SOMOS BUSCADORES

 

Cuando alguien siente que necesita ayuda y piensa en ir al psicólogo, no necesariamente sabe qué tipo de terapeuta es el más adecuado para su necesidad. Dentro de las escuelas psicológicas, hoy los invitamos a conocer un poco más, en una sencilla descripción, sobre la psicología transpersonal:

 

Psicología transpersonal, una herramienta para el autoconocimiento

La psicología transpersonal es una valiosa disciplina que se vale de herramientas como la meditación y la respiración holotrópica para ir en ayuda de quienes necesitan encontrar una guía en su desarrollo personal.

Carla González C.

Aprender a vivir el “aquí y el ahora” es de suma importancia para mejorar nuestra calidad de vida. Quedarse pensando en el pasado o estar siempre preocupado del futuro, deja huellas muy profundas en la vida de las personas y éstas llegan en ocasiones a ser tan relevantes que podrían ser causa de algunas las enfermedades.

Entonces, “darse cuenta” y salirse de esa realidad para ponerse al servicio del “ahora” es súper importante para encontrarle un sentido a la vida y de paso dejar atrás patologías como la depresión, trastorno que tienen mucha relación con la pérdida de la conciencia.

Con el afán de reencontrarse con uno mismo nace la psicología transpersonal, cuyo interés es “aquello que se encuentra más allá de lo condicionado”.

Así lo menciona el psicólogo Alejandro Celis Hiriart, creador del Instituto de Expansión de la Conciencia Humana y uno de los precursores del movimiento transpersonal en Chile. El terapeuta afirma que esta disciplina nació a fines de los ’60 y se deriva de la psicología humanista, que a diferencia de las otras “tiene un trabajo interno, como una exploración de sí mismo; los otros en cambio tienen una cosa mucho más cientificista”.

En ese sentido, cuenta que la psicología transpersonal emergió al momento de encontrarse dentro de la corriente humanista, elementos que iban más allá de la persona y que podían apreciarse gracias a la ya mencionada exploración, la que por cierto en aquella época tenía mucha relación con el consumo de sustancias “psicodélicas”.

Allí, dice que “encontraron cosas que apuntaban a que el ser humano tenía aspectos o una dimensión más trascendente, o sea algo que va más allá de su biografía, apuntando a algo más cósmico, místico, etcétera”.

Para Alejandro, los transpersonales “no descubrieron la pólvora” ni nada por el estilo, sino más bien tomaron el saber milenario para adoptarlo nuevamente en estos tiempos como una herramienta terapéutica que según su experiencia, es muy beneficiosa.

Es por eso que esta disciplina se establece como algo más abierto que la psicología tradicional – de la cual el terapeuta dice que lo que le queda estrecho es tratar de ser tan científica – esto pues según sus palabras “hay cosas que uno no puede llegar desde el método científico, sino más bien a través de la exploración interna”, cosa que claramente los transpersonales sí pueden concretar y no precisamente “experimentando con ratones”, dice.

transpersonal

“Más allá de la máscara”

Ése es el significado de transpersonal, concepto que al unirse con el de psicología, dio vida a este movimiento que hoy es muy útil para poder concretar esa apertura que en definitiva todos necesitamos para conocernos y con eso mejorar nuestra forma de vivir.

Para Alejandro Celis, una de las bases de este movimiento es entender que el ser humano no está alejado ni tampoco separado del universo. Es así como este pensamiento se establece como un sistema, donde ninguno de sus componentes es ajeno a otro y por lo tanto, conocerlos y convivir de manera positiva será clave para el bienestar de las personas.

De esta manera, esta conjunción de factores y elementos es la que proporciona una ayuda a la psicología, esto para tratar pacientes no de una manera médica, sino más bien proporcionándoles una guía en pro de la conciencia y del “darse cuenta”.
Es por eso que la psicología transpersonal utiliza muchísimas herramientas, algunas de ellas son la meditación, la respiración holotrópica, el eneagrama y las constelaciones familiares, entre otras, todas ellas útiles para llevar a cabo procesos terapéuticos.

Para el director del Instituto de Expansión de la Conciencia Humana, se puede “utilizar cualquiera de ellas, siempre y cuando se esté usando con una finalidad determinada. Hay maestros orientales que para sanarte te tiran agua, pero lo usan con una razón y según lo que ellos creen. Entonces, cualquier técnica que se use, si tiene un contexto o está dentro de un marco espiritual, es válido”, asegura.

Encuéntrale sentido a tu vida

En cuanto al aporte de esta disciplina como terapia para tratar ciertos trastornos, el psicólogo afirma que quienes se dedican a lo transpersonal “ayudan a la gente a encontrarle un sentido a su vida. Si se logra eso, no tendrá sentido deprimirse”.

Esta recuperación del sentido de vivir es para el especialista esencial para una mejor calidad de vida, donde justamente es la depresión la enfermedad más recurrente en el ser humano. “Es bastante grande junto con la pérdida de sentido, ambos están bastante generalizados. Es como si la gente por estar inmersa en un modelo económico, en el consumismo y el endeudamiento, reduce su vida a pagar las deudas y a adquirir más cosas”.

El psicólogo transpersonal afirma que “estamos condicionados por nuestros padres, la sociedad, la religión, los profesores, etcétera” y dice que para poder llamarse un ser único, debemos primero “ser conscientes de ese condicionamiento y salirnos de ahí. Así nos liberamos”, sostiene.

A través de la psicología transpersonal – dice el psicólogo – se intenta que la persona “primero, descubra cómo está condicionada para que luego explore posibilidades alternativas. Salir es fácil, lo importante es tomar conciencia”.

Con respecto a este tema, comenta que los chilenos tenemos una manera “muy tajante de ver las cosas” y que es muy diferente a la que tienen el resto de los sudamericanos. Es por eso que quizás caemos más fácilmente en estados depresivos y muchos se niegan a trabajar por un cambio y en definitiva, por una sanación verdadera.
La idea entonces – añade – “es recuperar el presente y sentir cada instante como algo fresco; sentir el cuerpo, la respiración; sentir cuando estamos con alguien y saber qué le pasa al otro y qué a mí, estar atentos, etcétera”.

¿Y es posible recuperarlo si estamos inmersos en un mundo que no se detendrá por nosotros? Para Alejandro es posible y justamente la psicología transpersonal puede ser de gran ayuda. En ese sentido menciona que años atrás la idea de revertir el condicionamiento se veía como algo sumamente difícil, pero luego se vio que era mucho más simple.

Al respecto afirma que “si uno logra que la persona trabaje y sienta lo que le está pasando, la mitad del camino ya estará hecho y lo único que se debe hacer es mantenerse así y eso es sobreponerse a un hábito, nada más. Cuando una persona sana, es porque lo decide”, asegura.

Fuente: Puntovital.cl

Somos Buscadores es una sección del sitio web de Revista Somos que se dedica a compartir contenidos encontrados en la WEB. A diferencia de todos los otros contenidos del sitio, los contenidos publicados aquí no son propiedad intelectual de Revista Somos, por lo tanto sus derechos de autor pertenecen a sus propios dueños, los que se pueden encontrar siguiendo la fuente del artículo, video, etc. / En caso de cualquier consulta o reclamo, escribir a [email protected]

 

Dejar respuesta