SOMOS BUSCADORES

 

 

Quizás para muchos de nosotros las orejas de nuestras mascotas nos causen mucha gracia, ya sea por su forma, por lo asimétricas o bien, cuando se les voltean sin querer. Sin embargo sus orejas son de mucha importancia para ellos, por eso es necesario que pongamos especial atención en su cuidado.

Cuida los oídos de tu mascota

(cc) Joey Gannon / Flickr
(cc) Joey Gannon / Flickr

Con una limpieza mensual podemos prevenir enfermedades y cuentas costosas con el veterinario.

Por Becky Santoyo

Nuestros peluditos requieren ciertos cuidados para la prevención de enfermedades e infecciones, que si no se tratan a tiempo, pueden convertirse en un gran problema. Además del cuidado de dientes, pelaje y peso, debemos estar siempre al pendiente de sus oídos.

Tras 15 años de tener animales de compañía como parte de mi familia, una de mis pequeñas resultó propensa a la infección de oídos; que viene paralelo con las alergias en la piel por contacto con ciertos agentes, como el pasto. Con Chani aprendí más sobre las afectaciones al oído y sus terribles consecuencias, de no hacer algo al respecto.

Aunque estos cuidados están indicados para todos los perros y los gatos, hay algunos que requieren especial atención:

  • Perros con orejas colgantes, como Cocker Spaniel, Golden Retriever, Bulldog Inglés y Francés, Setter Inglés.
  • Perros con bastante pelo en las orejas y predispuestos a alergias, como el caso de los Terrier, Yorkshire, West Highland.
  • Hembras no esterilizadas, ya que al entrar en celo se bajan las defensas y favorece a la evolución de infecciones.
  • Gatos, ya que pasan la mayor parte del tiempo en el exterior.
(cc) Trish Hamme / Flickr
(cc) Trish Hamme / Flickr

A manera de prevención, se recomienda limpiar las orejas de nuestros peluditos una vez al mes. Para ello sólo es necesario usar gasa esterilizada mojada con un poquito de aceite mineral — o aceite de coco, aceite de almendras —. Pasa la gasa por el pabellón auricular, o sea, al interior de la oreja y la parte externa del oído.

En caso de utilizar algún limpiador especial de uso veterinario, sigue las instrucciones de la caja o las indicaciones del médico. Hay algunos que, en lo particular, siento que son muy invasivos — pero si es indicado para tratar alguna infección, no hay otra opción.

Para evitar y/o detectar infecciones en una etapa temprana, hay que asegurarnos de lo siguiente:

  • Evitar acumulaciones de cerumen.
  • Evitar que entre agua a las orejas de los animalitos — un punto a considerar durante el baño.
  • La oreja debe lucir limpia, rosa pálido, sin humedad — que es un ambiente que favorece a los hongos.
  • Si tienes más de un peludito, evitar que se laman al interior de las orejas uno al otro — todo un reto.
  • Revisar la oreja si notamos que el peludito sacude mucho la cabeza o lleva la pata hacia la oreja.

Recordemos que la infección de oído es muy común, es uno de los padecimientos que genera más visitas al veterinario; también, genera más reincidencia. Prevenirlo estos padecimientos es muy simple y está relacionado con la disciplina y la higiene. ¿Cuándo fue la última vez que le limpiaste las orejas a tu peludito?

Fuente: Texto, imágenes y video encontrados en el sitio veoverde.com

Somos Buscadores es una sección del sitio web de Revista Somos que se dedica a compartir contenidos encontrados en la WEB. A diferencia de todos los otros contenidos del sitio, los contenidos publicados aquí no son propiedad intelectual de Revista Somos, por lo tanto sus derechos de autor pertenecen a sus propios dueños, los que se pueden encontrar siguiendo la fuente del artículo, video, etc. / En caso de cualquier consulta o reclamo, escribir a [email protected]

 

 

 

Dejar respuesta