SOMOS SALUD INTEGRAL Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Diciembre de 2014

  Lucha contra la obesidad: ¿En el estómago o la cabeza?

En el Instituto Hipnosis Chile (www.hipnosischile.cl) se prepara a terapeutas que trabajan reprogramando nuestro cerebro para suprimir la ansiedad que genera ganas de comer. Con hipnosis y reprogramación subliminal, instalan una banda gástrica virtual.

Por Ximena González B.

Entre las grandes epidemias del siglo XXI están el sobrepeso y la obesidad. Ellos causan más muertes y enfermedades que el ébola, la gripe aviar o el sida y, sin embargo, no despiertan el mismo temor que esos males en la opinión pública, que tiende a enfocar el problema desde una óptica estética más que como un gran riesgo para la salud.

Para dimensionar el problema, baste decir que las estadísticas del Ministerio de Salud indican que el 67% de los adultos chilenos presenta exceso de peso, es decir, están fuera de sus rangos normales.

Esta situación es algo que se incuba tempranamente, puesto que el 10% de los menores de seis años padece obesidad, índice que se eleva al 25% cuando los niños superan esa edad.

Así, Chile es el quinto país con más obesidad en el mundo, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), después de Estados Unidos y México, que lideran el ranking.

Buscando soluciones

El Instituto Scharovsky, cuyo director es quien sistematizó el método de Banda Gástrica Virtual, ha formado ya 489 terapeutas en 22 países, la mayoría en el continente americano. Pero también en España, Portugal y Suiza.Aun cuando científicos y profesionales de la salud buscan afanosamente la manera de combatir esta enfermedad crónica, hay un elemento que no ha sido ponderado en su justa dimensión: la capacidad personal de cada gordo para cambiar sus hábitos alimenticios (y los de su familia), dominar las tendencias sedentarias y decir que no a todo aquello que sabe que lo engorda.

Cuando los hábitos han dibujado su ruta en el mapa del cerebro de cada gordo, resulta difícil borrarla, y cualquiera de los métodos conocidos – dietas, pastillas, cirugías- aparece como imposición restrictiva que pone a prueba la fuerza de voluntad y que, casi siempre, termina anotándose como fracaso en nuestra bitácora.

El psicólogo argentino Armando Scharovsky, observando los innumerables métodos que existen para bajar de peso, decidió emprender un nuevo camino. “La mayoría de los tratamientos funcionan; sin embargo, al poco tiempo, las personas vuelven a subir de peso. Entonces lo que hay que estudiar es por qué ocurre esto”, dice.

La observación llevó a este profesional a ver que las barreras que hay que eliminar son aquellas que imponen prohibiciones, porque los seres humanos no pueden vivir permanentemente restringidos. “La naturaleza ha inscrito en el cerebro de casi todos los mamíferos un programa de recuperación de la masa corporal al final de cada sequía o período de hambruna”, afirma Scharovsky y, por lo tanto, después de cada dieta, por exitosa que haya sido, el cuerpo está alerta para recuperar lo que perdió. Y es imposible vivir a dieta de por vida.

Un médico chileno especialista en obesidad señala que no conoce a nadie que coma menos que un gordo. “Vienen a la consulta señalando que no saben por qué engordan. Afirman comer poquito, solo un pancito, un solo platito; juran no comer nada entre comidas, pero la pesa los delata. A mí no me engañan. Se están engañando ellos mismos. Hay que cambiarles la cabeza.”

  Lucha contra la obesidad: ¿En el estómago o la cabeza?

Banda gástrica virtual (BGV)

En Chile, este sistema es aplicado por terapeutas que se preparan en el Instituto Hipnosis Chile, entidad que dirige el Doctor en Psicología Claudio Reyes Díaz, Ph. D.

Armando Scharovsky es licenciado en Psicología de la Universidad John F. Kennedy de Buenos Aires e hipnoterapeuta certificado por el Panamerican Center for Ethical Hypnosis de Chicago, Illinois, USA.

En Argentina, su país natal, creó el Instituto Scharovsky de Hipnosis Clínica Reparadora, desde donde ha desarrollado diversas técnicas dirigidas a mejorar la calidad de vida de las personas. Entre estas técnicas, una de las de mayor éxito es la Banda Gástrica Virtual, dirigida a las personas obesas o con sobrepeso.

Los terapeutas formados en este método no sólo logran la baja de peso de los pacientes, también evitan el temido “rebote”, dificultad que presentan casi todos los otros sistemas de pérdida de peso.

El propio Scharovsky es quien supervisa la formación de terapeutas, para lo cual acaba de estar en Santiago de Chile, la última semana de noviembre recién pasado (2014).

“La obesidad se refleja en el cuerpo, pero el mal reside en el cerebro; es allí donde hay que hacer el cambio”, explica Reyes. Agrega que aunque los anorexígenos (las pastillas que suprimen la sensación de hambre) también actúan sobre el cerebro, frecuentemente crean adicción y cambios en el estado de ánimo pues alteran la química orgánica.

Las cirugías que reducen el estómago también son exitosas en la baja de peso, pero muchas veces traen efectos colaterales, como carencias nutricionales, que se reflejan de inmediato en la piel, en el pelo, en las uñas. Esto obliga a quienes se han sometido al procedimiento quirúrgico a tomar suplementos nutricionales, lo que desde luego no es algo natural.

“El tratamiento psicológico de la gordura, que es lo que nosotros pregonamos y aplicamos en la formación de nuestros terapeutas, no tiene ninguno de los inconvenientes de los otros métodos. Usamos la hipnosis y la reprogramación de manera que es el propio paciente el que activa sus recursos internos para calmar la ansiedad y así disminuir los deseos de comer en exceso”, explica Reyes, que es Doctor en Psicología Social e Hipnosis Clásica y Ericksoniana.

Anecdóticamente, Claudio Reyes señala que quienes sufren haciendo dietas cuentan con ansiedad los días que faltan para ponerle fin al sacrificio. ¿Para qué? Para poder volver a comer los alimentos que añoran. La dieta no ha cambiado nada en ellos y en poco tiempo recuperan lo que bajaron con tanto esfuerzo.

Ana María Villarroel (www.bgv.cl), Terapeuta en Banda Gástrica Virtual (BGV), de Auriculoterapia para el control de peso y Directora Ejecutiva de Hipnosis Chile, señala que son los únicos autorizados en Chile para impartir la formación de terapeutas para aplicar la BGV.

La BGV es un enfoque que encara el problema de la obesidad desde el ángulo del deseo: lo que se logra es modificar para siempre la actitud frente a la comida a partir de la disminución de la voracidad.

El mencionado Instituto hace 3 o 4 cursos de formación al año. La instrucción se hace en dos jornadas de trabajo presencial y en ella pueden participar personas de cualquier disciplina destinada a trabajar con la obesidad. “Además de la formación, cada asistente al curso recibe su certificación y las grabaciones con todo el material necesario para su desempeño. También 10 kits completos con el material para atender a los 10 primeros pacientes”, explica la especialista.

El Instituto da apoyo constante a los terapeutas, a través de la publicación de sus nombres y certificaciones en la página web. El próximo curso de formación se efectuará en febrero de 2015.

En Chile, Armando Scharovsky dictó cursos en el Instituto Hipnosis Chile, único centro autorizado para formar terapeutas en banda gástrica virtual. En la foto, a la izquierda, con alumnos y profesores de dicha entidad.
En Chile, Armando Scharovsky dictó cursos en el Instituto Hipnosis Chile, único centro autorizado para formar terapeutas en banda gástrica virtual. En la foto, a la izquierda, con alumnos y profesores de dicha entidad.

Tratamiento

Para quienes se pregunten cómo es o en qué consiste el tratamiento con BGV, la respuesta es absolutamente clara. En primer lugar, se confecciona una ficha individual del paciente, en la cual se consigna su peso inicial, sus antecedentes y los objetivos que persigue.

La obesidad es una enfermedad crónica de origen multifactorial prevenible y que se caracteriza por acumulación excesiva de grasa o hipertrofia general del tejido adiposo en el cuerpo. Esta situación se produce porque ingerimos más alimentos de los que nuestro organismo necesita para generar la energía que consumimos diariamente. La banda gástrica virtual ayuda a bajar la ansiedad que nos hace comer en exceso.

Después, debe incorporarse a una sesión grupal que dura dos horas y en cuyo transcurso se entregan los fundamentos del programa. Es en esta sesión también cuando se pone bajo hipnosis a los asistentes y se les “implanta” la Banda Gástrica Virtual, junto a una serie de consignas que lo llevarán a modificar sus actitudes frente a la comida.

Además, se entrega a los asistentes literatura, fichas para el control de sus conductas y su peso y dos grabaciones que deberá escuchar cada noche al dormirse y cada mañana al levantarse. Esas grabaciones están realizadas con técnicas de Reprogramación Subliminal y lograrán que cada día sea más fácil comer mucho menos cantidad sin ningún esfuerzo, sencillamente por la disminución del deseo.

La tarea para la casa es registrar por escrito su comportamiento diario frente a la comida y la evolución de su peso, pesándose todas las semanas e informando al Instituto. Si el paciente no bajara de peso debe concurrir al Instituto (o al terapeuta) para un Taller de Control y Refuerzo Hipnótico que dura una hora.

A los tres meses, el paciente debe acudir a una nueva sesión colectiva, para que se le reimplante la BGV y se le cambien las consignas y las grabaciones, lo que evita el acostumbramiento y garantiza un verdadero cambio de mentalidad.

Quienes deseen acreditarse como terapeutas o necesiten hacerse la terapia de BGV pueden dirigirse al Instituto Hipnosis Chile (www.hipnosischile.cl) en Dr. Manuel Barros Borgoño 384, Providencia (Metro Manuel Montt – Salida Sur), Teléfonos: 22 445 8986 – 22 711 9490 / WS: +569 8292 2218.  

Dejar respuesta