SOMOS MENTE-CUERPO Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Octubre de 2014

La  infertilidad  desde la medicina científica y la  medicina tradicional china

Ante la situación de la infertilidad, que preocupa hoy a tantas parejas, la medicina china ofrece amplios y variados recursos.

Por Dr. Tomás Ramírez

Una de las necesidades fisiológicas del ser humano es tener descendencia. Los seres humanos nos multiplicamos a través de la reproducción sexuada, en la que ambos padres compenetrados van a llegar a un clímax en el cual no solo se traspasa las semillas, para la formación del cuerpo, sino además se traspasa energía.

Hay muchas personas que no pueden concebir un hijo, pero hoy, gracias al avance de la ciencia, a lo que se suma la apertura de la sociedad, contamos con distintos procedimientos y técnicas de ayuda para facilitar la concepción de un hijo.

Entre estos procedimientos están los vientres de alquiler usados en familias homo parenterales o madres que no pueden concebir en su vientre; técnica de congelación de óvulos, frecuentemente usada por mujeres que, por variadas razones, deben postergar su maternidad; las técnicas de fertilización asistida, para padres que presentan infertilidad o mujeres que optan por ser madres solteras y que pueden escoger, de un álbum de fotos de donadores de semen, “al donador”, además de elegir rasgos faciales, color de ojos y pelo, e incluso se puede conocer algunas habilidades del dador.

La  infertilidad  desde la medicina científica y la  medicina tradicional china

La medicina tradicional china nos confirma que el ser humano no solo está formado de un cuerpo, sino también de energías, y estas son traspasadas en el momento de la concepción. Estas energías explican cómo funciona el organismo. Hay energías más sutiles llamadas energías espirituales, entre ellas el alma, el espíritu. La infertilidad de uno de los padres debe ser diagnosticada a partir del trastorno en esa energía y la zona del organismo en que está ubicado el trastorno.

Entre los 20 síndromes que, según la medicina tradicional china, generan infertilidad, podemos mencionar el síndrome de óvulos congelados, en que los ovarios y/o el aparato ginecológico están faltos de energía. Se debe colocar agujas de acupuntura con moxas de calor, para hacer llegar energía calórica a los ovarios, con el fin de restaurar su funcionamiento.

Un segundo síndrome es la deficiencia de sangre en la pelvis, en cuyo caso, debemos hacer llegar sangre, dando sopas de hierbas productoras de este elemento que se dirijan a esa zona, y acupuntura para aumentar la energía. Una vez recuperadas la sangre y la energía de la zona, la fertilidad ha sido restablecida y se puede concebir un hijo naturalmente.  

Dejar respuesta