SOMOS CONTACTO Publicado Originalmente en la edición impresa de la revista en Enero de 2015

Jean Pierre Garnier Malet y la Teoría del Desdoblamiento: Nuestro pensamiento atrae futuros potencialesAprovechando su visita a México, coordinamos una entrevista en exclusiva para Revista SOMOS con el eminente Doctor en Física francés, padre de la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo. Prepárese para expandir su mente, alejándonos de lo esotérico y atendiendo al mundo netamente científico.

Por Eva Débia*

Era el año 1988 cuando el científico Jean-Pierre Garnier Malet, con un doctorado en mecánica de fluidos, descubrió que el tiempo se desdoblaba. No se trata de alta imaginación ni de frases esotéricas; su teoría sobre cómo se maneja el espacio y el tiempo, que fue avalada el año 2006 por la revista científica American Institute of Physics, de Nueva York, está cabalmente explicada en sus libros La teoría del desdoblamiento, Esas verdades escondidas y Cambia tu futuro (escritos junto a su esposa, Lucile Garnier Malet).

Sobre los inicios de esta variante de su trabajo, Garnier Malet comenta que el 13 de marzo de 1989 hubo una explosión solar que la Teoría del Desdoblamiento permitió explicar antes de esa fecha, debido a explosiones solares anteriores. “Pude entender que había un ciclo, y pude prever esa explosión que permite abrir el final de un ciclo y el principio de otro”.

Si bien la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo pudo explicar la llegada al cinturón de Kuiper de planetoides que están en el origen de explosiones solares importantes, la teoría planteada por este físico francés (que estará en Chile los días 24 y 25 de enero [2015]) sería, a juicio de su autor, aplicable a nuestra vida cotidiana.

– ¿En qué consiste la Teoría del Desdoblamiento del Tiempo?

– Es un hecho inevitable que tiene que ver con la anticipación, pues no podemos vivir sin anticipar los acontecimientos. Cada partícula de nuestro cuerpo necesita anticipar, y para anticipar hay que jugar con el tiempo. Tenemos que beneficiarnos de un tiempo extremadamente largo (que en nuestro tiempo no existe, porque no tenemos tiempo de percibirlo)…

– Suena algo enredado…

– Para decirlo de manera más sencilla, dos momentos perceptibles siempre están separados por un tiempo imperceptible. O sea, que para nosotros la definición de ese tiempo imperceptible es sencilla: no lo percibimos, pero es posible percibir ese tiempo cambiando nuestra percepción del tiempo. Ya que todas las partículas lo hacen, ¿por qué no lo haríamos nosotros?

Las partículas son capaces de desdoblarse para beneficiarse en dos tiempos diferentes: una de ella realiza muchísimas experiencias, mientras que la otra no hace nada, pero llena su memoria de cosas que no tiene tiempo de realizar. De esta forma, puede decidir hacer cosas, debido a que la otra partícula ha realizado muchísimas experiencias.

– ¿Podríamos llamarlo tiempo de anticipación?

– Con la síntesis de esas experiencias, la partícula ya sabe que no tiene tiempo y hace cosas de manera anticipada. Sabemos hoy día, gracias a la ciencia, que tenemos tiempos de anticipación: siempre obedecemos a nuestro cerebro. Nuestro cerebro recibe la orden de hacer algo, y justo después tomamos conciencia de que nuestro cerebro nos ha dado una orden. Es algo así como 0,5 segundos. Bastante, ¿no?

– ¿Cómo se traduce esto en la práctica cotidiana?

– Esto significa que antes que hagamos algo, hemos recibido una orden, porque en un tiempo imperceptible hemos analizado todos los futuros posibles… Y ¿cómo podemos analizar todos los futuros posibles en un tiempo que no existe? Tiene pues que haber otras realidades que fabriquen esos futuros potenciales, y que nos den una síntesis en nuestro tiempo. Esto está demostrado.

– Entonces, existen dos tipos de tiempo…

– No, son tres. Existe un tiempo que no percibimos, en el cual una realidad es capaz de hacer cosas; tenemos que considerar que nuestra vida ocurre en una realidad, y que además hay una realidad que no tiene tiempo de percibir nuestra realidad.

Nuestra vida fabrica el futuro potencial de esa otra realidad, y es a través del intercambio de información entre esos tres tiempos diferentes que vamos a poder recibir la orden de hacer algo en función de futuros potenciales que hemos fabricado y no tenemos siquiera el tiempo de saber que los hacemos.

Jean Pierre Garnier Malet y la Teoría del Desdoblamiento: Nuestro pensamiento atrae futuros potenciales

El Principio de Heisenberg

– ¿Cuáles son los referentes teóricos que complementan esta teoría?

– Científicamente tenemos todo lo necesario. No hay que creer que esto es inventado, está muy reconocido; por ejemplo, el Principio de Heisenberg, que es un principio de incertidumbre, porque no entendemos nada de nada. Este principio nos dice lo siguiente: si yo veo una partícula, no conozco su velocidad; si conozco la velocidad de esa partícula, no sé dónde se encuentra. Es sorprendente todo esto.

Pero si hay un movimiento de desdoblamiento perfectamente conocido con un principio y un final, entendemos que cuando veo el principio o el final, veo la partícula, pero todo lo que ha ocurrido entre ambos no lo veo, puesto que se ha realizado en un tiempo imperceptible.

Ahora bien; conozco la velocidad de la partícula, y sé el tiempo que tarda desde el punto en que la veo en un principio hasta el punto en que la veo nuevamente, pero no sé dónde se encuentra, porque solo la puedo ver al principio y al final.

Esa es la primera parte del Principio de Heisenberg, que la teoría del desdoblamiento permite explicar.

– ¿Qué sucede con el concepto de energía infinita?

– Hay otra parte de ese mismo principio de incertidumbre, que dice que la energía que tiene la partícula es un tiempo nulo; si multiplico el tiempo por la energía encuentro una constante. Y si multiplico cero por lo que sea (en lenguaje científico, nulo equivalente a cero), se constata una energía infinita.

O sea, ese principio significa lo siguiente: si una partícula desaparece en un tiempo imperceptible, ella puede disponer de una energía infinita. Y esto, ¿para qué sirve? ¿Por qué tener una energía infinita, en un tiempo que no existe? Porque ese tiempo no existe para nosotros, pero para los observadores ese tiempo existe.

Entonces, esa partícula llena de energía puede hacer muchas, muchas cosas, y cuando vuelve al otro tiempo es el final del desdoblamiento, pues ya ha modificado la memoria de la partícula que se ha desdoblado.

La idea no es “No hagas al prójimo lo que no quieres que te haga a ti”, sino “Piensa en hacer al prójimo lo que te gustaría que el prójimo pensara hacerte a ti”, y luego, haz lo que quieras…

– ¿Puedes darnos un ejemplo?

– Pensemos en algo: quieres hacer algo, cualquier cosa, y otra persona lo hace en tu lugar; o bien, ni siquiera sabes que deseabas realizar algo que ya tienes ganas de hacer ahora, pero no sabes por qué…

Eso se explica porque es la consecuencia de un pensamiento que has tenido, del cual ya no tienes en absoluto la memoria, porque el pensamiento que llega es tal consecuencia y parece caído del cielo. Llamamos a eso, pues, intuición, instinto, pero de hecho es anticipación.

– ¿La intuición posee un nombre científico?

– En ciencia tenemos una palabra muy grande para eso, se llama hiperincursión, es decir, saber cosas antes de saberlas, para poder actuar inmediatamente. Si tu cuerpo recibe agresiones múltiples en cada microsegundo, tiene que reaccionar. ¿Cómo puede reaccionar? Pues va a buscar en futuros potenciales. ¿Y qué es lo que desencadena esos futuros potenciales en vuestra realidad? Somos nosotros mismos, como observadores. Es mi pensamiento el que atrae a futuros potenciales: debo, pues, controlar mi pensamiento.

Jean Pierre Garnier Malet, padre de la Teoría del Desdoblamiento.
Jean Pierre Garnier Malet, padre de la Teoría del Desdoblamiento.

Ley lógica y universal

– Eso de controlar el pensamiento no parece nada nuevo…

– Esto es lo que se ha enseñado desde siglos y siglos y siglos: controlar nuestro pensamiento, de manera que los futuros potenciales nunca sean peligrosos. Piensa en hacer al prójimo lo que te gustaría que el prójimo pensara hacerte a ti, y luego, haz lo que quieras.

Pero esto ha sido transformado por nuestra civilización en “No hagas al prójimo lo que no quieres que te hagan a ti, pero piensa lo que quieras”. ¡Eso es totalmente tonto!, porque es lo contrario de lo que hay que hacer.

– ¿A qué crees que se debe este cambio de precepto?

– Estamos en una civilización que no razona de manera adecuada, en la que lo que cuenta es el acto, porque es lo que se ve, y el pensamiento no cuenta, porque es invisible.

– ¿Y esto también tiene explicación científica?

– Hay otra cosa científica que hay detrás; si el pensamiento fuera energía, sería automáticamente una masa: esa es la Ley de Einstein: una energía es una masa. Yo puedo pensar y pensar y pensar todo el día, y al final del día no he perdido un solo gramo. Entonces dijeron: “No, el pensamiento no es energía, yo pienso y pienso y mi masa sigue la misma”. ¿Por qué? Porque en un tiempo imperceptible, ese pensamiento va a hacer pequeñines, va a haber consecuencias de mis pensamientos, y existe todo el tiempo de realizar consecuencias.

– Toda la respuesta pareciera estar en la energía…

– Según el famoso Principio de Heisenberg (del cual ahora entendemos la utilidad), tenemos la respuesta, y la respuesta es la energía. O sea que yo doy una energía y recupero una energía, y todo ello en un tiempo nulo, de modo tal que no “veo” intercambios de energía, pero no significa que no existan. Tenemos la prueba.

Pero no queremos entender que necesitamos de estos tiempos nulos para vivir. Lamentablemente, esto dejó de enseñarse el siglo X d. de C., y ahora ya no se enseña para nada y, peor todavía, se han sustituido leyes sencillas por leyes sin ninguna utilidad, como por ejemplo eso de “no hagas al prójimo lo que no quieres que te haga a ti”.

La humanidad cosecha todos los potenciales que ha fabricado, y como vivimos el final de un ciclo de desdoblamiento del tiempo, podemos actualizar cualquier potencial.

– Hay una alta cuota de responsabilidad desde la conciencia…

– ¡Qué te puedo decir!: Nadie vigila su pensamiento. Y luego, las personas se extrañan porque las cosas no van bien. Esos intercambios de energía utilizan una ley sencilla: son ondas. Enviamos ondas, y recuperamos ondas. Son ondas electromagnéticas.

Ahí podemos entender el cómo funciona; sabemos muy bien que nosotros emitimos ondas, y que por ello cosechamos armónicos. O sea que si las ondas que yo envío no van de acuerdo a lo que reclama mi cuerpo, recibo respuestas que no tienen nada que ver conmigo…

– Y a eso se le llama enfermedad, ¿no?

– Exacto. Pero lo más importante no son las patologías; las patologías son secundarias. Lo más importante es que la humanidad cosecha todos los potenciales que ha fabricado, y como vivimos el final de un ciclo de desdoblamiento del tiempo, podemos actualizar cualquier potencial.

Es por eso que el desequilibrio planetario puede ser muy importante; tenemos la facultad de poder interrumpir esto, y es por eso que he tomado el bastón del peregrino, buscando las instancias para ir hasta a Chile. Hay que explicar a las personas que tenemos soluciones muy sencillas, muy sencillas; la ciencia se pierde en la tecnología.

Tenemos muchísima tecnología, pero ni siquiera entendemos que los progresos y la tecnología están relacionados con todas esas informaciones que nos dieron hace ya tantos años… Lo que hay que saber es que hay que decirles a las personas, sea cual sea la persona, que puede arreglar cualquier desequilibrio. Esto es científico.

– ¿Cuál es la importancia del agua en este proceso?

– Nuestro cuerpo es un receptáculo de las informaciones, y el mejor receptáculo de las informaciones es el agua; para vivir en un espacio, sea el que sea, hace falta agua e información. Todos los doctores de la ley de antaño lo sabían; el agua es un importante capital, y estamos hechos mayormente de agua…

Jean Pierre Garnier Malet y la Teoría del Desdoblamiento: Nuestro pensamiento atrae futuros potenciales

Limpiando el lenguaje

– ¿Cuál es tu opinión sobre el llamado “doble cuántico”?

– No existe ningún doble cuántico. Esas son ideas falsas que algunos intentan promulgar; pareciera que en América Latina hay muchas personas hablando de cosas que no conocen para nada, y que están arrastrando a otras personas a grandes y enormes errores; es precisamente una de las razones por las cuales queremos ir, para cambiar esos errores.

El doble cuántico no significa nada científicamente hablando. Nada. Las personas que utilizan la palabra cuántico, no saben que proviene de la palabra quantum, energía. Es decir, pretenden postular que la energía nunca es continua. Cuando tienes un flujo de energía, son quantums de energía sucesivos. Entonces, de acuerdo a este otro postulado, recibes y luego no hay nada, y luego vuelves a recibir, y de nuevo no hay nada.

– Precisamente por esa confusión te lo pregunto…

– En el desdoblamiento del tiempo tienes un tiempo perceptible, una energía; las personas que utilizan lo cuántico mezclan muchísimas cosas falsas, y se arrastra a las personas a grandes, grandes errores. Hay que parar pues el lado esotérico y ver cómo funciona la ciencia, eso es lo más importante. Y no utilizar un vocabulario que hace sonreír a los científicos, como la medicina cuántica…

Hay cosas exactas. Como por ejemplo, el caso de las ondas electromagnéticas; todo el mundo lo conoce: vivimos en la Tierra, dentro de un campo magnético; ese campo magnético nos hace vivir. Podemos interesarnos en eso y en muchas otras cosas científicas; pero ir a buscar cosas que no existen con palabras científicas puede hacer que uno se ponga muy furioso, porque se arrastra a las personas a grandes errores.

– ¿Estamos entre dos ciclos?

– El desdoblamiento de los tiempos usa un ciclo de 25.920 años. Estamos en la transición entre dos ciclos, esto fue conocido por todas las civilizaciones antiguas. Y debemos entender cómo funciona, pues disponemos de todos los potenciales necesarios para vivir y también para destruirnos.

Intento mostrar a las personas por qué es peligroso y vivimos de manera peligrosa con una ley que en sí misma es perfecta. La ley es sencilla; es sencillamente lógica. Si alguien encuentra algo que sea ilógico, no está dentro de la ley. Significa pues que todos los dogmas y postulados deben de ser rechazados si no son lógicos. Porque hace falta que la hipótesis, la demostración y la conclusión sean lógicas, para que eso pueda estar dentro de la ley.

– Las leyes físicas son muy diferentes a las sociales…

– No se trata de nuestras leyes, que están basadas en dogmas o postulados que carecen de lógica. Cualquier cosa está dentro de la ley, tan sólo si a todo el mundo le parece que eso es lógico. Y esto lo enseñaban los griegos, y civilizaciones muy anteriores; a nosotros nos corresponde volver a esa enseñanza.

Lamentablemente, estamos aún muy lejos de ello, porque siempre queremos imponer nuestro ilógico, y por ello es que debemos huir del proselitismo. 

 

* Eva Débia, periodista

Dejar respuesta