SOMOS SABIDURÍA DE AYER Y HOY Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Agosto de 2014

 

Tenzin Gyatso, el XIV Dalai Lama: Embajador de la paz y la compasión

 

Muy pocos conocen el nombre real de este hombre de mirada de niño y sonrisa afable que es, sin duda, uno de los referentes éticos por la paz, la compasión y la armonía en el mundo entero. El peso de su investidura temprana como líder del budismo tibetano tiene una justificación y una trayectoria.

Por Eva Débia

El término Dalai Lama proviene de una mezcla entre el mongol y el tibetano: dalai significa “océano”, y lama, “gurú”. La traducción más aceptada a nivel mundial es, de esta forma, “Océano de sabiduría”.

En el marco político, este título es una investidura entregada al dirigente del gobierno tibetano en el exilio, pero sus repercusiones cotidianas son mucho más profundas: el Dalai Lama es el líder espiritual del budismo tibetano, también llamado lamaísmo.

Orígenes históricos

El jefe mongol Altan Khan (1507-1582) se convirtió al lamaísmo en medio de su revolucionario gobierno; reconoció a Sonam Gyatso como la “reencarnación de Buda en la Tierra”, influenciando a su nación a seguir sus enseñanzas. Él fue quien acuñó el término Dalai Lama; sin embargo, Sonam Gyatso fue el tercero de este linaje propiamente tal. Antes se les distinguía solo por el apellido Gyam-tsho (Gyatso).

“Aunque haya religiones diferentes, debido a distintas culturas, lo importante es que todas coincidan en su objetivo principal: ser buena persona y ayudar a los demás." Dalai LamaLa esencia de este traspaso de sabiduría recae en que los Dalai Lamas son reencarnaciones del Avalokiteśvara, divinidad esencial para esta religión, cuyas enseñanzas son apreciadas como del nivel de Buda; Gendun Drup (1391-1474) fue considerado su primera encarnación, y por lo tanto, aunque carecía del título propiamente tal, honrado como el primer Dalai Lama. Gendun nació en un establo, fue criado como pastor hasta los siete años y, tras ingresar al monasterio de Nartang, llegó a ser uno de los hombres más sabios de su época.

De acuerdo a la tradición, se estima que tras el fallecimiento de un Dalai Lama, su conciencia sutil tarda un máximo de 49 días para encarnarse de nuevo en un niño, que ya desde su nacimiento puede dar señales de su carácter especial. Este niño es reconocido como Dalai Lama por el Panchen Lama (cargo que también es vitalicio, y que es elegido por el Dalai encarnado).

Este proceso de reconocimiento de la reencarnación personificado es llamado tulku y consiste, entre otras pruebas, en identificar objetos que eran propiedad del Dalai en su encarnación anterior: un tulku es un monje budista que ha escogido conscientemente renacer.

La figura de Tenzin Gyatso, el XIV Dalai Lama.
La figura de Tenzin Gyatso, el XIV Dalai Lama.

Tenzin Gyatso

Jetsun Jamphel Ngawang Lobsang Yeshe Tenzin Gyatso nació el 6 de julio de 1935 en la localidad de Amdo, en el este de Tíbet; sus padres, Choekyong Tsering y Diki Tsering, lo nombraron Lhamo Dondhup. Tenía cinco años al momento de ser proclamado como la encarnación del XIII Dalai Lama fallecido, Thubten Gyatso; entonces, fue llevado al palacio de Potala y oficialmente proclamado líder espiritual.

Tras la muerte de Thubten Gyatso, el Panchen Lama del momento, Kewtsang Reting Rinpoché, tuvo un sueño en el que vio un monasterio, una carretera, una casa con tejado azul, un perro y un pórtico con un niño sentado bajo él. En 1937, una delegación de monjes partió rumbo a Amdo, donde encontraron en el poblado de Takser una casa con todas aquellas condiciones.

Si bien en el ámbito familiar ya habían reconocido que el hogar había sido visitado por la conciencia sutil del XIII Dalai Lama, los monjes de la comitiva llegaron a las puertas del lugar disfrazados de mercaderes y el mismo Rinpoché como empleado de éstos. De acuerdo a lo que cuentan, el pequeño lo reconoció como “un monje de Sera”, y lo llamó por su nombre.

Tal y como requiere la tradición, para confirmar esta reencarnación de acuerdo a las normas fijadas en el libro Magia y Misterio en el Tíbet, una serie de objetos como malas (rosarios), implementos rituales, libros, tazas de té, etc. fueron depositados junto al niño, quien debió elegir los que pertenecían al difunto tulku.

Teniendo apenas cuatro años, fue ordenado monje budista y entronizado como XIV Dalai Lama del Tíbet. Desde esa edad ya se destacaba por su enorme capacidad de memoria, comprendiendo los textos esotéricos a poco andar, facilitando así su reconocimiento como un maestro por encima de todos los demás monjes a los 9 años.

El XIV Dalai Lama es también llamado Kundun (la Presencia), Gyalwa Rinpoché (Precioso Vencedor) o “portador del loto”. Inspirado en el mensaje de Mahakaruna (gran compasión), es vegetariano e impulsa que la gente lo sea; en su momento, solicitó a los restaurantes de Dharamsala que se volvieran vegetarianos, e intercedió, mediante su postura y ejemplo, para que determinada cadena internacional de comida rápida a base de pollo no abriera establecimientos en el Tíbet.

“Para que nuestra vida sea valiosa, tenemos que desarrollar buenas cualidades, como cordialidad, afabilidad y compasión. Entonces, nuestra vida podrá ser más significativa y pacífica, más feliz”.                                          Dalai Lama, en “El Arte de la Felicidad”, Ed. Grijalbo.

Quiebre doloroso

Hasta 1950, el Dalai Lama era el jefe supremo de la monarquía del Tíbet, hecho que se quebró con la invasión china a cargo de los Estrellas Rojas. Antes de este tiempo, el Dalai Lama vivía en el palacio Potala, una imponente edificación de mil habitaciones situada en la ciudad de Lhasa. Hoy, el Dalai Lama vive en el exilio, y reside en la ciudad de Dharamsala, en el estado de Himachal Pradesh, al Norte de la India.

A sus escasos 15 años, el 17 de noviembre de 1950 fue declarado Jefe de Gobierno en Exilio; convencido de que su palabra no podía ser silenciada en pos de liberar a su país de la opresión china, el Dalai Lama decidió cruzar los Himalayas a pie, en compañía de aproximadamente 80.000 tibetanos. Mao Tse Tung puso inicialmente en el gobierno del Tíbet al Panchen Lama; sin embargo, al no poder manejarlo a su arbitrio, decidió encarcelarlo en 1964.

En 1954, el Dalai Lama viajó a Pekín en compañía de variados representantes del mundo religioso y civil para reunirse con Mao y obtener un diálogo pacífico; dos años después, en 1956, la reunión se repitió, esta vez en la India. Allí, el Dalai conoció al Primer Ministro Nehru, a quien le pidió apoyo para liberar al Tíbet. Lamentablemente, el 10 de marzo de 1959 Lhasa se levantó contra la invasión china, siendo reprimida de manera brutal y el país ocupado por completo.

Exilio y Premio Nobel

Actualmente, Dharamsala es reconocida como “la pequeña Lhasa”, ya que sirve de capital en exilio a aproximadamente 130.000 refugiados tibetanos. Otros viven en Nepal, Suiza, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá y otros 30 países.

El diez de diciembre del año 1989, la figura del Dalai Lama tomó reconocimiento mundial al ser distinguido con el Premio Nobel de la Paz. El uso constante de la no violencia como arma principal de lucha para la recuperación de la libertad de su pueblo, conmovió al mundo entero, y su vida, puesta de pronto en el tapete, sirvió de inspiración a diversas películas filmadas en Hollywood: ejemplos claros son “Siete años en el Tíbet” y “Kundun”.

El mensaje de Tenzin Gyatso ha sido plasmado en más de un centenar de libros.
El mensaje de Tenzin Gyatso ha sido plasmado en más de un centenar de libros.

Reconocimientos

El Dalai Lama es miembro del Comité de honor de la Coordinación Internacional para el Decenio de la No Violencia y de la Paz, y ha recibido un sinnúmero de otros reconocimientos: el 17 de octubre de 2007, el Congreso de los Estados Unidos le otorgó la Medalla de oro del Congreso, pese al reclamo formal presentado por el Gobierno de China.

Los catorce Dalai Lamas

Gendun Drup, 1391-1474
Gendun Gyatso, 1476-1542
Sonam Gyatso, 1543-1588
Yonten Gyatso, 1589-1616
Ngawang Lobsang Gyatso, 1617-1682
Tsangyang Gyatso, 1683-1706
Kelsang Gyatso, 1708-1757
Jamphel Gyatso, 1758-1804
Lungtok Gyatso, 1805-1815
Tsultrim Gyatso, 1816-1837
Khedrub Gyatso, 1838-1855
Trinlé Gyatso, 1856-1875
Thubten Gyatso, 1876-1933
Tenzin Gyatso, 1935 – actual Dalai Lama

En el 2009, aceptó la invitación del gobierno de Taiwán a visitar la isla, de religión mayormente budista y que es reclamada por China como parte de su territorio. Al año siguiente, fue recibido en la Casa Blanca por el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama. Dado que China seguía considerando una provocación cada gesto político del Dalai, en 2011 anunció que renunciaba a todos los cargos políticos del Gobierno Tibetano en el exilio, para quedar sólo como líder espiritual y religioso.

Recibió las llaves de la ciudad de Nueva York, a manos del Alcalde Bloomberg, el 25 de septiembre de 2005; fue nombrado ciudadano honorario de Canadá, en 2006; ciudadano honorario de Ucrania, durante el aniversario del Premio Nobel, el 9 de diciembre de 2006 en Mc Leod Ganj; también recibió la llave de Los Ángeles por parte del alcalde Bradley, en septiembre de 1979, y la llave de San Francisco por parte de la alcaldesa Dianne Feinstein el 27 de septiembre de 1979.

Las universidades del mundo lo han aplaudido fervorosamente: recibió el doctorado Honorario en Química y Farmacia por la Universidad de Münster, el 20 de septiembre de 2007; el doctorado Honorario de Southern Cross University el 8 de junio de 2007; la distinción Presidencial de la Universidad de Emory, en febrero de 2007; el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Santiago de Chile, 4 de mayo de 2006; el Doctorado Honoris causa de la Universidad Iberoamericana, campus ciudad de México, el 7 de octubre de 2004; y la Medalla de la Universidad Berkeley de California, Berkeley, el 20 de abril de 1994.

Junto a todo lo anterior, también ha sido distinguido con el Premio Jaime Brunet de los Derechos Humanos, el 9 de octubre de 2003; el Premio Humanitario Hilton, el 24 de septiembre de 2003; la Liga Internacional para los Derechos Humanos lo reconoció el 19 de septiembre de 2003; recibió la Life Achievement Award de la Hadassah Women’s Zionist Organization el 24 de noviembre de 1999; el Premio Cuatro Libertades del Instituto Franklin y Eleanor Roosevelt, el 4 de junio de 1994; el Premio Mundial de la Paz de New York Lawyer’s Alliance el 27 de abril de 1994; el Premio de las Naciones y de la Tierra de Naciones Unidas en el Programa Ambiental, el 5 de junio de 1991; el Avance de la Libertad Humana de la Freedom House, el 17 de abril de 1991; y el Premio de la Memoire de la Fondation Danielle Mitterrand, el 4 de diciembre de 1989;

Figura internacional

A pesar de que Tenzin Gyatso insiste en definirse a sí mismo como “un simple monje”, se dedica a viajar por todo el mundo hablando en pro del pueblo tibetano y entregando enseñanzas de amor, paz, compasión, empatía, respeto y solidaridad. Posee una gran jovialidad y es un hombre altamente informado y culto; sus discursos y conversaciones han sido plasmados en más de un centenar de libros.

Al ser consultado por la religión, señaló en su momento que “siempre he creído que es mucho mejor el tener una variedad de religiones, una variedad de filosofías, que una única religión filosófica. Esto es necesario dadas las diferentes disposiciones mentales de cada ser humano. Cada religión tiene sus particulares ideas o técnicas, y el aprender acerca de ellas sólo puede enriquecer nuestra propia fe. Aunque haya religiones diferentes, debido a distintas culturas, lo importante es que todas coincidan en su objetivo principal: ser buena persona y ayudar a los demás.”

Sobre la muerte, en una entrevista extensa a la cadena ABC el Dalai Lama indicó que “en el momento de la muerte, la mente es el estado más sutil. En el proceso de muerte una transformación ocurre en la conciencia. Con entrenamiento, esta transformación puede ser estudiada en vida. Obtener este estado antes que llegue la muerte es muy beneficioso para los budistas. Tendría que tomar el menor esfuerzo posible, como está escrito en los textos esotéricos”.

“Hay muchos métodos – continúa la cita- para alcanzar la luz sobre esto. En la meditación po-wa, se entrena a salir y entrar al cuerpo a voluntad. Es esta posibilidad de separación de la conciencia y del cuerpo de un ser humano la que llamamos la transformación. Hay también otras técnicas para transferir la conciencia a otro cuerpo estando vivo. Hay dos condiciones para esta realización: debilitar las causas de las ataduras al cuerpo físico, es decir los cinco klesha y el karma por medio de la concentración, y contemporáneamente crece el conocimiento de los procedimientos de la mente, la manera como ésta se desplaza desde la región del corazón a través de los sentidos en dirección de los objetos, los conductos por los cuales circula y el vehículo a través del cual debe pasar cuando entra en el cuerpo y lo abandona es el Yoga clásico.” 

Dejar respuesta