HACIA EL CAMBIO PERSONAL Y SOCIAL Publicado originalmente en la edición impresa de la revista en Agosto de 2012

 

 

 

Psicópatas
En psicopatología, llamamos “locos” a los esquizofrénicos, con delirios y fantasías sin realidad alguna. Están también los “neuróticos”, como usted o yo, con variedades de rayones, pero más o menos adaptados a la realidad práctica cotidiana. Los psicópatas, sin embargo, parecen normales pero no lo son. Al colegio donde estudié suelo llamarlo “fábrica de psicópatas”: sufrí el matonaje de varios, y algunos hasta hicieron noticia por delitos gravísimos y otros “menores”: uno de ellos ganó el “Condorazo Ambiental 2010”. He conocido un par más, en un cargo directivo de un colegio o a cargo de una revista de desarrollo personal (!)

Alejandro Celis Hiriart

Psicólogo transpersonal, místico y comunicador.

Twitter: @alecelish

www.transformacion.cl

Es muy importante aprender a detectar a estos especímenes, para poder protegerse de ellos. El psicólogo canadiense Robert Hare los llama “depredadores sociales”: “lo primero y más llamativo del psicópata es su encanto superficial; son hábiles socialmente, simpáticos, atrayentes, conquistan a todos quienes los conocen en primera instancia. Además, son capaces de mentir de manera descarada: no les importa hacer sufrir a los otros con tal de lograr sus objetivos. Hay crueldad, falta total de empatía hacia los demás, falta de remordimiento, culpa o arrepentimiento, y una especial dificultad en aceptar sus errores o responsabilidades en los hechos. No son capaces de concebir emociones: pueden simularlas para conseguir beneficios, pero no las sienten. Por lo mismo, los llaman “desalmados”. Son quienes manejan la economía mundial.

Según Alfredo Moffatt, “el psicópata es el asesino serial, el estafador, el delincuente brutal y sin compasión, el torturador; tiene un interior completamente vacío. Está afuera, en el mundo -es como un robot, un reptil- porque adentro no hay nadie. La mirada del psicópata grave da escalofríos: nos mira como a un objeto a manipular, no como un sujeto con el cual interactuar. Actualmente, el psicópata tiene dos destinos: si es pobre va a la cárcel y si es rico va al poder”. En tiempos de crisis, ningún político llega al poder sin componentes psicopáticos, pues la guerra por el poder se realiza en base a traiciones y mentiras.  En la cárcel, Moffatt menciona “uno al que hasta los guardias le temían, porque podía atacar de improviso. Un día tomó un lápiz y se lo clavó en el ojo a otro compañero; sólo para intimidar, porque con eso generaba terror”. “Por ejemplo, Menem es un psicópata histérico, manipulador, seductor; hay anécdotas que lo muestran como un gran  tramposo. En cambio, Videla es un psicópata mesiánico”.

“Nos sería muy difícil ser psicópatas. Si nos obligaran a torturar y empezáramos a cortar a alguien con un vidrio, al ver la sangre nos desmayaríamos, porque no podemos evitar identificarnos. En cambio, el psicópata sádico piensa: “Este vidrio no corta nada” y rompería otra botella. Hitler era otro psicópata, proveniente de un pueblo con características paranoides -cada tanto, los alemanes hacen un delirio guerrero-. Hitler creaba hipnosis colectiva: hacía los actos en los bosques, con fogatas, con banderas al viento, algo ancestral en los pueblos teutones. El resto se lograba con reflectores: gritaba y gesticulaba, como salido de una ópera de Wagner, hablaba  del sionismo internacional, los enemigos que iban a destruir Alemania, y con eso generaba el trance”.

Lo primero y más llamativo del psicópata es su encanto superficial; son hábiles socialmente, simpáticos, atrayentes, conquistan a todos quienes los conocen en primera instancia. (Robert Hare)

La psicopatía es funcional al sistema en los cuerpos de seguridad: si un carabinero o un torturador le rompiera la cabeza a alguien y después dijera: “¿Qué hice…? Usted no hizo nada y yo le reventé la cabeza, me siento mal”, lo echarían: no cumple con su deber. Para el imperialismo de EE.UU. es inimaginable tirar napalm a los vietnamitas y sentir culpa después. Mataron a seis millones de vietnamitas y siguen tan simpáticos y sonrientes (ahora matan iraquíes y afganos). Moffatt: “Cuando se estaba por terminar el contrato del Canal de Panamá, dijeron que el presidente Noriega era traficante de drogas y un delincuente, y así justificaron la invasión  para capturarlo. Siempre son ellos los agredidos y los buenos, todos criados por Walt Disney…; en cambio, Rambo es un héroe-robot de esa cultura de plástico. Cuando se quieren hacer los compasivos es peor todavía, porque es una compasión falsa, dan más miedo que si sacaran un revólver.”

El psiquiatra argentino Hugo Marietán afirma que 3% de la población tiene características psicopáticas y que no hay “tipos”, sino diversos grados o intensidades. Así, “el violador serial sería un psicópata más intenso o extremo que el cotidiano. Son artistas de la mentira”. Cuando, por ejemplo, nos enfrentamos a alguien que intenta convencernos de las bondades de un proyecto altamente destructivo del medioambiente y de la salud de las personas, es muy probable que se trate de un psicópata. Sólo le importa su propio beneficio, no el daño que se cause. Hay varios de ésos saliendo en las noticias -¿qué me dice de los ganadores del “Condorazo Ambiental” de Greenpeace y The Clinic?-, así que es vital poder reconocerlos. Hay quienes partieron en la izquierda –porque era funcional a sus propósitos- y ahora mienten y se llenan los bolsillos en una multinacional.

Por supuesto, la bandera utilizada siempre es suprapersonal -nunca va a decir: “Vamos a trabajar para mí”-. Esto se ve bastante en líderes religiosos psicópatas, que apelan a la salvación del más allá. Otras banderas pueden ser apelar al bien común, al patriotismo –Stalin-, la liberación del comunismo internacional –Pinochet-, la lucha contra el terrorismo –Bush-, la raza superior –Hitler-. El psicópata siempre necesita buscar un enemigo, para aglutinar; le encanta el poder, y trata de obtenerlo y mantenerlo lo más posible. Y a fin de cuentas todos pierden, lo que los diferencia de líderes como –por ejemplo- San Martín, Gandhi, Martin Luther King o Mandela-.

Dejar respuesta