SOMOS BUSCADORES

 

 

De muchas formas podemos atender a nuestra salud vaginal, y una de ellas son con los baños de vapor con hierbas. Conoce más de esta medicina tradicional de pueblos originarios de México y Guatemala en el siguiente artículo:

Los baños de vapor vaginales

hierbas

 

Los Baños de Vapor Vaginales
Medicina Ancestral para Mujeres Modernas

Traducción y adaptación del artículo original publicado aquí.
Traductoras: Mayella Almazán Arreola y Claire McGrath

Medicina ancestral maya

Los baños de vapor vaginales o del yoni son un antiguo tratamiento para las mujeres utilizado por las parteras y los curanderos tradicionales mayas en América Central y del Sur. Rosita Arvigo, maestra de la medicina Maya, quien ha llevado esta técnica al mundo angloparlante, nos recuerda este antiguo tratamiento olvidado que cualquier mujer puede usar en casa, también conocidos como bajos en América del Sur y Centroamérica o como CHAI-YOK en Corea. Conforme a la tradición coreana y maya, estos baños se dice que ayudan con infecciones locales, regulan el ciclo menstrual y ayudan a reducir hemorroides.

La práctica se menciona en las primeras crónicas de los frailes españoles que se tomaron tiempo para registrar las prácticas curativas de los mayas y los aztecas. Los baños vaginales de vapor son un tratamiento común y efectivo para muchas de las dolencias femeninas, sobre todo los de carácter grave o crónico. Sin embargo, no necesitas tener algún problema menstrual para practicarlos, se pueden también realizar como un tratamiento por gusto, placer, como un bello mimo y cuidado a nuestro cuerpo.

Las parteras las recomiendan después de 1-9 días después del parto, dependiendo de la preferencia personal y la condición de salud de cada mujer. Son excelentes para la dismenorrea, amenorrea, los quistes ováricos, los fibromas cervicales y como ayuda para la salud en general para evitar cualquiera de esas dolencias.

¿Con qué frecuencia? Depende de la severidad de la condición de la mujer, pero abajo te compartimos algunos tips.

Regularización del ciclo menstrual

Las menstruaciones dolorosas plagan a mujeres de todas las edades a menudo retirada de la actividad diaria o el uso de analgésicos tóxicos, mes tras mes. Sin embargo, las mujeres no necesitan experimentar su ciclo mensual de esta manera. Existen remedios antiguos no sólo para el alivio de los síntomas de dolor, sino también para la limpieza de los órganos de forma que la causa de dichos malestares se elimine del cuerpo.

Atención preventiva, peri-menopausia y menopausia

Los baños de vapor vaginales son también una buena atención preventiva. Para aquellas que tienen ciclos normales, sin dolor, se recomienda un vapor vaginal cuatro veces al año justo antes de la menstruación. Algunas mujeres menopáusicas relatan que gracias al uso de los mismos, ellas eliminan coágulos y sangre oscura, espesa incluso un año después de que la menstruación ha cesado. “Mejor fuera que dentro”, es nuestro lema. La combinación de vapor y los compuestos naturales de las plantas penetran profundamente en el cuello uterino y el útero para expulsar los fluidos menstruales endurecidos y las acumulaciones patológicas que no se han desprendido totalmente con cada ciclo mensual. El endurecimiento de la membrana uterina provoca cólicos en el útero para expulsar la acumulación endurecida o engrosado.

silla-para-bañosEstudio de Caso

Gretta, una niña menonita de quince años, se sentó delante de mí en lágrimas. “No me gusta mi menstruación. La odio. Hay tanto dolor que desearía no haber nacido mujer.“ Desde que su menstruación comenzó hace tres años fue confinada a la cama durante tres días de cada mes, tomando medicamentos fuertes para aliviar el dolor que aliviar ligeramente el dolor. Su madre la trajo a mí después de que todo lo demás había fallado. Gretta había ya visto a varios médicos en Mérida, Ciudad de Guatemala y un grupo grande de otros profesionales en vano. Le hice la pregunta más importante: “¿Ves sangre oscura al comienzo del ciclo y sangre oscura en la parte final del ciclo?” Ella lo miró sorprendida. “Nadie me preguntó esto antes, aunque, eso sí, siempre. ¿Qué significa eso?” “Bueno”, le contesté, “esto significa que el útero necesita ser limpiado desde su interior. La sangre oscura en el inicio de la menstruación es lo que no alcanzó a eliminarse desde el último ciclo y la sangre oscura al final del período es de muchos meses, incluso años de acumulación en la membrana uterina. La acumulación se endurece, se oscurece y se espesa que hace que el trabajo de útero provoque calambres tratando de expulsar el material endurecido.“

“¿Sabes lo que es un baño de vapor vaginal?” le pregunté a su madre.

“En realidad, sí, ya sé que mi abuela en Canadá solía hacer ellos para nosotros, pero se me olvidó todo acerca de ellos. ¿Crees que va a ayudar? ” respondió ella con una mirada burlona.

Yo les di un gran puñado de hojas de orégano fresco para hacer tres vapores vaginales consecutivos en casa. Afortunadamente, era el momento oportuno ya que su menstruación comenzaría en unos 7 días – perfecto. Además, me tomé el tiempo para explicar a ambas que muy probablemente se eliminaría un montón de sangre espesa y oscura con la siguiente menstruación. Podría verse como granos de café, jarabe de chocolate o incluso como carne de hamburguesa. Y, por supuesto, eso fue exactamente lo que pasó en el primer, segundo y tercer día de su período. “Gracias a Dios que nos dijiste lo que podría ocurrir después del tratamiento y los vapores, porque si yo no hubiera sabido, la habría llevado a la sala de emergencias sin duda. Fue absolutamente impresionante! pero para el cuarto día ya estaba libre de dolor “.

Cómo hacer un vapor vaginal en casa

Es un proceso muy sencillo que consiste en agua, las plantas, una manta, una silla y una hora de tiempo. Si usted tiene orégano, albahaca, caléndula y romero en su jardín, elija un buen puñado de hojas frescas y tallos – alrededor de dos o tres puñados de hierbas. Utilice una hierba sola o cualquier combinación de las hierbas mencionadas. Otras hierbas útiles para baños de vapor vaginales incluyen las hojas de bardana, agripalma, manzanilla, milenrama, plátano, hierba tora, lavanda y tomillo.

  1. Haga una infusión con las hierbas a fuego lento en una olla con agua tapada durante diez minutos y deje reposarla durante cinco minutos manteniéndola tapada hasta el momento mismo del uso para no dejar escapar el vapor que contiene la medicina que deseamos recibir.
  2. Retira la olla de la estufa y colócala debajo de una silla con ranuras abiertas – una silla de mimbre, madera o plástico patio funciona perfectamente. Algunas mujeres llevan la olla a la ducha y ya adentro de la ducha, de pie, colocan la olla entre sus piernas y en esta posición se mantienen dejando subir el vapor. A algunas mujeres nos dicen que usan el inodoro, colocando una olla dentro de la cómoda, pero nosotros no lo recomendamos debido a motivos de higiene.
  3. Desnúdate de la cintura para abajo dejando tus calcetines puestos o bien poniendo tus pies sobre una alfombra. Cúbrete con una manta de la cintura para abajo y siéntate a disfrutar las hierbas humeantes. La manta te mantiene caliente y evita que el vapor de agua contenida debajo se escape.
  4. Asegúrate de que te sientes cómoda con la temperatura del vapor y no estás expuesta a corrientes de aire frío. Si el agua está demasiado caliente, espere hasta que el vapor de agua se sienta cálido y confortable. Algunas mujeres dicen que pueden probar el sabor de las hierbas en la lengua después de sólo cinco minutos.
  5. Permanece sentada recibiendo este vapor al menos veinte minutos.
  6. Al terminar, de preferencia métete a la cama durante una hora bajo cubiertas calientes o simplemente asegúrate de mantenerte al margen de todas las corrientes de aire y mantener el calor corporal .

La hora de dormir es el mejor momento para hacer un baño de vapor vaginal. En cualquier caso es muy importante evitar los cambios bruscos de temperatura durante las 24 horas siguientes al baño.

¿Con qué frecuencia?

Cuando hay patología con la menstruación, le pedimos a la mujer hacer tres baños durante la semana anterior a la que comience su período. Esta operación se repite mensualmente hasta que sus fluidos menstruales sean de color rosa y no haya coágulos.

baños-vapor

Para las mujeres que acaban de parir, la comadrona o doula debe decidir dependiendo del estado de salud de la madre. Si todo resulta normal después del parto, el baño de vapor se puede realizar ya en el primer día o después de siete u ocho días. Cada partera parece tener un protocolo diferente, pero con el paso de las décadas he aprendido que es de uno a nueve días después del parto es posible hacerlo y se puede repetir más de una vez. Para las mujeres después del parto el objetivo es limpiar la membrana uterina.

Contraindicaciones

NO usar baños de vapor vaginales

  • Durante la menstruación misma,
  • Si utilizas el Dispositivo Intrauterino o cualquier otro dispositivo intrauterino,
  • Durante el embarazo
  • Después de la ovulación si estás tratando de concebir y
  • En casos de infecciones y/o inflamación agudas uterinas, cervicales o de ovarios
  • Si tienes úlceras vaginales.

Si deseas mayor información respecto a qué hierbas puedes usar para crear tu baño de vapor vaginal casero, visita la segunda parte de este artículo donde se sugieren algunas hierbas para los padecimientos más comunes. Sin embargo, recuerda que antes de llevar a cabo o usar cualquier hierba o tratamiento naturista por tu cuenta propia, debes consultar con tu profesional médico y que si decides seguir estas sugerencias, lo haces bajo responsabilidad personal ya que las mismas se hacen sin tener conocimiento de tu historial médico.

¿Hierbas tóxicas en mi vagina? No, gracias

Los daños ambientales y de salud provocados por el uso de productos de higiene femeninos tóxicos como los tampones y las compresas femeninas comerciales son bien conocidos. El motivo es el hecho de que si bien la piel es el órgano más grande del cuerpo, también es el más delgado. La piel es también extremadamente permeable, en particular la piel dentro y alrededor de la vulva y la vagina. Casi todo lo que tiene contacto con nuestra piel llega a nuestro torrente sanguíneo en cuestión de segundos y de ahí se distribuirá por todo el cuerpo. Este video, por ejemplo, te muestra lo que sucede cuando quemamos una compresa femenina comercial y otra orgánica/biológica.

Por eso nuestro lema en Corazón de Luna – Yo Soy Gaia es: “no te pongas en el cuerpo algo que no estarías dispuesta a comerte si fuese necesario“. Los químicos que absorbemos a través de la piel pueden incluso ser más dañinos que aquellos que comemos o bebemos, ya que en el estómago y en la saliva, al menos existen enzimas que nos defienden y bloquean ciertos químicos indeseables hasta cierto punto, pero la piel no cuenta con esta protección. Una vez que han ingresado a tu cuerpo, los tóxicos además se acumulan ya que normalmente no contamos con los elementos necesarios en la piel para eliminarlos.

Los paquetes para baños vaginales de vapor Yoni – Yo Soy Gaia® que lanzaremos de manera oficial a mediados de este mes de febrero están elaborados con una conciencia ecológica exquisita, tomando en cuenta ciclos lunares, datos numerológicos y astrológicos que influyen en la plantación, alimentación, desarrollo y cultivo de cada hierba y flor orgánica. Porque tu cuerpo merece solamente lo mejor, el nivel de cuidado, atención y profesionalismo dedicado a la producción de estos productos es simplemente un reflejo de nuestra ética de trabajo total, incluyendo nuestros talleres y nuestro sistema de cristales de sanación para mujeres Yo Soy Gaia®.

Nuestros paquetes Yoni – Yo Soy Gaia® atienden la gran mayoría de las condiciones que afectan a la mujer moderna e incluyen varios paquetes para trabajo emocional/espiritual/mágico. Sin embargo, también ofrecemos consultas personales para determinar el tipo de mezcla herbal específica para ti, escríbenos a [email protected] .

El sentido biológico de la enfermedad

En mis talleres comparto la perspectiva sistémica y de biodescodificación de la enfermedad, si te interesa explorar el sentido biológico de condiciones como la cistitis, la dismenorrea, amenorrea, los quistes ováricos, etc. de forma que tengas una comprensión holística, y no solamente física, de aquello que te afecta, te invito a que visites mi blog, donde con frecuencia publico artículos relevantes al respecto.

Corazón de Luna – Tao de la Mujer®, Yo Soy Gaia®, sus textos y talleres son Marca Registrada y nuestra Propiedad Intelectual conforme a las Leyes Internacionales vigentes. Favor de contactarnos a [email protected] para solicitar la reproducción parcial o total de este texto.

Fuente: corazondeluna.com

Somos Buscadores es una sección del sitio web de Revista Somos que se dedica a compartir contenidos encontrados en la WEB. A diferencia de todos los otros contenidos del sitio, los contenidos publicados aquí no son propiedad intelectual de Revista Somos, por lo tanto sus derechos de autor pertenecen a sus propios dueños, los que se pueden encontrar siguiendo la fuente del artículo, video, etc. / En caso de cualquier consulta o reclamo, escribir a [email protected]

 

 

Dejar respuesta