SOMOS SALUD MENTE-CUERPO Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Marzo de 2012

Esta antiquísima práctica de la India para conservar la salud y curar la enfermedad, puede aprenderse hoy en el Centro AyurVidya de Santiago. Allí forman terapeutas, capacitan a profesionales de la salud, dan tratamiento y, sobre todo, enseñan a quien quiera aprender formas de vida sana.

Por Ximena González Bosque

Fotografías: Ricardo Aliaga Bascopé

Examinando a una paciente para luego realizar el diagnóstico.

Aunque a menudo se identifica al Ayurveda como un arte curativo originado hace más de tres mil años en la India, la verdad es que su aspecto sanador es sólo una parte de esta práctica que induce a un sistema de vida para conservar no sólo la salud física sino el equilibrio integral de los seres humanos y su armonía con el universo. Desde luego, ello comprende también recuperar la salud cuando la hemos perdido y, en este aspecto, es reconocida por la Organización Mundial de la Salud como un sistema médico tradicional.

Características Ayurveda es un sistema holístico que integra el cuerpo, la mente y el espíritu; hay registros de su práctica y experiencias a lo largo de 3 mil años; es aplicable a la existencia de cualquier ser humano en cualquier parte del mundo; está dirigido a tratar la causa de la enfermedad y no sólo los síntomas, y lo hace de manera integral; los remedios que se utilizan son de origen natural; no sólo restablece el equilibrio natural de las personas sino que favorece su rejuvenecimiento.

A nivel internacional los distintos países han incorporado la práctica del Ayurveda con diversas intensidades: en Estados Unidos, por ejemplo, está contemplada dentro de la categoría de los sistemas profesionales complementarios mayores y su práctica está regida por el Centro de Medicinas Alternativas y Complementarias (NCCAM) dependiente del Instituto de la Salud de esa nación.

En la India, donde se fija el origen de este sistema, existen 134 Facultades de Medicina, en las que se estudia durante más de cinco años para obtener el título de médico.

En Chile, en donde comienza a prender la conciencia de que el primer responsable de la vida y la salud de cada ser humano es uno mismo, el Ayurveda está creciendo en forma explosiva porque no sólo se está implementando como capacitación para los profesionales de la salud, sino también para la formación de terapeutas y para el ciudadano común y corriente que asume que su calidad de vida está en sus propias manos.

Trabajo facial ayurvédico.

Introducción ayurvédica

En la calle Chesterton, a una cuadra de la Avenida Apoquindo, está el Centro de Estudios Ayurvédicos AyurVidya. Ahí su directora, Leilah de Sá, ha creado un espacio inmejorable para transmitir los principios de “la ciencia de la vida”. En un ambiente que conjuga bienestar y estética se imparten enseñanzas y tratamientos.

Postulados principalesExiste una equivalencia entre el universo o macrocosmos y la persona o microcosmos.

Toda experiencia positiva o negativa a nivel corporal tiene su efecto sobre la mente y viceversa.

Así como la verdad es infinita y única para cada persona, los tratamientos posibles son infinitos y específicos para cada uno de nosotros.

La mejor medicina es la que cura al paciente.

Todo alimento es remedio y cada remedio es alimento.

Tradicionalmente, existen ocho especialidades: medicina general, pediatría y obstetricia, cirugía, oftalmología y otorrinolaringología, toxicología, virilización y rejuvenecimiento y psicología.

Sus bases filosóficas se rigen por la Teoría de los cinco elementos (éter, aire, fuego, agua y tierra), de la Tridosha o de los tres tipos corporales (Vata, Pitta y Kapha), los siete dhatus o tejidos, los tres malas o productos de excreción, y la Trinidad de la vida conformada por cuerpo, mente y espíritu.

“Nuestro objetivo es favorecer, prolongar y mantener la existencia humana sana y feliz, a partir de la orientación adecuada en las distintas rutinas de la vida. Orientamos hacia una comunión con el espíritu de la vida y a la comprensión del movimiento de sus fuerzas y sus diferentes manifestaciones en nuestro sistema psicofísico”, nos señala.

En abril próximo se inicia el curso de introducción al Ayurveda. “En estos cursos enseñamos al estudiante las bases de la medicina ayurvédica, para que pueda rediseñar sus hábitos de vida de acuerdo con su biotipo personal (ver recuadro doshas). Le entregamos, de manera simple y cotidiana, las herramientas preventivas para una vida sana y longeva”, explica Leilah.

Estos cursos están diseñados para cualquier persona interesada en mejorar su calidad de vida y constituyen una preparación importante para los profesionales de la salud o las personas que quieran iniciar, posteriormente, su formación como terapeutas ayurvédicos.

Para quienes no imaginan cómo puede transmitirse este conocimiento, Leilah detalla: “Así como el universo es infinito y las personas únicas, así también nosotros consideramos que las respuesta a las necesidades individuales son infinitas, y por eso entregamos herramientas de auto cuidado para el día a día de acuerdo a la necesidad personal, la estación del año, la edad, conocer los alimentos que le favorecen a cada quien, aquellos que debe evitar y los alimentos que son incompatibles al organismo”.

Y agrega que con el curso los alumnos descubren su potencial personal y pueden desarrollar sus competencias mayores, descubrir sus debilidades y aprender a superarlas.

Leilah de Sá, directora del Centro de Estudios Ayurvédicos AyurVidya.

Conocimientos específicos

Quienes quieran profundizar en el Ayurveda tienen la posibilidad de elegir cursos en los que se tratan terapias específicas y de gran efectividad.

Los tres doshasEl Ayurveda desarrolla sus conocimientos a partir de las características de los organismos, los que llama “dosha” y que en términos occidentales podríamos llamar “temperamento” o “biotipo”. El Ayurveda clasifica tres doshas o biotipos en relación a los que genera el tratamiento: vata (aire); pitta (bilis) y kapha (flema).

Uno de esos cursos es el de los Puntos Marma, en el cual se enseña a los alumnos a estimular determinadas áreas del cuerpo para liberar energías bloqueadas y fortalecer tejidos, produciendo un cambio sustancial en el bienestar de las personas.

Marma en sánscrito significa secreto, y en este caso específico se refiere a sitios anatómicos de importancia vital en donde se concentran algunas energías.

Leilah explica que “un punto Marma se define como un área en la que los músculos anatómicos (mamsa), venas (sira), los ligamentos (snayu), los huesos (Asthi) y las articulaciones (sandhi) se encuentran y se superponen.”

Este curso, que se iniciará en el mes de mayo (2012), está dirigido a público general interesado en temas de salud y bienestar. Además, es una herramienta importante para todos aquellos que trabajan con terapias corporales, el cuidado de otros, o utilizan alguna técnica física de sanación, en especial masajistas, kinesiólogos, quiroprácticos, cosmetólogas, profesores de yoga, esteticistas, enfermero(a)s, acupunturistas, profesionales del área de la salud.

Como la alimentación es la fuente de nuestra energía física, mental y espiritual, en Ayurvidya también se dictan cursos y talleres sobre esta materia. La “buena digestión” es preocupación prioritaria y, por eso, no sólo se entregan conocimientos sobre los alimentos en sí, sino también en la forma de prepararlos y de ingerirlos.

Todos aquellos que deseen mayor información sobre los cursos, los talleres o los servicios que se ofrecen en este Centro de Estudios Ayurvédicos, pueden consultar la página web www.ayurvidya.cl en donde no sólo se encuentra el detalle de lo que aquí comentamos, sino también la dirección, forma de contacto y teléfonos del centro.

1 Comentario

  1. Como complemento a este fantástico curso les recomiendo leer el libro “Salud Ayurveda” del Dr . David Frawley que recién salió en español publicado por Ediciones Ayurveda. Todo un clásico, un manual estupendo para tener siempre a mano.
    Saludos

Dejar respuesta