REINVENTARSE Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Septiembre de 2014

 

 

Los mitos de la felicidad

Los estudios de la Psicología Positiva han derribado muchos de los mitos que la mayoría de nosotros tenemos acerca de la felicidad. Muchos creen que la felicidad depende de las circunstancias que les toque en la vida y asocian la felicidad al destino, a la suerte, a ganarse la lotería, al dinero que se tenga o a la belleza. No es así. Por ejemplo, los niveles de felicidad entre ricos y pobres son similares. El impacto de las situaciones accidentales positivas sobre la felicidad es mínimo.

Ignacio Fernández

Ignacio Fernández

Ignacio Fernández
Director Departamento Psicología Organizacional
Universidad Adolfo Ibáñez

[email protected]

Otro mito extendido es que la felicidad se busca. El sólo hecho de pensarlo así significa que la felicidad estaría afuera de uno, en una relación de pareja, en un trabajo, en los hijos, en el reconocimiento de los otros o en la conquista de algún logro muy deseado. La evidencia científica demuestra que la felicidad no se busca ni se encuentra. La felicidad se construye. Es un músculo que requiere ser entrenado todos los días de la vida para mantenerse tonificado y fuerte.

La felicidad duradera sí existe y no es sólo una colección de pocos buenos momentos dentro de una vida de lágrimas. Los felices han aprendido que es necesario practicar actividades diarias de felicidad. Los felices son perseverantes, rigurosos y tiene mucha fuerza de voluntad. Sostenerse feliz es un logro activo y cotidiano, haciendo aquello que nos brinda felicidad.

La Psicología Positiva ha investigado y sintetizado esas actividades diarias para ser feliz, esas máquinas del gimnasio para fortalecer la musculatura de la felicidad, simples de hacer y difíciles de sostener diariamente. Para construirnos como personas felices nuestras actividades son agradecer y expresar reconocimiento, cultivar el pensamiento optimista, aprender a perdonar, disfrutar el momento, actuar amablemente, sobrellevar la adversidad, meditar regularmente, comprometerse con objetivos importantes para la vida, hacer actividad física, cuidar activamente las relaciones significativas y practicar la bondad.

Recientemente Sonja Lyubomirsky, una de las investigadoras de Psicología Positiva más reputadas a nivel mundial, publicó los últimos hallazgos en el libro “Los mitos de la felicidad”. El mayor obstáculo para ser feliz son nuestras creencias limitantes, aquellos juicios de lo que debería suceder para ser feliz. Es condicionar la felicidad a algún logro externo, una idea tan extendida en nuestra sociedad de consumo.

Si eres de los que piensas “Seré feliz cuando……………….. (complete la oración)”, estás asegurando en parte importante tu infelicidad. El opuesto de la frase funciona igual. “No seré feliz si………………… (complete la oración)”.

Lyubomirsky resumió las creencias limitantes más extendidas entre las personas, esas que hacen que la vida se convierta en una carrera por lograrlas, sacándonos de nuestra felicidad potencial en el presente.

Respecto de las relaciones humanas

Mito 1: Seré feliz cuando……. me case con la personas adecuada.
Mito 2: No seré feliz si……. mi relación fracasa.
Mito 3: Seré feliz cuando……. tenga hijos.
Mito 4: No seré feliz si……. no tengo pareja.

Respecto del trabajo y el dinero

Mito 5: Seré feliz cuando……. encuentre el trabajo apropiado.
Mito 6: No seré feliz si……. me arruino económicamente.
Mito 7: Seré feliz cuando……. tenga dinero y sea rico.

Respecto del pasado

Mito 8: No seré feliz si……. tengo una enfermedad de diagnóstico grave.
Mito 9: No seré feliz si……. sé que no seré futbolista (o el sueño infantil de cada uno).
Mito 9: No seré feliz cuando……. los mejores años de mi vida ya hayan pasado.

El mayor obstáculo para ser feliz son nuestras creencias limitantes, aquellos juicios de lo que debería suceder para ser feliz. Es condicionar la felicidad a algún logro externo, una idea tan extendida en nuestra sociedad de consumo.Lo interesante es que la ciencia ha encontrado suficiente evidencia para rebatir los mitos anteriores, indicando que son trampas mentales que nos hacemos a nosotros mismos, configurando la infelicidad desde nuestra forma de pensar.

Este es el gran aprendizaje que es necesario hacer respecto de la felicidad. La felicidad depende de nuestra forma de pensar, de nuestras creencias, juicios y modelos mentales. Cualquiera de las creencias mencionadas en los diez mitos son castradoras. Depredan tu posibilidad de construir felicidad y vivir la vida positivamente.

¿Cuáles con las creencias pro-felicidad, esas que me ayuden a sentirme feliz cada día? Las creencias pro-felicidad son tres:

Creencia pro-felicidad 1: La felicidad es un estado interior potencial que está esperando ser activado. La felicidad está dentro de cada uno y no está afuera. La felicidad no depende de nada exterior ni de ninguna circunstancia. Tenemos el regalo de que la felicidad está esperando dentro de nosotros.

Los mitos de la felicidad

Creencia pro-felicidad 2: La felicidad es una forma de mirar y habitar el mundo. La felicidad está en mis ojos, en mi manera de pensar e interpretar la existencia. Los felices tienen un estilo cognitivo que interpreta la realidad de modo optimista, incluso los hechos inevitables y dolorosos. Descubren lo positivo incluso dentro del dolor y lo negativo. Miran optimistamente y viven felices. Es necesario sustituir una mirada amarga o negativa del mundo por la posibilidad de mirar con positividad. No hay nada objetivamente bueno o malo allá afuera. Todo está en nuestra forma de mirar e interpretar. Es decir, la felicidad es una construcción subjetiva. Si me cuento el cuento de vivir una vida feliz, es muy probable que así sea, pues tomo la decisión y el mundo se comienza a configurar de ese modo.

Creencia pro-felicidad 3: La felicidad está en el presente, en los pasos de mi camino. La felicidad no está en el resultado ni en lograr relaciones, éxitos u obtener cosas. No existe el camino a la felicidad. La felicidad es el camino, paso a paso, en el presente. 

Dejar respuesta