SOMOS AUTOOBSERVACIÓN Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Enero de 2012

La Logosofía, ciencia de la evolución consciente, ofrece una nueva forma de sentir la vida centrada en la investigación del propio mundo interno y en el propósito de auto-superación.

Por Natalia Lage y Sebastián D. Calligaris

Carlos Bernardo González Pecotche, pedagogo, filósofo y creador de la ciencia logosófica, nació en Buenos Aires, Argentina, el 11 de agosto de 1901. Creó la primera escuela de Logosofía –hoy Fundación Logosófica en Pro de la Superación Humana-, en la ciudad de Córdoba, en el año 1930.

Escribió 21 libros exponiendo la concepción logosófica en diversos géneros. Editó revistas, un periódico y dictó conferencias en Argentina, Brasil y Uruguay.

Testimonio:

De luchas y desafíos

 

“Con Logosofía aprendí que la conquista de la felicidad no puede encomendarse a terceros. Si quiero ser feliz, dependo de mi esfuerzo individual y de la firme convicción de superarme. A diario me enfrento a luchas. Pero luchas que dejan de ser problemas y se convierten cada vez más en nuevos desafíos. <Ubicar los problemas dentro de la vida y no la vida dentro de los problemas> como enseña la Sabiduría Logosófica, implica reconocernos a nosotros mismos como investigadores y aprendices, a la vez que nos preparamos para enseñar y dar a otros los recursos que vamos adquiriendo.”

“El conocimiento de las deficiencias, su observación diaria, la creación de pensamientos propios y el desarrollo de la inteligencia son elementos clave en el objetivo de evolución consciente que prescribe Logosofía”.

Natalia Lage, 24, Santiago – Chile

Emprendió diferentes actividades económicas orientadas a constituir la obra que se proponía y a resguardarla en su desarrollo a futuro. Sin descuidar un instante la consagración a su familia, dedicó su vida a la realización de la obra de superación humana que es hoy el objetivo principal de la Fundación Logosófica.

Tras su fallecimiento, el 4 de abril de 1963, su obra continúa creciendo y expandiéndose por el mundo.

De acuerdo a la concepción logosófica, el ser humano tiene la prerrogativa de perfeccionar su psicología, ampliar su visión de la vida y forjar su propio destino conforme a sus más nobles inquietudes internas. El principio y el fin de la vida es la búsqueda de sabiduría para lograr más paz interna y felicidad.

El ser humano tiene una naturaleza instintiva y una espiritual, siendo su propia psicología el modo de comunicar e integrar a ambas naturalezas. El estudio de los aspectos psicológicos tiene el propósito profundo de conectarse con la propia individualidad, es decir, con la expresión de la naturaleza espiritual en la vida.

Por otro lado, la Logosofía define a las deficiencias psicológicas como manifestaciones de la naturaleza instintiva, las cuales son pensamientos negativos que entorpecen nuestro proceso de autosuperación o de evolución consciente.

Dentro de la descripción logosófica de los pensamientos, cabe mencionar que existen pensamientos autónomos de la propia voluntad e inteligencia. ¿Nunca le sucedió que en determinada circunstancia se propuso realizar una acción y terminó haciendo una opuesta y no fue consciente de este cambio? La Logosofia sostiene que en la mente existen pensamientos propios y ajenos; ejemplo de estos últimos serían un prejuicio heredado, una creencia cultural que ata la propia capacidad de ver una situación con más libertad. También, propone que existen pensamientos negativos y positivos de acuerdo a su utilidad considerando los propios propósitos de bien. Por último, existen pensamientos cuyo presencia en la mente es permanente o circunstancial, por ejemplo, en el caso de una persona cuya pensamiento de egoísmo sea dominante, es muy probable que las personas de su entorno la definan de acuerdo a esta deficiencia.

El rol de los sentimientos

Otro aspecto esencial en el estudio de la propia psicología con las enseñanzas logosóficas son los sentimientos. El autor define que uno de los roles de los sentimientos es equilibrar el estado de ánimo, siendo un elemento sustancial en la formación de vínculos con las demás personas. Describe claramente como se originan, se cultivan, se protegen y se pueden perder los sentimientos dentro del propio mundo interno como también su gran y trascendente objetivo dentro del proceso de perfeccionamiento individual.

Testimonio

¡Adiós a la mala suerte!

 

“Con las orientaciones logosóficas pude darme cuenta que en un momento de mi vida confiaba más en el azar que en mí mismo. En cada proyecto que emprendía dejaba inconscientemente cabos sueltos, asuntos sin definir que tenían una influencia importante en el resultado final. En consecuencia, me creía poseedor de una mala suerte o seudo-maldición.”

“El estudio consciente, metódico y regular de los propios pensamientos me ha ayudado muchísimo en este aspecto. Otro punto muy importante en mi vida fue jerarquizar los sentimientos, preocupándome por su cuidado y cultivo en las amistades. Advertí cómo determinados pensamientos negativos pueden dañarlos, afectando profundamente los lazos afectivos.”

Sebastián Calligaris, 36, Santiago- Chile

Con respecto a su método, la Logosofía es una disciplina netamente práctica ya que establece que cada conocimiento que uno desee incorporar a la propia vida debe ser previamente experimentado, comprobando su eficacia. En este proceso cíclico de estudio, experimentación y comprobación, se respeta la libertad individual de tomar algo nuevo siempre y cuando sea mejor que lo que se poseía.

Logosofía es un estudio eminentemente formativo y base de una nueva cultura: activa, constructiva, reformadora.

En lo individual, el ser que estudia e investiga esta ciencia aprende a conducir su vida conscientemente. Sabe lo que representa su vida y lo que de ella debe hacer para su felicidad futura.

La persona aprende a ser dueña de su mente, seleccionando los pensamientos que favorecen su evolución y eliminando los que la entorpecen.

Cambia su conducta, satisface sus inquietudes de orden espiritual, tranquiliza las psicológicas y encauza con favorable auspicio las económicas.

Consolida la fe en sí mismo, hecho este que lo independiza de toda fe basada en lo abstracto, incapaz de resistir el análisis sensato de la razón.

La nueva cultura que prescribe la Logosofía construye el concepto de hacer el bien de manera consciente. Para ello, es necesario dar al individuo los elementos que le faltan para orientar su vida con seguridad por los caminos del mundo.

Pedagogía logosófica

González Pecotche creó una nueva pedagogía: la Pedagogía Logosófica, basada en la concepción del ser humano como ser biopsicoespiritual, capaz de realizar un mejoramiento interior permanente, con el objetivo de generar aportes constructivos a la sociedad.

A partir de la década del 60’ se comenzaron a formar centros educativos de enseñanza primaria y secundaria que a la par que cumplen con los programas oficiales de educación, incorporan la pedagogía logosófica como educación para la vida.

Logosofía sostiene que todo proceso de mejoramiento social habrá de fracasar inevitablemente si antes no se encara el problema del individuo, esto es, si no se lo forma sobre la base de una disciplina interna que lo eduque psicológicamente en el sentido de prestar servicios a la sociedad sin ser absorbido por ella.

Carlos Bernardo González Pecotche, creador de la Logosofía.

A través de la formación consciente de la propia individualidad, la Logosofía contribuye con el desarrollo de una humanidad más responsable y lúcida, capaz de forjar un elevado destino, de acuerdo con la alta jerarquía de nuestra especie.

La Logosofía es la ciencia del presente y del futuro, porque entraña una nueva e insuperable forma de concebir la vida, de pensar y de sentir, tan necesaria en la época actual para elevar los espíritus por encima de la torpe materialidad reinante. 

6 Comentarios

  1. Excelente artículo!!!!

    Me gusta mucho cuando dice “Con Logosofía aprendí que la conquista de la felicidad no puede encomendarse a terceros.”

    Me siento muy identificada!!

    ¿Dónde puedo estudiar Logosofía en Chile?

  2. Sin dudas es novedoso encontrar una disciplina que encare el problema del desarrollo interno del ser humano desde un punto de vista científico.

    También me pareció interesante ver las conclusiones a las que han arribado personas tan jóvenes como las que intervienen en el artículo. Generalmente los jóvenes son ejemplo de desorientación, incertidumbre y escepticismo. ¿Qué es lo diferente en un joven que estudia Logosofía?

    Buscando en internet, encontré este sitio en el cual permiten descargar un libro de Logosofía en PDF de forma gratuita: http://www.logosofia.org.br/libros-argentina/

    Saludos,

  3. Estimados amigos:Gonzalez Pecotche entre tantas publicaciones que realizo,estuvo el libro Nueva Concepcion Politica.Si los gobernantes del mundo hubieran entendido lo que el publico en ese libro,el rumbo del mundo hubiera sido muy diferente al actual estado de caos,ignorancia,sus efectos,la guerra.
    Hace 20 años que estudio Logosofia,y esta original ciencia me permite conocerme a mi mismo y al mundo que nos rodea.
    Si tuviera la oportunidad de ser asesor politico,en mi pais Argentina,y los mismos siguieran mi guia,el rumbo de la actual sociedad iria hacia la paz,el orden,y la tolerancia.Estoy absolutamente convencido que si esto sucediera,mi Pais Argentina seria un ejemplo a seguir por los demas paises del mundo.
    Desde Cordoba,Argentina les envio un afectuoso abrazo.

  4. Estoy en una etapa de mi vida en que necesito sabiduria por eso agradezco haber encontrado a este genial ser , Carlos Gonzales. coloco una piedra fundamental para seguir poniendo las demas, tengo 56 años por ahora gozo de buena salud entonces aprovecho y leo todo lo que puedo de LOGOSOFIA. MUCHAS GRACIAS Humildemente su servidor un fuerte abrazo para todos.

  5. Por primera vez en la historia de la humanidad se nos muestra un camino cierto, comprobable momento a momento, experimental y lógico donde existe la posibilidad de mejorar nuestra vida y desarrollar posibilidades aún dormidas en nuestro interior.
    No trata logosofía de metas sublimes inalcanzables ni promete eterno descanso ni fuerza a nadie a fingir lo que no es porque no consigue serlo.
    El método logosófico es “la escalera al cielo”, pero como toda escalera es necesario ir escalón por escalón lo que supone esfuerzo, paciencia, constancia y perseverancia, como no podría ser de otra manera cuando se busca un cambio real en la propia vida y en sus proyecciones superiores.
    No basta leer y decir ¡Qué bueno! ¡Qué lindo! Es necesario embarcar la vida entera en busca del contacto con la propia conciencia en el día a día. Nadie se equivoque porque se puede perder una gran oportunidad.

  6. Dice la historia que había una vez un rey que queria ser feliz y envió uno tras otro emisarios a para traerle la felicidad. Pero ninguno de ellos volvió. Encontrándose ya viejo y débil se dió cuenta que aquellos que fueron en busca de la felicidad, la encontraron y no volvieron. Fue una conquista propia y que es cada uno que debe buscar su propia felicidad.

    Lo que Logosofia aporta es el mapa del camino, el guía experimentado, el sabio consejo, pero es cada uno que debe descubrir y crear su propia senda comenzando por saber que es un ser maravilloso con la capacidad de lograrlo y de ayudar a la vez a crear una nueva realidad para todos.
    Parece gracioso, aunque trágico en verdad, que siendo todos creados con las mismas posibilidades hemos perdido tiempo en discutir sobre lo que no estamos de acuerdo en vez de primero dejar claro en que si lo estamos. Al unir los fragmentos en los que estamos de acuerdo, entre todos, todos, podremos llegar a conocer la verdad de la hermandad humana y traeremos paz y amor a nuestro convulsionado planeta.
    ¿Acaso no vale el esfuerzo para lograr una humanidad feliz?

    ¡Existe el camino! ¡Es real!
    No perdamos mas tiempo para dar el primer paso.

Dejar respuesta