en libros como: Un Puente Para Dos Miradas; Dormir, Soñar y Morir y Emociones Destructivas, entre otros), que cultivó una cercana relación de amistad con Matthieu Ricard, la que probablemente influyó en su inmediata disposición a venir a Chile y conocer su gente y sus montañas.

Fue un privilegio haberlo conocido y compartir con él y otras personas un almuerzo y un paseo por los cerros del Cajón del Maipo. Me pareció una persona muy clara, accesible y sencilla. De buen humor y buen estado físico, llevó mucho mejor que varios de nosotros los más de 40 minutos de caminata. Como fotógrafo, demostró una profunda capacidad de percepción.

De regreso de nuestro paseo, Somos tuvo la oportunidad de hacerle algunas preguntas relacionadas con su visión global sobre los desafíos que enfrentamos como sociedad. A continuación, sus respuestas: simples y directas.

Nuevo desafío planetario

– ¿Cómo percibe Ud. el nivel de consciencia de la humanidad en este momento?

– No sé qué quieres decir con nivel de consciencia, pero creo que hay dos tendencias en la humanidad. Por un lado, existe una tendencia muy individualista, y eso no lleva a la felicidad. El individualismo no tiene mucha consideración con el destino de las futuras generaciones ni puede cuidar mucho el medioambiente.

Un nuevo paradigma

Matthieu Ricard forma parte del Grupo de Trabajo de Expertos Internacionales (Expert Working Group, IEWP) formado por Bután para la generación de un nuevo modelo de desarrollo, que en enero de este año, presentó a la ONU un documento llamado Felicidad: Hacia un Nuevo Paradigma de Desarrollo.
Las propuestas de Ricard y de los otros especialistas se pueden ver en:
http://www.newdevelopmentparadigm.bt/2013/11/29/contributions-to-the-ndp-report

Y también hay otra tendencia que tiene más que ver con la cooperación y el altruismo. Esta puede llevar más a una economía del cuidado y a reducir las desigualdades. Es decir, puede generar menos individualismo y puede llevar a un mejor contexto social: mejores condiciones laborales, en la familia, etc. Si tienes más consideración por los demás y, además, estás más presente (más “mindfull”), no vas a devastar el ambiente para las futuras generaciones. Ese tipo de actitud está apareciendo.

Entonces, ¿cuál de ambas tendencias será más fuerte? Podemos observar que recientemente la tendencia de la cooperación se va volviendo cada vez más fuerte. Creo que es un buen momento para dar el próximo paso en lo referente a la tendencia de la cooperación, en lugar de la competencia.

– ¿Considera que existe un avance en relación a tiempos pasados?

– Bueno, estos son los nuevos desafíos. Desde hace muchos años, hasta tiempos recientes, el impacto del ser humano en el planeta fue ignorado. No es que estuviera planificado destruir el planeta, sino que ocurrió porque aumentó la población y, por ende, la demanda de recursos, etc. Entonces, esto ocurrió y la crisis nos tomó por sorpresa.

En consecuencia, ahora tenemos que cambiar nuestra mentalidad, porque no podemos simplemente destruir el planeta y ya. En comparación con tiempos pasados estamos enfrentando un nuevo desafío, ya que hemos generado un impacto profundo en el planeta. Eso implica cambiar la forma en que hacemos las cosas. El nivel de consumismo es excesivo y tenemos que cambiar hacia una simplicidad voluntaria, porque no podemos seguir consumiendo de esta manera.

Matthieu Ricard, monje budista de origen francés que visitó recientemente nuestro país. (fotografía: gentileza de Bruno Solari)
Matthieu Ricard, monje budista de origen francés que visitó recientemente nuestro país. (fotografía: gentileza de Bruno Solari)

Alcanzar la felicidad

– ¿Cuáles son las reales posibilidades de que una persona que no está dedicada a la contemplación, que tiene que vivir en esta sociedad, pueda alcanzar la felicidad?, ¿a través de qué medios podría lograrlo?

-La felicidad no se trata de la búsqueda insaciable de experiencias placenteras; se trata más bien de una forma de ser, que tiene que ver con un conjunto de cualidades, como la bondad, la sabiduría y la libertad, paz y fortaleza interiores.– Aunque la gente tenga que trabajar y preocuparse por sus familias, aún así puede hacer ejercicio físico, por ejemplo un poco de jogging o de gimnasia. Y las personas lo hacen porque es bueno para la salud.

Así también podríamos hacer 15 o 20 minutos diarios de entrenamiento mental: meditación, entrenamiento de la compasión, mindfulness basado en el cuidado por el otro (que no es simplemente mindfulness, sino que mindfulness con el cuidado por el otro) o entrenamiento en la bondad. Si hacemos esto, vamos a poder cuidar la salud de nuestro cuerpo y de nuestra mente.

La felicidad es una mente excepcionalmente saludable, nada más que eso. Es una forma óptima de ser, que posibilita que contemos con los recursos para manejarnos con las subidas y bajadas de la vida, porque tenemos los recursos necesarios dentro nuestro. Estos se pueden desarrollar a través de un entrenamiento. Si practicas 10 o 15 minutos cada día, estas habilidades pueden ser desarrolladas.

– ¿Qué puede hacer una persona común y corriente, como nosotros, frente a la avaricia que mueve al mundo?

– No estoy de acuerdo con que sea solamente la avaricia la que mueve al mundo. Hay miles de ONGs en el mundo, muchas más de las que había antes. Mira los emprendimientos que existen en la actualidad, que están recibiendo fondos que antes no se estaban destinando a los emprendimientos sociales y medioambientales. Son magníficas iniciativas para ayudar al mundo en que vivimos.

Por supuesto, sigue habiendo gente codiciosa, lo que no es muy bueno, porque a ellos la codicia no los hace felices y, además, hacen infelices a su entorno. Así, todo el mundo pierde, es una situación perder-perder.

Si eres bondadoso con los demás y piensas en los demás, estás generando una situación ganar-ganar. La gente que quiere obtener más y más obtiene menos y menos felicidad.

El antídoto para el sufrimiento

-El budismo tradicional habla de 3 venenos (codicia, aversión e ignorancia). Según el filósofo David Loy, estos 3 venenos se encuentran institucionalizados en nuestra sociedad. Según usted, ¿cómo podríamos trabajar con estos tres venenos institucionalizados de forma tan notoria en nuestras sociedades modernas?

-Puedes ver el aspecto negativo de las cosas, porque es cierto, existen. Y por eso es que estamos sufriendo. Como un buen doctor, primero se hace el diagnóstico de la enfermedad. Pero no es suficiente decir “estamos todos enfermos”. Existe la cura, la medicina y un tratamiento que podemos seguir.

De eso trata la enseñanza del budismo. De poder liberarse de la codicia, del sufrimiento y la ignorancia. Si decimos “bueno, las cosas son así”, por supuesto que no vamos a hacer nada. Pero si sabemos que es como una enfermedad, podemos contar con que la enfermedad tiene cura.

Hoy enfrentamos un nuevo desafío, ya que hemos generado un impacto profundo en el planeta (…) El nivel de consumismo es excesivo y tenemos que cambiar hacia una simplicidad voluntaria…Tenemos que hacer lo que sea necesario para remover esos venenos, usando el antídoto adecuado. En las enseñanzas de Buda se habla del antídoto contra el sufrimiento, que es el antídoto contra la ignorancia. Ese antídoto está ahí. Ahora bien, si estás enfermo y no quieres seguir el tratamiento, las cosas podrían tornarse complejas.

– Hasta ahora el budismo ha sido fuertemente incorporado en la salud y psicología occidentales. ¿Cuáles son las posibilidades y los beneficios que usted ve de que el budismo sea incorporado en otras áreas, como política y economía?

– El camino del budismo que se ha utilizado en las aplicaciones clínicas, psicológicas y en las neurociencias puede ser llamado como la ciencia budista. El Dalai Lama siempre distingue entre la ciencia budista, el budismo filosófico y la práctica budista.

La ciencia budista tiene que ver con investigar la realidad y, como disciplina, está abierta a todo el mundo. Esta ciencia budista tiene que ver con una ética secular y la utilización de diferentes técnicas que provienen del budismo, pero que no requieren que adoptes el budismo como filosofía ni como religión. Pueden ser utilizadas por cualquiera porque son universales.

En ese sentido, pueden ser utilizadas como entrenamiento mental, por ejemplo como lo ha hecho Jon Kabat-Zinn con sus programas médicos en hospitales de reducción de estrés basado en mindfulness (se refiere a los Talleres de Reducción de Estrés Basado en Atención Plena), así como también el uso del amor altruista o metta.

Todo esto puede ser utilizado, claro que puede ser utilizado, es más, debería ser utilizado en políticas públicas, en compañías, organizaciones y emprendimientos. Si vas logrando un entrenamiento altruista de la mente, con la motivación adecuada, entonces va a ser bueno para ti, para tu entorno inmediato y para toda la sociedad.

(fotografía: gentileza de Bruno Solari)
(fotografía: gentileza de Bruno Solari)

La revolución del altruismo

– Si tuviera que promover un cambio de consciencia global, ¿por dónde empezaría? y ¿por qué?

– Por el altruismo, porque cuando, por un lado, escuchas a los economistas hablar acerca de los desafíos sociales y, por el otro, a los ambientalistas hablar de los problemas medioambientales, pareciera que hablan un lenguaje distinto. ¿Por qué? Porque los economistas hablan del corto plazo (10-20 años) y los ambientalistas están pensando en el largo plazo (50 y más años). Así no se pueden entender, porque el interés por preservar el planeta no es lo mismo que obtener un buen balance de metas a final de año.

Entonces, hay un concepto que puede ayudar para hablar el mismo tipo de lenguaje. Ese concepto es el altruismo, es decir, tener más consideración por los demás. Porque si tienes más consideración por los demás, se puede llegar a tener una economía que no esté basada en obtener el bono más grande ni estar jugando en el casino.

Si tienes más consideración por los demás, vas a ver que la vida social va a llevar a más florecimiento y a evitar la destrucción del planeta. Es realmente un concepto muy poderoso. Es una base para crear un nuevo sistema. Necesitamos algo conceptual de este tipo para llevar adelante esto.

La moda de la felicidad

– ¿Cuál es su definición personal de felicidad?

– La felicidad no se trata de la búsqueda insaciable de experiencias placenteras; se trata más bien de una forma de ser, que tiene que ver con un conjunto de cualidades, como la bondad, la sabiduría y la libertad, paz y fortaleza interiores. Eso te da la fuerza para encarar todo lo que la vida te trae. La felicidad trata de un estado de ser, no de una sensación.

– ¿Qué opina del hecho de que se esté hablando tanto de felicidad en la actualidad?, ¿corremos el peligro de que se transforme en una moda o en un bien de consumo?

– No, porque al hablar de felicidad, estamos hablando de sufrimiento. Y el sufrimiento ha acompañado al ser humano desde siempre, y lo va a seguir acompañando, ya que todo el mundo experimenta sufrimiento.

Y la felicidad trata sobre la liberación del sufrimiento. Así que no te preocupes, ¡ya que el sufrimiento no va a pasar de moda! (risas). 

 

*Bruno Solari, psicólogo, magíster en psicología, instructor de mindfulness y miembro de la Red Compartiendo Felicidades. Se desempeña como Consultor de Carrera en el Área Alumni de la Universidad Adolfo Ibáñez ([email protected])

**Nuestros agradecimientos a Eduardo Gómez Haedo por su traducción

Dejar respuesta